Ads 468x60px

CÓMO VENCER LA MALDICIÓN

Introducción: Con frecuencia vivimos situaciones muy complejas y ante las cuales nos sentimos impotentes, hablamos de circunstancias donde no hay solución humana o terrenal, por ejemplo enfermedades sin origen detectado o conocido, quizá una crisis familiar que se repite continuamente, una situación de continua escasez económica o sencillamente el deseo de salir adelante pero nada prospera. Sin embargo Jesucristo el Señor llevó todas nuestras maldiciones en la cruz, él transforma todas las cosas y nos hace libres para Su gloria…     
   
CÓMO VENCER LA MALDICIÓN

I. La maldición definida: 

a) Desde el idioma hebreo, maldición es: ser insignificante; disminución de una condición anterior; es una declaración de juicio.

b) Desde el idioma griego, maldición es: declaración de juicio, destinado a la destrucción, es una invocación de poder para arruinar.        

Comentario: La maldición es una condición en la que la persona es reducida, e ingresa en un estado de impotencia experimentando el juicio divino por la desobediencia o pecado; también puede ser atacada por seres de las tinieblas al no tener la protección divina, Prov. 26:2, (vemos pues que la maldición no tiene fuerza, si no tiene razón que le permita actuar). 
        
c) Puede darse un juicio de maldición de generación en generación, Éxodo 20:4-5.
                    
Comentario: La Biblia Palabra de Dios para todos (PDT) dice: “No te inclines ante ellos ni los adores porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso. Castigaré por el pecado de los padres a los hijos, e incluso a los nietos y bisnietos, por culpa de los que me desprecian”. Vemos pues cuán importante es que los padres amen a Dios y le sigan para bendición de sus hijos y su descendencia hasta varias generaciones.   

d) La descendencia puede heredar la bendición o la maldición (Éx. 34:6-7; 2 Timoteo 1:5).     

Comentario 1: Vemos en los pasajes mencionados una herencia que va más allá de la física o terrenal, esto es la herencia espiritual, en la 1 Carta de Pedro 1:18 vemos: “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres”, entonces vemos que nuestros antepasados nos dejaron una herencia con diversos factores espirituales que queramos o no, afectan o inciden en nuestro estilo de vida.

Comentario 2: Es muy importante tener en cuenta que esto no justifica nuestra desobediencia, ya que todos hemos recibido de Dios la capacidad para tomar decisiones respecto a lo que hacemos, no estamos llamados a repetir la historia o fracasos de nuestros ancestros, en Cristo somos llamados a ser libres.     

(Nota especial: Te invitamos, si es posible, a colaborar de manera voluntaria con nuestras publicaciones en inglés. Tenemos una serie de sermones que requieren la identificación y corrección de errores o palabras mal traducidas al inglés. Sí puedes ayudarnos voluntariamente, por favor comunícate con nosotros al correo azruizz@hotmail.com Muchas gracias por tu apoyo).

II. Veamos algunas evidencias de la maldición:             

a) Algunas enfermedades transmitidas genéticamente.   

Comentario: Es de vital importancia en oración detallar el árbol genealógico de nuestra familia. Seguramente encontraremos algunos factores que se repiten y afligen la familia por décadas, y cuando consideramos la Palabra del Señor, llegamos a la conclusión de que esas cosas no deben estar allí. Un ejemplo puede ser una enfermedad mortal que se ha transmitido por varias generaciones y aún hoy día sigue vigente.
                                                    
b) Enfermedades mentales.

Comentario: Al respecto se dice que son situaciones por herencia, que estas enfermedades mentales (o locura) son activadas en un algún tiempo y ante ciertas circunstancias que promueven la manifestación de éstas enfermedades. Hemos visto que la práctica de las artes ocultas también  promueve la locura o estados emocionales críticos. Hablamos de prácticas como la hechicería, la brujería, la adivinación, entre otras, que conducen a la locura, la depresión, graves desequilibrios mentales, y otros.    

c) Desintegración y destrucción familiar.

Comentario: Consideramos esto cuando vemos que padres e hijos han caído en las drogas, en el ocultismo, hay repetidos divorcios e infidelidades, o vemos continúas muertes violentas y suicidios dentro de la familia, ninguno logra salir adelante, etc. 

d) La ruina o escasez económica permanente, Génesis 4:11; 9:20-25.

Comentario 1: Aquí vemos dos momentos y circunstancias diferentes, la primera antes de la Ley de Moisés: una maldición causada por el mismo Caín (por haber matado a su hermano Abel), y la segunda es una maldición que viene sobre Canaán, nieto de Noé, por la conducta de su padre (Cam). Vemos entonces en la segunda situación una maldición caer sobre los hijos a causa de las conductas de sus padres.  

Comentario 2: Al considerar todos estos estados de aflicción, vemos el resultado de las maldiciones de la Ley descritas en el Antiguo Testamento: una ruina integral, destrucción familiar y muerte, continuos fracasos personales y familiares, cielos cerrados, infidelidades, esclavitud o adicciones,  etc. La Biblia nos enseña que en Jesucristo hay redención y salvación, que Jesús no sólo murió para librarnos de la condenación eterna sino para librarnos de la maldición.       

III. Jesucristo nos da una completa redención y victoria sobre la maldición, Gálatas 3:13-14.             

a) La palabra redimir significa comprar un esclavo y sacarlo a la libertad.       
 
Comentario 1: La libertad que el Señor Jesucristo nos da es integral, él nos hace libres de la condenación eterna, somos en él libres de la aflicción, del miedo y de la maldición. Cuando conocemos a Cristo nuestra vida experimenta una transformación, el Señor viene con su poder y rompe lo que ha afligido a nuestra vida y familia.

Comentario 2: El pasaje bíblico de Gálatas nos enseña las bendiciones logradas en Cristo: “la bendición de Abraham” y “la promesa del Espíritu (Santo)”… La versión de la Biblia Dios Habla Hoy dice así: “Esto sucedió para que la bendición que Dios prometió a Abraham alcance también, por medio de Cristo Jesús, a los no judíos; y para que por medio de la fe recibamos todos el Espíritu que Dios ha prometido”. Por eso en Cristo nos alcanza la bendición.     

b) Es necesario pedir perdón por nuestro pecado y por el pecado de nuestra familia (es decir debemos tomar el lugar de quienes han fallado e interceder, esto lo hicieron varios líderes de Israel como Esdras).     
  
c) Por la autoridad de Dios en nosotros debemos cancelar las maldiciones y desechar todo espíritu inmundo que ha afligido nuestra familia.

d) Es muy importante declarar la Palabra del Señor, bendiciendo nuestra vida, familia y descendencia (los patriarcas bendecían a sus hijos y nietos, es un ejemplo a seguir).

Conclusión: El Señor Dios ha diseñado lo mejor para su pueblo, él nos ha dado la provisión en Jesucristo, y éste es el tiempo para apropiarnos de la gracia y bendición de Dios, es día de libertad, día de salvación, Jesús ha establecido bendecir tu vida y toda tu casa.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “LA SOBRENATURAL PESCA EN EL MAR DE GALILEA”.

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada