Ads 468x60px

EL ESPÍRITU SANTO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Introducción: A través de la Biblia podemos conocer la obra y carácter del Espíritu Santo. Es necesario leer la Escritura con una actitud enseñable, y permitir al Espíritu de Dios, quien la inspiró, que nos de su revelación. Es precisamente esto lo que trae libertad, pues Jesús dijo: “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Dios es personal y como tal quiere hablarle a cada uno de sus hijos…    


EL ESPÍRITU SANTO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

1. LA REVELACIÓN DESDE LA ESCRITURA:

A. La Biblia es la fuente de información divina.

Nota: Para el ser humano el único origen de información de Dios revelada concerniente a esta verdad es la Biblia. Podemos ver que hay una referencia al Espíritu Santo al principio de la Biblia en Génesis 1:2 y otra al fin en Apocalipsis 22:17.

B. Los dos términos hebreos usados para espíritu son:

Ruach: Espíritu de Dios o del hombre (determinado por el contexto)
Neshamah: Soplo de vida del cuerpo.  

Nota: Dos palabras distintas son usadas en idioma original Hebreo: "RUACH" Y "NESHAMAH", la primera significando el Espíritu de Dios o del hombre  (determinado por el contexto del versículo), y la segunda significando el soplo de vida del cuerpo. Existe una gran variedad de referencias al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento, un total de ochenta y seis (86).

C. Nombres usados para el Espíritu Santo en el A. T.

"El Espíritu del Señor", "Espíritu de Dios", "Espíritu Santo", “Espíritu de Jehová” y “Espíritu”.

D. Palabras como "Bautizar" y “Regeneración” no son usadas como una obra del Espíritu Santo en el A.T.

Nota: Es muy importante considerar aquí que esta obra del Espíritu Santo fue reservada para un tiempo específico, para el tiempo de la gracia, basada ésta en la obra de Jesucristo en la cruz, así pues la regeneración (o el nuevo nacimiento) sólo era posible después de Cristo, al igual que el bautismo en el Espíritu Santo, que tiene relación con el recibir poder para ser testigos en el mundo llevando el evangelio del reino.  

2. LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO:

A. Participó activamente en la creación. Redarguyó al ser humano y lo capacitó para el servicio a Dios.

Nota: El Espíritu Santo participó de la creación según Génesis 1:2. (“se movía” desde el hebreo señala la acción de un ave sobre sus polluelos). El Espíritu Santo “vino sobre” muchos siervos y siervas de Dios en el A.T., pero nunca hizo morada en ellos, fueron ungidos para una misión especial. "Ningún creyente del Antiguo Testamento fue bautizado con el Espíritu Santo. El bautismo inicial vino el día de Pentecostés, cincuenta días después que Cristo resucitó".

B. Se puede clasificar el ministerio del Espíritu Santo en el A. T. en cuatro aspectos:

1) Gobierno, para dar poder e investidura, 1 Sam. 10:6,10 (ejemplos con Moisés y Saúl).
2) Moralmente, preparando al pueblo para un avivamiento (por ejemplo Elías en el monte Carmelo).
3) Físicamente, como con Sansón para liberar a Israel de los filisteos, Jueces 14:6.
4) Intelectualmente, capacitando para construir el tabernáculo y otras labores, Éxodo 31:1-6.

C. Desde el A.T. Dios mostró su deseo de morar en el ser humano a través del Espíritu Santo, lo dijo directamente y también simbólicamente.

Nota: Podemos considerar como ejemplos:

1) Ezequiel 36:27; Joel 2:28-29.
2) El diseño y ubicación del tabernáculo.
3) La paloma es un símbolo del Espíritu Santo (En tiempos de Noé, Gén. 8:6-12, y en el bautismo de Jesús).

Conclusión: Dios ha diseñado que tú y yo seamos templo de su Espíritu, dispongamos nuestro corazón para que él haga su voluntad en nosotros.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.


   

2 comentarios: