Ads 468x60px

QUE ES REPOSAR EN DIOS | O DESCANSAR EN EL SEÑOR

Introducción: Moisés tardó en bajar del Monte Sinaí cuarenta días y ante ésta “demora” Israel se llenó de ansiedad y levanto el culto al becerro lo cual trajo desastrosos resultados. La Biblia nos enseña a confiar y esperar en Dios, es fundamental aprender a caminar en los tiempos del Señor. No te apresures ni te dejes llevar por la ansiedad, permite que la paz de Dios gobierne tu corazón. La Biblia nos enseña la importancia de reposar en el Señor, veamos el gran significado de esto…        

¿QUÉ ES REPOSAR EN DIOS?

I. ES DEDICARLE TIEMPO AL SEÑOR.

a) Organiza tu agenda (Deuteronomio 5:12-14).                      

Nota: Las practicas judías en muchas ocasiones eran extremas, por ejemplo lavarse siete veces las manos para escribir el nombre de Dios. Exageraban en guardar el día de reposo, pues ni siquiera hacían un bien a otro. Precisamente por esto Jesús confrontaba a escribas y fariseos, pues impedían las sanidades en éste día (pero si rescataban una oveja suya que caía en un hoyo)…   

b) Reflexiona en la obra de Dios (Deut. 5:15).                    

Nota: Es un tiempo para reflexionar en la salvación, en la obra redentora de Cristo y todo lo logrado en su resurrección. En el día de reposo estudiaban la ley, meditaban en las Escrituras, y adoraban a Dios. Es un tiempo de encuentro con Dios. Iban al lugar de reunión (templo o sinagoga). En aquel día (Día de reposo) eran renovados los panes de la proposición (figura de la renovación del pueblo de Dios).
 
II. ES MANTENER LA EXPECTATIVA POR LO QUE DIOS HARÁ:   

a) Esperar en Dios es una expresión de la fe (Gén. 1:31- 2:2).       

Nota: La palabra “reposo” viene del hebreo “shabat” que traduce: Cesación de actividad. Dios no descanso porque él no se cansa, él terminó su obra. Aquí vemos a Dios en acción sobre su creación, él está trabajando, él sabe lo que hace y cuáles son sus objetivos, nada ocurre al azar o por accidente. La más hermosa obra es la que Dios hace, por eso Génesis 1:31 nos dice: “y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera”.       
 
b) Es el tiempo de la bendición (Gén 2:3).      

Nota: Al terminar bendijo el séptimo día. Así que, es el tiempo de bendición. Cuando seguimos el ejemplo de Dios, es decir cuando cesamos nuestras obras para permitir las suyas, él bendice. Él trabajó seis días, y luego reposo. Cuando logramos reposar en Dios y esperar en él, sus obras son magníficas.   

III. ES EL TIEMPO DONDE SUCEDE LO SOBRENATURAL:

a) El judío trabajaba seis días y el séptimo era día de reposo.     

Nota 1: Aún las la normas para los judíos éste día son por ejemplo:  

1) Deben planear ducharse, afeitarse y cambiarse de ropa antes de que entre el Shabbat.

2) Toda la familia debe estar cambiada y arreglada para la entrada del reposo.

3) La comida tiene que estar lista antes de que comience el Shabbat, y la mesa puesta para su celebración.

4) No se debe contestar el teléfono, llamar a un timbre o encender la luz, o hacer cualquier cosa una vez entre el Shabbat.

5) En el Talmud se llegaba al extremo que si un animal caía en un barranco, se le podía llevar comida e incluso una almohada, pero no se podía sacar.

Nota 2: Se habían ido al extremo de la religión, y aún ponían el día de reposo por encima de hacerle bien a otro. Jesús enseñó que esto (el shabat) era símbolo del reposo que sólo Cristo puede dar (Colos. 2:16-17 y Mr. 2:27-28).
  
b) Es el tiempo de los milagros (Mt. 12:9-14).

Nota: Es muy interesante ver que en el día de reposo Jesús hizo muchos milagros. Recordemos que eran seis días laborales y el séptimo era el día de reposo, el número seis es número de hombre (figura de las obras del hombre) y el número siete es número de Dios (figura del tiempo de Dios, donde él hace su obra). Luego haz tu parte y Dios hará los milagros. Haz lo que te corresponde y Dios hará el resto.

Conclusión: No importa cuál sea la razón de la angustia, preocupación o ansiedad del corazón. En Dios encontraremos nuevas fuerzas. Acércate a Dios, y deposita en sus manos tus preocupaciones, haz lo que te corresponde y confía en él, descansa en él, Dios hará su obra perfecta y poderosa. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada