Ads 468x60px

DEJA ATRÁS LA TRISTEZA

Introducción: La Biblia nos enseña que el gozo del Señor es nuestra fuerza. Es normal que ante problemas de la vida, surja la tristeza, y cuando nos quedamos allí, esto fácilmente conduce al estancamiento. La tristeza no nos deja ver a Dios, ni sus grandes bendiciones, el corazón se opaca, y pierde fuerzas. Sin embargo siempre debemos tener presente la fidelidad de Dios quien ha prometido: “Estaré contigo en el día de la angustia”…

   
DEJA ATRÁS LA TRISTEZA 

1) HAY CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES NECESARIAS (Juan 20:11)

Nota: El Señor Jesús había muerto, ahora no tenían líder, ni maestro, ni quien se encargará de continuar con el ministerio, aparentemente todo se había acabado. Ellos se habían quedado solos, era un momento muy difícil. Pero, era necesario que Jesús diera su vida en la cruz, para salvación de la humanidad. Era un momento necesario, pero muy duro. A veces enfrentamos en la vida circunstancias difíciles y dolorosas, pero necesarias. Es allí cuando debemos recurrir a Jesús, él es nuestra fuerza…      
  
2) ES FUNDAMENTAL UN ENCUENTRO CON DIOS (Juan 20:12-13)  

Nota 1: Es muy importante ver aquí que a pesar de la muerte de Jesús, habían allí ángeles, pues vemos en medio de la tristeza y dificultad  a Dios presente (los ángeles son servidores de Dios). María no logra discernir que son ángeles, pues su tristeza y lágrimas no le dejan ver a Dios en medio de todo esto (como a veces pasa con nosotros, cuando la tristeza y/o dolor embarga nuestro corazón…).

Nota 2: Los ángeles le preguntan ¿Por qué lloras? Creo que era evidente la razón, sin embargo es una pregunta que procura una reflexión en el corazón de María. Recordemos que Jesús había dicho una y otra vez que iba a morir, pero que al tercer día resucitaría. Sin embargo, las emociones afligidas no le permitían a María recordar las promesas de Jesús (como sucede muchas veces con el cristiano).

Nota 3: Los vrs. 14-15, nos enseñan que María no pudo reconocer a Jesús. A pesar de que Jesús le habla, ella no logra identificar su voz. Porque cuando nuestros sentimientos están alterados, el corazón no oye a Dios, la voz que se oye es la de los sentimientos. Por ejemplo: enamorarse de la persona equivocada, un apresurado negocio, abandonar el matrimonio sin dirección divina, una depresión que contempla el suicidio como solución, etc.

(Anuncio: Te invitamos a adquirir nuestro libro virtual (sí aún no lo tienes): SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA, una herramienta para el pueblo que expone principios fundamentales para la restauración y la sanidad interior. En éste libro vas a encontrar los siguientes temas: Dios puede restaurar lo dañado. La sanidad interior. Dios sana las heridas. Pasos para restaurar el corazón. La restauración del apóstol Pedro. Sanidad para el alma herida. Arrancando la raíz de amargura. Victoria sobre el sentimiento de culpa. ¿Cómo vencer el afán y la ansiedad? ¿Cómo derrotar el resentimiento? El poder sanador del perdón. ¿Cómo dominar el miedo? Libres de la angustia. Señales de una maldición y cómo romperla).          

3) LA REALIDAD DE JESÚS ES MÁS FUERTE QUE LA TRISTEZA (Juan 20:16) 

    Nota: El Señor Jesús la llama por su nombre y con fuerza ¡María!, provocando en ella una apertura de su corazón y en sus ojos, pues lo reconoce inmediatamente (esto nos enseña que Dios hará ciertas cosas, para sacarnos de nuestra aflicción, de manera que podamos ver la grandeza de nuestro Dios y su presencia con nosotros).

4) EL RESPLANDOR DEL PLAN DIVINO DISUELVE LA TRISTEZA (Juan 20:17). 

Nota 1: Ella se aferra a Jesús. Pero el Señor le recuerda que debe completar la obra de redención, llevando al santuario celestial la señal de su sacrificio. Al mismo tiempo Jesús la comisiona: “ve a mis hermanos y diles”, también los discípulos de Jesús estaban afligidos y tristes, y el mensaje de la resurrección era vital para animarlos nuevamente, y para recordarles el llamado y el ministerio, para que continuaran con la obra del Señor.

Nota 2: El Vrs. 18 nos enseña que María fue restaurada, fortalecida y sale a cumplir con las instrucciones del Señor. Debemos destacar aquí como en un marco de tristeza, soledad y dolor, Jesús les dice a todos: “los necesito, los requiero en mi obra, avancen en su llamado”. Y como María debemos sacudirnos del manto de tristeza o desánimo, y activarnos para hacer lo que Dios nos ha mandado a hacer. Cuando obedecemos a Dios, el gozo que nuestro corazón experimenta es grande, pleno. 

Conclusión: No permitamos a la tristeza hospedarse en nuestro corazón, puede venir, pero recordemos que cuando Jesús estaba afligido y muy triste, derramó su corazón en oración ante el Padre celestial en el huerto de Getsemaní, y allí Dios envión un ángel para fortalecerle. Adelante, Dios está contigo.  

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “LA PERSEVERANCIA Y SUS BENEFICIOS”. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

9 comentarios:

  1. Solo en JESUS tenemos plenitud de gozo...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pastores Gonzalo y Andrea. Que Jehová les bendiga

    ResponderEliminar
  3. Gracias sus mensajes son de bendición para mi vida y para mí ministerio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Ebby. Dios te bendiga.

      Eliminar
  4. Hola me gustaría saber si pueden enviarme los libros al casa gracias y bendiciones.

    ResponderEliminar
  5. Hola me gustaría saber si pueden enviarme los libros al casa gracias y bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Yosi. Recuerda que puedes adquirir nuestros libros en: http://www.amazon.com/Gonzalo-Sanabria/e/B00ZYMPTSC/ref=ntt_dp_epwbk_0

      Eliminar