Ads 468x60px

ACTITUDES Y ACCIONES PARA SUPERAR LA CRISIS

Introducción: Génesis 22 es un capítulo que nos enseña una de las etapas más difíciles de la vida de Abraham. Dice la Escritura que “probó Dios a Abraham” pidiéndole lo que quizá éste más amaba: su hijo Isaac. Pero, al final de ésta historia, Abraham es aprobado por Dios, y logra superar éste difícil momento de su vida. Abraham es testigo de una gran intervención divina, podemos observar varias actitudes y acciones fundamentales para superar los tiempos adversos y los momentos de prueba, son las acciones que promueven un milagro...

ACTITUDES Y ACCIONES PARA SUPERAR LA CRISIS:

1) OBEDECER A DIOS POR DECISIÓN, NO POR SENTIMIENTO: Génesis 22:1-3.

Vemos esto cuando el texto dice que Abraham “se levantó de mañana, se preparó y fue al lugar que Dios le dijo”. Dios le había dicho que viajará hasta la tierra de Moriah y así lo hizo, y cuando vio de lejos el lugar, ordena a sus siervos que se queden allí y él continua el camino con su hijo. No cuestionó a Dios, ni le pidió explicaciones, simplemente obedeció, y por esto fue bendecido y honrado por el Señor.

Es muy importante tener presente que Moriah significa “Dios provee” y también “visión”, Dios le enseña a Abraham que es el Dios que nos provee en toda situación, pues le dio el carnero allí para sacrificar en lugar de su hijo; y visión, recordándonos que en todo tiempo, bueno o difícil, Jesucristo debe ser nuestra principal visión “puestos los ojos en Jesucristo”.

2) PERSEVERANCIA: Gén. 22:4.

Abraham pudo haber huido (como Jonás huyó a Tarsis cuando Dios lo envío a Nínive), o haber renunciado a su fe en Dios (como un tal Demas, del cual Pablo dice: “me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica”), o haberse escondido como Adán (cuando tomó del árbol prohibido su fruto), o hacerse el desentendido (como muchos de nosotros), pero Abraham perseveró.

Después de viajar tres días (con su hijo y con sus siervos), Abraham ve de lejos el lugar y continua el viaje, caminando sólo con su hijo, fue un viaje difícil, por tierra semidesértica, ahora empieza subir por el monte que Dios le indica, cansado, con un camino más difícil pues es subida, pensando y preocupado por el futuro de su hijo, el de su familia, recordando las promesas del Señor…

Abraham tuvo muchas cosas que superar, pero a pesar de todo, él siguió adelante hasta el lugar que Dios había determinado. La constancia te demanda un ritmo continuo, la perseverancia te exige la superación de obstáculos.

3) ADORACIÓN: Gén. 22:5.

Abraham expresa su primer objetivo para ir hasta allá: “adoraremos”. La vida de adoración cuando depende del estado emocional del adorador, es casi aniquilada, cuando llegan las dificultades. Cuando el adorador ha aprendido que su Señor es el mismo en toda circunstancia, y que es Dios Todopoderoso y bueno, lo adora por encima de la adversidad, lo adora aunque el camino por donde transite sea difícil e “incomprensible”.

La adoración está centrada en “quien” es Dios, la adoración está enfocada en su persona, lo que implica conocerle, la adoración no nace de un saber intelectual, sino de una relación personal. A Abraham no se le llamó doctor de la ley, ni rabino, ni escriba erudito, fue llamado en cambio “amigo de Dios”. La adoración te hace caminar por encima de los senderos más difíciles.     

4) FE EN DIOS: Gén. 22:5 “volveremos”. 

Abraham dice: “adoraremos y volveremos”, confiado en que volverá con su hijo, pues Dios le había dicho: “por Isaac se prolongará tu descendencia”. Que gran fe la de Abraham, que manera de hablar, que confianza en Dios. Abraham como padre, está asumiendo un papel parecido al del Padre Celestial cuando tenía que entregar  a su Hijo… El Espíritu Santo nos revela en el N.T. que Abraham obedeció a Dios, pensando que es poderoso para levantar aún de entre los muertos (Heb. 11:17-19), así que Abraham tenía toda su confianza en Dios (Hoy vemos milagros de resurrección en la Escritura y en nuestra actualidad, pero en ése tiempo Abraham no los tenía, pero creyó).

Camina siempre confiando en que Dios está al tanto de tu situación, y te llevará al lugar de tu victoria, Dios le dijo a Abraham: por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia tendrá victoria sobre sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”.        

Conclusión: Lo que destacó a Abraham fue precisamente su fe en Dios. Es necesario continuar nuestro camino de fe, sin desmayar, ni renunciar; recuerda que el verdadero reposo sólo se halla en Su presencia, Dios es nuestra fuerza, él no te fallará.  

(Escrito por pastor Gonzalo Sanabria)



2 comentarios:

  1. Eh aprendido y estoy aprendiendo aún más a adorar a aquel quien me está sosteniendo, estoy pasando una pequeña crisis, pero se que Dios tiene todo el control, él está trabajando en mi vida y la vida de mi esposo y se que Dios va adelante, va a mi lado y va detrás de mi en todo momento. Gracias a Dios por cada sermón que leo,porque siempre hay una palabra para mí.Dios bendiga su vida,su ministerio pastor Gonzalo Sanabria.
    En el nombre de Jesús. Amén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Aracely por tus palabras. Son una bendición. El Señor te bendiga y fortalezca.

      Eliminar