Ads 468x60px

PRINCIPIOS EN EL SERVICIO A DIOS

Introducción: El hombre desde su creación fue establecido por Dios para servir en la tierra. Servir es administrar, pues el Señor nos entrega dones, bendiciones, ministerios, capacidades, etc para poner al servicio de los demás y procurar la extensión de su reino. El reino de Dios difiere de los otros reinos en el servicio por amor, pues en los otros reinos se busca poder y beneficio personal, nosotros debemos procurar que Cristo sea glorificado... 

PRINCIPIOS EN EL SERVICIO A DIOS

1) Jeremías luchó con su llamado: Jeremías 20:8-9.

Comentario 1: El profeta tenía que declarar mensajes de Dios al pueblo de Israel, y no eran bien recibidos. Porque el Señor permitiría que Babilonia oprimiera a Israel, debido a su idolatría. Serían llevados cautivos setenta años a tierra babilónica. Jerusalén sería destruida y saqueada. Entonces él era rechazado y por eso en algún momento pensó: “No me acordaré más de él ni hablaré más en su nombre”. En algún momento podemos pensar igual debido a las dificultades propias del servicio a Dios.

Comentario 2: Jeremías reconoce que aunque pensó en dejar ese servicio a Dios, había dentro de él en su corazón un fuego que ardía en lo profundo de su ser. Dice “Metido en mis huesos”, es en la médula de los huesos y de la columna vertebral donde nacen y se forman los glóbulos rojos, nuestra sangre. Lo que corría por su cuerpo era el ferviente deseo de servir a Dios, ese profundo anhelo que él mismo no podía callar ni detener. Es la hermosa lucha del llamado de Dios al hombre.

Comentario 3: Así como los glóbulos rojos viven 120 días aprox. y son reemplazados por nuevos, nuestro fuego por Dios debe renovarse continuamente. El profeta trató de resistirlo, procuró soportarlo, pero Dios fue más fuerte y lo ayudó para continuar y vencer toda oposición: Jeremías 20:11. El llamado divino es irrevocable, por eso es tan importante conocer los principios en el servicio a Dios.              

2) El llamado de Dios a servirle es un privilegio y una responsabilidad (1 Corintios 9:16-17). 

Comentario: El Señor Jesús dijo: “Al Señor tu Dios adoraras y a él sólo servirás”. Pablo en éste pasaje nos enseña varias cosas:

a) Era consciente de que servía a Dios por su misericordia y gracia, no por virtudes humanas.
b) También sabía que el servicio al Señor era una responsabilidad personal (Mañana él daría cuenta a Dios por su servicio).
c) Hay recompensa para aquel que lo hace con alegría y diligencia.   

3) Los delirios de grandeza impiden el servicio a Dios (Nehemías 3:1-5).  

Comentario 1: Es muy interesante ver que a lo largo de éste capítulo todas las familias judías estaban involucradas en la restauración de los muros y en la reconstrucción de las puertas de la ciudad de Jerusalén. Los tecoítas eran los habitantes de la ciudad de Tecoa (nombre que significa armar, levantar, sonar trompeta). Este significado nos deja ver que tenían por diseño divino armar, construir, convocar para que todos juntos reconstruyeran la ciudad de Dios. De igual manera todos somos llamados por Dios para servirle y ser instrumentos en el establecimiento de su reino en la tierra.     
  
Comentario 2: Sin embargo nos dice el versículo 5 que “los grandes no se prestaron para ayudar en la obra del Señor”. Fueron indiferentes a la obra de Dios. No quisieron ayudar. Sus razones no son claras, pero el texto bíblico nos dice:

a) “Sus grandes”: Seguramente tenían riquezas, o tal vez venían de familias influyentes en Israel, o eran quienes gobernaban la ciudad de Tecoa, etc.    
b) “No se prestaron”: ellos decidieron no involucrarse en la obra de su Señor. Ellos reconocen a “su Señor” pero no se involucran en Su obra.
      
Tal vez pensaron: “Somos muy importantes para hacer tareas tan bajas” - “Ensuciare mis manos y mi ropa” - “Que dirá las personas al verme allí” – etc.            

Comentario 3: Nehemías 3:27, nos enseña que lo tecoítas restauraron otro tramo, es decir ellos fueron una milla más (más no sus “grandes”). La verdadera grandeza en palabras de Jesús está en el servicio a los demás: “el que quiera ser el mayor de vosotros, será vuestro siervo”.

Comentario 4: En éste versículo 27 de Nehemías 3, se nos dice que los tecoítas restauraron hasta el muro de Ofel, palabra que significa: región fructífera (significado que nos recuerda la recompensa que Dios tiene para aquellos que le sirven). Ofel también se traduce en la Biblia como “fortaleza” lo que nos recuerda que Dios protege a sus siervos. Servir a Dios no sólo genera recompensa, también implica protección.             

4) La mejor motivación en el servicio a Dios es el amor (y no el miedo). 2 Timoteo 2:10.    

Comentario 1: Nuestro servicio a Dios lo desarrollamos por su gracia y misericordia. Por gratitud y amor debemos servir al Señor, y lo hacemos de diferentes maneras desde los dones que él nos ha regalado. No debe ser por miedo, sino por amor y gratitud.

Comentario 2: Cuando el imperio de Roma arrestó a Policarpo, discípulo de Juan y pastor de la iglesia de Esmirna, le dijeron: “Declara que Cesar es el señor. Renuncia a tu Cristo y salvarás tu vida” y él respondió: “Hace 86 años sirvo a Jesucristo, y mi Dios sólo me ha hecho bienes ¿cómo he de negar a mi re y Señor?” y fue condenado a morir en la hoguera. Su fortaleza fue su amor por Dios. Por eso dice la Escritura: “ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor; pero el mayor de ellos es el amor”. Sirve a Dios porque lo amas, sirve a Dios por gratitud al haberte rescatado con su preciosa sangre.

Conclusión: Ser un hijo(a) de Dios es el mayor privilegio que pueda existir. Servir a Dios por su gracia es una honra que nos permite, fluir en los dones que él ha delegado en nosotros es una gran bendición. Servir al Señor en la tierra es prepararnos para aquello que nos dará en el cielo.

(Nota: Te invitamos cordialmente a adquirir nuestro libro de sanidad interior. Generalmente enfocamos la atención en nuestro cuerpo, descuidando las otras partes de nuestro ser. Una realidad es que el alma ha sido lastimada o afectada a lo largo de la vida con una serie de experiencias traumáticas. Ignorar o no considerar esta verdad hace que muchas enfermedades, miedos y complejos afecten profundamente la vida del ser humano. Sanidad para el alma herida es una herramienta o ayuda en éste proceso de sanidad o restauración, éste libro puedes adquirirlo aquí en: “SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA”).     


(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Raul Gonzalez, son importantes para nosotros. Dios bendiga tu vida, familia y ministerio.

      Eliminar