Ads 468x60px

COMO GLORIFICAR A DIOS

Introducción: Cuando pensamos en las maneras de glorificar o alabar a Dios podemos ver muchas. Desde cantar hasta ayudar al prójimo, y todos queremos que el Señor sea glorificado. Cómo conocer Su voluntad al respecto, cómo avanzar en Sus tiempos precisos, ¿cómo glorificar con mi vida a Dios? nadie glorificó al Padre como Jesús, por eso él es nuestro modelo, él es nuestra inspiración…  
         
¿CÓMO GLORIFICAR A DIOS?

A) La vida eterna es una revelación continua de Dios (Juan 17:3).

1) El término conocer aquí es traducido del griego “ginosko” que significa además: estar tomando conocimiento; aprender para saber; relación de experiencia personal; conocer en el secreto.   

Comentario 1: Por tanto el término conocer aquí nos indica una relación personal con Dios, íntima, donde recibimos Su revelación para obedecerle y alcanzar lo que ha diseñado para nuestra vida. La salvación tiene que ver más con la libertad de la condenación y es la primera etapa, mientras que la vida eterna es vivir la plenitud del evangelio del reino, es vivir y experimentar lo obtenido por Cristo en la cruz, la vida eterna es la nueva vida que Cristo ha venido a traer. Por eso Jesús dice: “Esta es la vida eterna que te conozcan a ti y quien has enviado”.

Comentario 2: Por eso también Jesús dijo: “conoceréis la verdad y os hará libres”. También Pablo por el Espíritu Santo: “hemos recibido el Espíritu Santo que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”. La ignorancia es una fortaleza del diablo que le permite tener cautivo al hijo de Dios: “mi pueblo fue llevado cautivo porque le faltó conocimiento”.   

2) Sólo uno es el verdadero Dios.

Comentario: En la tierra el ser humano llama dioses a muchos seres y objetos, y a estos adora. La adoración al Dios verdadero restaura la dignidad del ser humano. “así como el hombre se corrompe “dando honra más a las criaturas que al Creador” es restaurado al adorar al único Dios verdadero.

3) Vida eterna también es conocer al Hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor.

Comentario 1: Nos añade la Biblia: “Y a Jesucristo a quien has enviado”. Dios ha tenido misericordia al revelarnos a su Hijo. El tabernáculo por el desierto no era hermoso ni atractivo por fuera, tenía y llevaba las riquezas y tesoros por dentro, donde moraba Dios mismo; de igual manera Cristo, como dijo el profeta Isaías: “sin atractivo ni hermosura, despreciado y desechado entre los hombres” no se destacó por realeza o grandeza entre los seres humanos, pero el tesoro estaba por dentro, Dios mismo había venido a morar entre los hombres.

Comentario 2: Los escribas fariseos y sacerdotes (quienes conocían la ley escrita a la perfección) no pudieron ver en el nacido de Belén a Dios, pero los cojos, enfermos, y humildes de corazón reconociéndolo como Aquel con derecho al trono gritaban: “Hijo de David” y le adoraban. Que interesante ver que los ciegos lograron ver con su corazón que éste era el Hijo de Dios, pero muchos otros con sus ojos sanos nunca creyeron en él. La misericordia del Señor quitó el velo que nos cegaba y pudimos ver que sólo en Jesucristo hay vida eterna.
              
B) La obediencia es la más alta manera de glorificar a Dios (Juan 17:4).

1) La palabra glorificar también significa: honrar, alabar, rendir. 

Comentario: La mejor manera de adorar o alabar a Dios es rindiendo nuestra voluntad a él, honramos al Señor cuando nos sometemos a su palabra y damos gloria a Su nombre cuando obedecemos su consejo. Jesús glorificó al Padre al cumplir o acabar la obra que el Señor le encomendó hacer. Un corazón que haga la voluntad de Dios es más valioso que uno que hace muchas cosas o sacrificios para el Señor, así se lo dijo a Saúl el profeta Samuel: “Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”.         
 
2) Jesús nos enseña que glorificar a Dios es cumplir con Su plan en la tierra.

Comentario: Es muy importante tener en cuenta en que momento de su vida Jesús dijo esto. El Señor habló esto la última noche en que estuvo con sus discípulos antes de ir a la cruz. Podemos glorificar a Dios cuando cantamos alabanzas, levantando las manos al cielo o haciendo muchas cosas en la iglesia local, pero la mejor y mayor gloria que podemos dar a Dios es nuestra obediencia, es cumpliendo con la obra que el Señor nos ha encomendado. Entonces debemos aquí preguntarnos ¿estoy haciendo lo que Dios me ha encomendado? Es esto lo que glorifica a Dios.            

C) La mayor gloria que el hombre puede tener es habitar en la presencia de Dios (Juan 17:5a). 

1) La comunión con el Padre celestial es una honra para todo hijo de Dios.

Comentario 1: Por diversas razones la paternidad es un área de las más afectadas en el corazón humano. Paternidad es la relación legal entre padre e hijo. El corazón del hijo es herido por el rechazo, ofensas, menosprecio, ausencia de la figura paternal, maltrato físico y/o psicológico, etc. Ante todo esto cuando nos convertimos al Señor asimilamos con facilidad la salvación, mientras que la paternidad divina se toma más tiempo pues el corazón requiere restauración y sanidad, obra maravillosa que hace Dios mismo.

Comentario 2: Vemos que Jesús habla directa y sinceramente con su Padre. Debemos crecer en la relación con nuestro Padre Celestial, él es bueno por tanto siempre procurará nuestro bienestar, y es santo por lo cual nos llevará por su buen camino librándonos del dolor. Nuestro Padre siempre estará allí cuidándonos y derramando Su provisión. Estará siempre allí para aconsejarnos y guiarnos por el camino correcto.      
        
2) La presencia de Dios es la gloria del hombre (Juan 17:5).

Comentario 1: Jesús ruega “glorifícame tú al lado tuyo”. Nos recuerda que es Dios quien honra a sus hijos, nos recuerda que “toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de los alto, del Padre de las luces” (Santiago 1:17). Nos recuerda que es Dios quien levanta y restaura, y por eso toda la gloria es de Dios. La frase “al lado tuyo” nos hace concluir que la gloria del hombre es estar en la presencia de Dios.     

Comentario 2: Jesús añade y dice: “Con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”. Habla de su condición anterior a Belén. Cuando al lado del Padre celestial, en su condición plena como Dios, recibía adoración de la corte angelical y fluía en la plenitud de su poder divino, sin estar sujeto a un cuerpo humano. El verbo se hizo carne, se despojó de su gloria y atributos como Dios, y se humilló hasta la muerte y muerte de cruz. Todo esto por amor a la humanidad.               

Conclusión: Conocer a Dios y a su Hijo Jesucristo es vida eterna. Jesús lo dio todo por ti, para que seas salvo, y vivas la vida eterna en él. Nadie más te ama como Dios, él quiere que le conozcas más y te apropies de todo lo que hizo por ti.

(Escrito por pastor Gonzalo Sanabria)




  

4 comentarios:

  1. Pastor Gonzalo Dios me le siga llenado de sabiduria,conocimientos e inteligencia de su Palabra, seguir siendo esa Bendicion de siervo que usted es. Dios me lo BENDIGA unido con su bella familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sharine por tus palabras. Dios bendiga tu vida y familia.

      Eliminar
  2. Gracias pastor Gonzalo y Andrea por esta bendita palabra. Que Jehová le s bendiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Antonio. Muchas gracias por tu reporte.

      Eliminar