Ads 468x60px

LA ORACIÓN PRODUCE Y PROMUEVE MILAGROS

Introducción: Dedicarnos a la oración requiere compromiso y amor por Dios, pero todos sabemos que es vital. La comunión con el Señor fue una característica de la iglesia del primer siglo y vemos su poderosa influencia. Esto no ha cambiado, sí la iglesia fortalece su vida de oración, los resultados sobrenaturales no se harán esperar. Lo mismo ocurre a nivel del creyente, su vida tendrá tanto impacto espiritual como comunión tenga con Dios. Recordemos que el Señor nos dice: “Yo honro a los que me honran”. La oración prepara el ambiente para los milagros… 

LA ORACIÓN PRODUCE Y PROMUEVE MILAGROS

“Cuando hubieron orado, el lugar donde estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la Palabra de Dios” Hechos 4:32.   

Loa versículos anteriores a Hechos 4:32 nos enseñan que había amenazas, oposición y persecución contra la iglesia y ésta acude a Dios mediante la oración. Este suceso nos recuerda el poder que tiene la oración ante las dificultades y obstáculos que el enemigo pone procurando detener los propósitos del Señor.     

Es muy interesante la frase inicial del versículo de hoy: “Cuando hubieron orado” pues es precisamente la oración la que desencadena o activa la mano de Dios a favor de sus hijos. La oración hizo que el poder del Señor se manifestará en lo natural y por eso el lugar donde estaban tembló. 

Cuando oraron esto ocurrió, cuando oramos Dios se mueve como él quiere, ellos no pidieron que temblará ese lugar, pero fue una manera divina a través de la cual el Señor dio testimonio de que estaba con ellos. Cuando oramos Dios oye y responde como él quiere.      

Nos dice además el texto que “todos fueron llenos del Espíritu Santo” no hubo excepciones, Dios desea llenar con su Espíritu y poder a cada uno de sus hijos, por eso dice el Señor a través del profeta: “derramaré de mi Espíritu sobre toda carne”. Es una vasija la que se llena y es un líquido el que se derrama, entonces somos vasijas o recipientes en los que el Señor quiere depositar el poderoso aceite del Espíritu Santo.

Como resultado de ese derramamiento “hablaban con denudo la palabra de Dios”. El Señor derramó un nuevo nivel de poder y respaldo para que su iglesia avanzará sin temor y por ese respaldo sobrenatural la iglesia conmovió los cimientos del mundo conocido. 

Había amenazas y persecución pero Dios transformó todo esto en una gran victoria para su iglesia, vemos una vez más que el Señor tiene el poder para cambiar el problema en una gran bendición. La oración prepara el ambiente para los milagros.    

Recordemos aquí que en el capítulo dos de Hechos el Espíritu Santo se derramó sobre los ciento veinte, y ahora en éste capítulo cuatro vuelve a ocurrir. Esto nos recuerda que necesitamos continuamente del poder del Espíritu de Dios; que el aceite del Espíritu debe ser renovado o el creyente experimentará el desgaste propio de la batalla, y que el Señor quiere llevarnos de un nivel de unción a otro mayor. 

Sus misericordias son nuevas cada día, no nos conformemos entonces con lo alcanzado y las experiencias sobrenaturales del pasado, busquemos lo nuevo en Dios. Invierte oración y verás milagros a tu favor.        

Reflexión final: Los planes de Dios prevalecerán sobre las maquinaciones del enemigo. El Señor espera que sus hijos le busquen y perseveren fortalecidos con Su poder. No renuencias a tu oración, persevera porque Dios viene para mostrar Su poder en tu vida y circunstancias. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “HAY SALVACIÓN PARA TU FAMILIA”.   





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada