Ads 468x60px

UNGIDOS POR DIOS

Introducción: Es interesante ver que en el Antiguo Testamento antes de ejercer su oficio el rey era ungido, el profeta y el sacerdote también. Desempeñar un servicio eficaz y que glorifique a Dios requiere la unción del Espíritu Santo. Por eso antes de impactar el mundo conocido Jesús dijo a sus discípulos: “Recibiréis poder cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos”. También nos recuerda la Biblia: “En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza”. La unción de Dios te hace eficaz para desarrollar una tarea sobrenatural que honre Su nombre…     

UNGIDOS POR DIOS

La unción capacitó a Bezaleel y Aholiab para hacer una obra única (el tabernáculo en el desierto), los otros podían ayudar pero ninguno podía hacer lo que ellos hacían. La unción o poder de Dios nos hace más efectivos en el llamado o servicio. Vemos el resultado de un trabajo ungido y donde todos se complementaron, pues sirvieron a Dios desde los dones que cada uno había recibido, ellos construyeron un hermoso tabernáculo que glorificó a Dios. Tengamos en cuenta que fue construido en el desierto, lo que nos recuerda que cuando tenemos el respaldo de Dios podemos hacer su voluntad a pesar de los obstáculos o adversidades.

La unción es la esencia del poder del Espíritu Santo manifiesto sobre una persona.

Cuando el Señor Jesús se presenta en la sinagoga de Nazaret, iniciando su ministerio, lo hace enseñando el pasaje del profeta Isaías: “el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para…”. También dice en Hechos 10: “Como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret…”, es el Espíritu Santo quien nos equipa y capacita para llevar a cabo el plan de Dios en nuestra vida. Es un equipamiento sobrenatural para servir al Señor eficazmente, no es para la gloria de los hombres.  

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios” Hechos 4:31.

Es muy interesante tener en cuenta que el Espíritu Santo ya se había derramado en el capítulo dos de Hechos y vuelve a ocurrir en el capítulo 4:31, lo que nos recuerda varias cosas: Dios quiere darnos más de su Espíritu, la renovación es necesaria e importante, no podemos detenernos con una sola experiencia con Dios debemos buscarlo continuamente, él nos da más de Su poder para que llevemos Su palabra. Permite que como buen pastor el Señor unja tu cabeza y te llene de su poder.   

“Dios multiplica tus fuerzas como las del búfalo y te unge con aceite fresco”

Conclusión: La unción del Espíritu Santo es una bendición de Dios para sus hijos, él desea que estemos equipados con Su poder para avanzar hacia Su plan sin temor ni desanimo, avancemos en el nombre del Señor ungidos por Dios.

Estos son apartes o fragmentos de nuestro nuevo libro, el cual puedes adquirir en: "EL LENGUAJE DEL ESPÍRITU SANTO".       

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)


Te invitamos a leer: “LIBRES PARA ADORAR”.    


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada