Ads 468x60px

EL MATRIMONIO CRISTIANO

EL MATRIMONIO CRISTIANO
Introducción: Hay muchas maneras de honrar a Dios, por ejemplo con nuestras alabanzas, con nuestras ofrendas, con nuestro servicio, etc; pero sin duda la mejor manera de alabar al Señor es con una vida de obediencia. Podemos decir muchas cosas y usar hermosas palabras para hablar de Dios, pero lo que complace al Señor, lo que agrada Su corazón es la obediencia de sus hijos. Sí la Biblia nos manda: “Honra a tu padre y a tu madre” ¿Cuánta más honra debemos dar a Dios? Al Señor sea toda la gloria…        

EL MATRIMONIO CRISTIANO

1) Nuestra conducta es de gran valor para salvación de otros (1 Pedro 3:1-2).  

Reflexión 1: Hablamos de un evangelismo sin palabras sólo con el testimonio de una vida transformada por el poder de Dios. Que sean ellos (los esposos no cristianos) ganados por la conducta de sus esposas. Es interesante que esa “conducta” esté relacionada aquí con la sujeción, la palabra sujeción es traducida del término griego: “jupotasso” que significa además: obediencia, estar bajo autoridad. Por eso es importante evitar en el matrimonio cristiano cosas como:

a) El matriarcado (hogares donde es la mujer la cabeza de familia, ella manda, decide, disciplina a los hijos y el esposo simplemente hace los mandados de la casa).      
b) La manipulación (de manera sutil uno de ellos termina haciendo siempre su voluntad, sin importar la opinión del otro).
c) La sujeción también es muy importante en el lugar de nuestro trabajo, en la empresa, universidad o colegio. Debe haber respeto y obediencia a las autoridades que nos corresponden, recordemos que la autosuficiencia y la rebelión es una semilla demoniaca.
d) El esposo debe respetar y tratar a su esposa como un vaso frágil.        

Reflexión 2: El versículo dos nos habla de una conducta “casta y respetuosa” esto es: santa, sin contaminación, con reverencia. Con facilidad la mujer le falta al respeto a su esposo mediante bromas denigrantes, resaltando sus defectos en público, desautorizándolo ante sus hijos, compartiendo a toda voz sus fracasos, o cuando mediante palabras valora más a sus amigos que a él mismo, y es además deshonrado y menospreciado en casa.  


2) El vestido más valioso (1 Pedro 3:3-4).

Reflexión 1: La palabra “atavió” significa: adorno, elegancia, belleza. El pasaje nos dice que no debemos hacer tanto énfasis en los arreglos externos, sino que debemos procurar la belleza interior, es decir un espíritu tierno y sereno lo cual es precioso delante de Dios.     

Reflexión 2: Hoy día se hace un gran énfasis en la belleza externa, las cirugías y el materialismo han opacado la belleza espiritual. De manera desmedida se invierte tiempo y dinero procurando tener más belleza física cada día. Pero la verdad es que lo más valioso es lo que va por dentro, y lamentablemente es lo menos cultivado.

Reflexión 3: Podemos dedicar mucho tiempo para escoger un vestido, arreglarnos (las damas para maquillarse) pero el texto de hoy nos hace pensar ¿será que dedicamos tiempo para embellecer nuestra vida espiritual? Es pues la oportunidad de dedicarnos más a la belleza interior, crecer y nutrir nuestra vida espiritual en Cristo Jesús nuestro Señor. No digo con esto que se debe descuidar la salud física y buena presentación, sino que no se debe ir al extremo de éstas.  
    
3) El ejemplo de Sara (1 Pedro 3:5-6).

Reflexión: Es muy interesante que pensemos en detalle cada versículo:

a) El versículo cinco nos menciona algunas características de éstas mujeres:

Ø “Santas” = consagradas, puras, dedicadas a Dios.  
Ø “Esperaban en Dios” = confiaban en el Señor, aguardaban la obra de Dios. 
Ø “Sujetas a sus maridos” = respetuosas, de buen trato con su cónyuge.  

b) El versículo seis destaca a Sara esposa de Abraham, por eso nos dice: “Como Sara” quien obedecía a Abraham, y lo llamaba “señor”. La Biblia nos enseña que lo hizo por ejemplo en Génesis 18:10-12. Ella respetaba a su esposo, aún en los momentos más complicados y difíciles de entender. El matrimonio cristiano precisamente requiere de Cristo para glorificar su Nombre.        
  
4) La responsabilidad de los esposos:

a) 1 Pedro 3:7.

Reflexión: Este versículo destaca varias cosas muy importantes, por ejemplo el esposo debe:

Ø “Vivir con ellas sabiamente” = Esa sabiduría y conocimiento viene sólo de Dios. Es él quien nos puede capacitar para dirigir correctamente el hogar, para tomar decisiones acertadas y no poner en riesgo la familia. Sabiduría para manejar la relación de esposos, y la sana convivencia.
  
Ø “Dar honor” = dar que significa: otorgar, asignar, conceder y honor que significa: respeto, aprecio, honra, precio, compensación por un servicio, paga. El esposo debe valorar y reconocer el trabajo de la mujer.

Ø “Como a vaso frágil” = nos habla de un trato suave, delicado y respetuoso.

Ø “Coherederas” = participantes en común, con los mismos derechos a la herencia.

Ø “Para que vuestras oraciones no tengan estorbo” = el maltrato a la esposa hace que se cierren los cielos y por tanto las oraciones del esposo son estorbadas, son oraciones frustradas, la palabra griega traduce básicamente: cortar abajo (de un árbol). Son oraciones que no prosperarán hasta que se corrija la conducta de maltrato hacia la esposa, se pida perdón a ella y a Dios.            

b) Colosenses 3:19.

Reflexión 1: Dios nos encomienda “amar” a la esposa, la palabra amar aquí se traduce del griego “agapao” que es el amor genuino, puro, es el amor de Dios, amor que precisamente sólo se obtiene cuando renunciamos a nuestra deforme manera de “amar” para que fluye en verdad el amor del Señor en nuestro corazón, es el amor que derrota el egoísmo y el orgullo, es aquel amor que perdona, tolera y ayuda al otro, es el amor que sostiene al matrimonio cristiano.  

Reflexión 2: “No seáis ásperos con ellas” la palabra áspero aquí significa: amargo, hacer que algo se vuelva agrio. A veces con palabras, actitudes y gestos amargamos el rato o la esperanza de los otros. A quienes en su boca siempre tienen una ofensa o palabra de menosprecio y esto sólo evidencia que así esta su vida, pues de la abundancia de corazón habla la boca.              

c) Efesios 5:25.

Reflexión: El estándar que nos pone Dios aquí es bien alto pues nos dice que el esposo  debe amar a su esposa como Cristo amó a su iglesia y se entregó por ella. ¿Que tanto nos esforzamos por sacar adelante nuestro hogar? ¿Qué tanto oramos y ayunamos por el amor en el matrimonio?    
            
Conclusión: El Señor Jesucristo quiere ayudarnos a cumplir sus mandamientos, él quiere llevarnos a caminar en Su diseño, por eso nos recuerda el valor e importancia de la familia.
(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)


8 comentarios:

  1. Gracias por sus escritos que tenga un buen fin de años y que el próximo 2016 siga siendo de mucho éxitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santos. De igual manera que Dios bendiga tu vida y familia con la abundancia del cielo y que el año 2016 sea lleno de la gloria de Dios. bendiciones.

      Eliminar
  2. Que hermoso divocional no Estoy casada
    Pero me ayudado aflecionar la verdadera voluntad de Dios ,para los matrimonios.wow me gusto mucho....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te guarde. Muchas gracias por tu comentario. Gracias a Dios por su palabra. Bendiciones.

      Eliminar
  3. gracias mil gracias por este mensage es lo que Dios quiere de nosotros que seamos felices dentro del matrimonio y familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Jose. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Pastor saludos.. gracias por sus reflexiones con ese toque de una vida en el Espíritu, gracias por inspirar a otros que como yo, anhelamos cada día de la presencia de Dios pero también de la guía de su Espíritu Santo para honrarlo...Bendiciones, no de deje de escribir y FELIZ AÑO 2016

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josue. Tus palabras nos alientan. Dios te bendiga.

      Eliminar