Ads 468x60px

EL TRIBUNAL DE CRISTO Y LAS CORONAS EN EL CIELO

EL TRIBUNAL DE CRISTO Y LAS CORONAS EN EL CIELO
Introducción: En la tierra se valoran altamente las coronas, porque ellas representan una victoria. Señalan al mejor o la mejor en su área. Pero en el reino de Dios no competimos, somos siervos del Señor y nuestro principal objetivo es que Cristo sea glorificado. Tu esfuerzo, servicio y fidelidad a Dios serán recompensados aquí en la tierra y en el cielo. Pero sin duda el mayor galardón es estar para siempre con el Señor…    


EL TRIBUNAL DE CRISTO Y LAS CORONAS EN EL CIELO  

(2 COR. 5:6-10)

1) Definición de la frase: Tribunal de Cristo.

A) Tribunal. Traducción del griego “Bema”, que también significa: lugar elevado o tarima. Plataforma a la que se asciende por peldaños. Tribunal de un magistrado o gobernador.

B) De Cristo, por cuanto es Él quien lo preside y juzga.

Nota: El juez es Cristo: 1 Corintios 4:5-7. No debemos juzgar a otros ni condenarlos pues el juez es Dios. Cada uno será recompensado o juzgado por Dios mismo, es a él quien le corresponde juzgar. Nosotros debemos evitar lo malo y no imitar los errores o pecados de otros, pero no podemos ocupar el lugar de juez que sólo a Dios le corresponde.        

2) Es un juicio a las obras del creyente: 2 Corintios 5:10.

A) El contexto del pasaje bíblico nos habla de un escrito dirigido a cristianos

Nota: No será juzgado el creyente pues Cristo le ha limpiado con su sangre, serán juzgadas las actitudes y obras como miembro del cuerpo de Cristo, como por ejemplo su servicio a Dios. En éste tribunal de Cristo participarán solo los hijos de Dios, no los incrédulos.   

B) Todos los creyentes debemos comparecer.

Nota: El término comparecer es una traducción del griego “faneroo” que significa además: Demostrar, presentarse, revelar, dar a conocer. Allí cada uno se presentará con sus obras mientras estuvo en el cuerpo. 

C) Cada uno recibirá recompensa de acuerdo a lo que hizo.

Nota 1: La salvación es por fe, el galardón es por obras. No habrá excusas, tampoco podremos culpar a otros, seremos recompensados o no por nuestras propias acciones o por la omisión de éstas.    

Nota 2: Hablamos de cosas como: ¿Qué tan bien obedecimos la gran comisión? ¿Qué tanto controlamos nuestra lengua? ¿Qué tan indiferentes fuimos respecto a la obra de Dios?


3) Habrá diferentes recompensas.  

A) Se premiará la perseverancia, Apoc. 3:11 y 22:12.

Nota: En Apocalipsis 3 Dios destaca la fidelidad de los hermanos de Filadelfia, quienes ante la prueba y persecución permanecieron fieles al Señor. 

B) Serán juzgadas las relaciones que mantuvimos con nuestro prójimo y hermano (hablamos de amor y perdón). Romanos 14:10-13.

Nota: Con frecuencia prestamos nuestra boca para murmurar y hablar mal de otros hermanos y siervos de Dios sin tener pruebas, simplemente porque otro lo dijo. Es necesario discernir lo que hablamos y declaramos para que como dijo Gamaliel “no seamos hallados luchando contra Dios” Hch. 5:39.   

C) Será juzgado el servicio al Señor mientras estuvimos en la tierra, 1 Corintios 3:11-15.   

1º) El fundamento es Cristo (v.11).
2º) El material puede ser divino o humano (v.12).

Nota: El oro, la plata y las piedras preciosas hacen referencia o indican los motivos puros que nos llevaron a hacer cosas para Dios. La madera, el heno y la hojarasca representan las acciones en nombre de Dios pero hechas con motivos personales, egoístas y por competencia. 

3º) La calidad del servicio de cada uno será probada por el fuego (v.13).  
4º) Sí la obra es aprobada, el creyente recibirá recompensa (v.14).
5º) Sí la obra no es aprobada, el creyente conservará su salvación, pero sufrirá pérdida (v.15). 

La palabra pérdida se traduce del término griego “Zemioo” que además significa: experimentar detrimento, padecer perdida de algo que tiene mayor valor. Creo que por mala administración de los tesoros o bendiciones de Dios recibidos en la tierra, el creyente perderá mayores privilegios en el cielo, aunque será salvo.      

D) La recompensa tiene relación con privilegios en el cielo y niveles de responsabilidad en el Reino venidero.

1º) Mateo 25:14-30, nos enseña la parábola de los talentos donde Dios establece que dará más al siervo bueno y fiel.

2º) Será recompensada la buena administración de las bendiciones, dones y privilegios en la tierra, al “ser puesto sobre mucho… cuando venga el Señor” (Mateo 25:19, 21, 23).

3º) 2 Tim. 4:8, “corona guardada que será entregada en aquel día” luego añade: “su venida”, por tanto nos indica uno de los reconocimientos que será entregado en ese tiempo.

4º) La Biblia revela algunas coronas en el cielo:  

a) La corona de justicia (2 Tim. 4:8).
b) La corona incorruptible de gloria (1 Pedro 5:4).
c) La corona de vida (Santiago 1:12, Apoc. 2:10).
     
Nota: Quienes han rechazado la gracia de Dios y han servido al mal, recibirán su retribución y condenación eterna: 2 Pedro 2:15.

Conclusión: Dios ha diseñado bendecir a sus hijos. Requiere de ellos fidelidad, perseverancia y motivos correctos. Ante las crisis o momentos difíciles de la vida debemos ir al Señor y renovarnos en él para continuar hasta su segunda venida. En el tribunal de Cristo el Señor quiere entregar las coronas y galardones honrando a sus hijos, pues él honra  a quienes le honran. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada