Ads 468x60px

LAS PRUEBAS SON UNA BENDICIÓN

LAS PRUEBAS SON UNA BENDICIÓN
LAS PRUEBAS SON UNA BENDICIÓN

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Pero tenga la paciencia su obra perfecta, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” Santiago 1:2-4

Cuando enfrentamos pruebas en nuestra vida cristiana pasamos por diferentes sentimientos en nuestro corazón, desde la tristeza hasta el enojo, y desde la auto condenación hasta deseos de renunciar y abandonarlo todo. Pero el apóstol Santiago nos ayuda a ver otra perspectiva de estos difíciles tiempos... 

En primer lugar nos aconseja “gozarnos” en medio de la prueba, claro está para nuestra mente natural esto es ilógico y demostraría tal vez incompetencia personal. Pero es necesario ver que detrás de todo eso está la mano de Dios, quien busca ayudarnos a crecer en diferentes aspectos necesarios y fundamentales de la vida cristiana.     

Tengamos en cuenta que el texto bíblico habla de “la prueba de la fe” es decir nuestra confianza en Dios pasará por eventos en los que nuestra fe será examinada. ¿Confiaremos tanto en Dios en momentos de adversidad como en los momentos cuando todo está bien? ¿Seguiremos levantando las manos al cielo alabando al Señor aunque perdamos el negocio, el empleo o cualquier otra cosa? ¿Seguiremos obedeciendo a Dios con el mismo gozo cuando nos pida hacer aquello que no nos gusta?

Debemos recordar aquí que la fe no depende de sentimientos, ni emociones, la fe es aquella plena confianza en el buen y poderoso Dios que nos rescató, independiente de mis circunstancias y sentimientos, él permanece para siempre y sabe lo que hace y permite.

Estas pruebas o situaciones complicadas generan en el hijo de Dios “paciencia”. Aquella virtud que resalta “perseverancia” “constancia” “capacidad de permanecer firme” es pues la paciencia aquel fruto fundamental en la vida del cristiano que lo hace permanecer en Dios y en la fe aunque las tormentas arrecien, pues sabe que el Señor mismo traerá bonanza y él alcanzará una nueva conquista para su Maestro. Así como Jesús cuando liberó al endemoniado gadareno después de atravesar una gran tormenta en el mar de Galilea. Después de toda tormenta hay una gran victoria. Las pruebas son una bendición.

La voluntad de Dios es que sigamos creciendo para que seamos maduros, preparados, sin que nos falte cosa alguna, dispuesto para toda buena obra. Entonces después de una prueba tu fe es más grande y fuerte, tu capacidad de perseverancia es mayor y te conviertes en una vasija más apta para el reino de Dios, y por eso el Padre celestial derrama sobre ti mayor gloria, pues no permitirás que fácilmente se derrame o pierda.

No renuncies, no desmayes, ni siquiera pienses que Dios se ha olvidado del plan contigo, y  mucho menos consideres renunciar a lo que el Señor te ha entregado, si estás pasando por un tiempo de prueba, entra en Su presencia y llénate de Dios y sigue adelante, sólo es cuestión de tiempo para que alcances aquello que el cielo ha preparado para ti.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria) 

Te invitamos a leer: “EL DIOS DE MI ALEGRÍA”.          


   

3 comentarios:

  1. Dios le bendiga Pastor y le siga dando esa palabra que edifica y vivifica y bendiciones por su tercer aniversario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Lupita. Que Dios bendiga y guarde tu vida y la de tu familia.

      Eliminar
  2. Dios le bendiga Pastor y le siga dando esa palabra que edifica y vivifica y bendiciones por su tercer aniversario.

    ResponderEliminar