Ads 468x60px

VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN

VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN
Introducción: Para atrapar peces, debemos tener en cuenta que requieren diferentes carnadas o cebos, dependiendo la clase, el clima, el territorio, el tamaño, etc. Es interesante ver que en la Biblia la palabra tentación está relacionada con el término trampa, entonces podemos concluir que el diablo busca la “carnada o cebo” ideal para hacer caer al cristiano en sus redes, pero tengamos siempre presente que “poderoso es Dios para guardarnos sin caída y presentarnos delante de él sin mancha” por eso el Señor es nuestro escondedero y fortaleza…     
  
VICTORIA SOBRE LA TENTACIÓN

1) LA TENTACIÓN EN EL EDÉN (Gén. 3:1-6).  

a) El diablo usa un instrumento y un mensaje.

Nota: En éste caso usó a la serpiente (aunque Jehová Dios la había hecho), y su mensaje viene para torcer, desdibujar la imagen de Dios y Su palabra, mediante ese mensaje el diablo hacer ver a un Dios severo, egoísta, que prohíbe lo bueno. El mensaje del diablo le hace pensar a Eva que hay cosas mejores que las que Dios ofrece, que hay otros caminos a través de los cuales se pueden alcanzar las cosas más rápido.  

b) La convicción en la fidelidad y bondad de Dios nos guarda del mal.    

Nota: La Biblia nos enseña que Dios nunca desampara a sus hijos, que todo lo que él hace es impulsado por Su amor, procurando siempre nuestro bienestar. El diablo a través de palabras, personas, y circunstancias procura hacer que los hijos de Dios duden y dejen de creer en las promesas y bondad de Dios. Origina fascinación por lo oculto y prohibido: tarot, lectura de la mano, ceremonias para la suerte, negocios ilegales para conseguir dinero rápidamente, una aventura extramatrimonial, haciendo pensar que una vez realizadas todas estas cosas no sucederá nada malo, ni habrá consecuencias. Pero todo esto es un engaño. 

c) El ciclo de la tentación: Mensaje – sentidos – mente – corazón – acciones.

Nota: Es inevitable a veces recibir ciertos mensajes o dardos del enemigo en nuestra mente. La fase donde ese mensaje debe morir es cuando llega a la mente. Allí es donde ese envió debe ser juzgado o discernido, si es de Dios lo recibimos y aceptamos, si es del diablo lo rechazamos. Cuando el mensaje del maligno es tolerado o consentido, se convierte en un deseo y lleva a la acción para satisfacer ese anhelo (pecado).      

2) CONSECUENCIAS DEL PECADO (Gén. 3:14-18): 

a) Se afecta la relación con Dios (Gén. 3:23-24 en contraste con Gén. 3:8a). 

Nota: Adán y Eva son expulsados del huerto, lugar o ámbito donde la presencia de Dios de Dios fluía con libertad y gran poder. La Biblia nos enseña que el pecado se levanta como un muro que separa al hombre de Dios, y por eso vino Jesucristo a restaurar la relación de los hombres con Dios, por eso dice la Biblia: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor JesucristoRom. 5:1.    

Te invitamos a leer: “LIBRES PARA ADORAR”.     
  
b) Se experimentan grandes pérdidas, veamos algunas:   

1º) Autoridad (Adán perdió la autoridad que Dios le había dado y la tomó el diablo).

2º) Nace la batalla entre la simiente de la mujer y la simiente del diablo (el pecado genera conflictos, peleas, heridas, etc).

3º) La tierra es maldecida (la tierra que Adán debía gobernar y cuidar ahora cae bajo maldición, es decir la proyección de vida es afectada).

4º) Aparece la esterilidad (Dios le dice a Adán: “la tierra… espinos y cardos te producirá”). Hablamos de una vida sin frutos, de proyectos sin resultados, de planes sin alcanzar.   

5º) Aparecen el dolor y la muerte (Dios le dice a Adán: “Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida” y la palabra que Dios le enseñó un día ahora se cumple, porque la paga del pecado es muerte).  

Nota: Ante toda esta situación, la Biblia nos enseña que la solución es el arrepentimiento, apartarse de lo malo, y caminar asidos a la gracia de Dios, pues la Biblia dice: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la graciaRom. 6:14. La gracia de Dios no sólo es manifiesta cuando somos perdonados, sino cuando por él vencemos la tentación, pues la gracia es poder de Dios para vencer.   
 
3) EN CRISTO PODEMOS VENCER (1 Juan 2:15-17).

Podemos comparar como Adán y Cristo lucharon contra aquellas tres cosas que el apóstol Juan destaca:         

Ante los deseos de la carne el primer hombre “vio que el árbol era bueno para comer”. Ante los deseos de los ojos vio que era agradable y ante la vanagloria de la vida deseó ser cómo Dios, y todo esto lo llevo a desobedecer.

El Señor Jesús ante los deseos de la carne, cuando el tentador le dijo “Di que estas piedras se conviertan en pan” respondió: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Ante los deseos de los ojos, cuando le mostró el tentador todos los reinos del mundo Jesús dijo: “Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás” y ante la vanagloria de la vida, cuando el tentador le incitó para que se lanzará del pináculo del templo el Señor le dijo: “”No tentarás al Señor tu Dios”.

Adán desobedeció, Jesús venció. Podemos ver que el diablo no crea, nada es nuevo, él solo repite y repite. Vemos que en el Edén Adán fracaso, pero Cristo obedeció, y ahora vive en nosotros, por eso podemos vencer. En Dios podemos confiar, leamos: Hebreos 2:17-18 y 4:15-16.   
     
Conclusión: Adán fracasó frente a la tentación, pero el Cristo que ahora vive en nosotros venció. Acerquémonos confiadamente al trono de su gracia, para alcanzar misericordia y oportuno socorro, y en el nombre del Señor vencer.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)


Te invitamos a leer: “JESÚS LIBERA A LOS ATORMENTADOS POR DEMONIOS”.      


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada