Ads 468x60px

SOY TEMPLO DE DIOS Y ESO ¿QUÉ SIGNIFICA?

Somos templo del Espíritu Santo
Introducción: Podemos ver hermosas construcciones eclesiales, iglesias grandes y con un alto valor histórico, otras iglesias son hermosas y modernas, pero algo es claro, lo más importante en un templo es que Dios esté allí. Lo que hace realmente valioso y hermoso un templo es que allí la presencia de Dios se manifieste con gloria y poder. Que gran privilegio y responsabilidad es saber que la Biblia dice: ¿No sabéis que sois templo de Dios?…      

SOY TEMPLO DE DIOS Y ESO ¿QUÉ SIGNIFICA?

1) Dios hizo construir un tabernáculo en el desierto (Éxodo 25:8-9).

Nota: El Señor instruye a Moisés para la construcción del tabernáculo, y revela el objetivo: “para habitar en medio de ellos”. Añade Dios y le dice: “conforme al diseño que te muestre”. La Biblia nos enseña que Moisés vio el tabernáculo celestial e imitó ese diseño. Él tabernáculo del desierto cuando fue consagrado al Señor fue lleno de la gloria de Dios: Éxodo 40:34-38. Debemos construir nuestra vida en el modelo y diseño del Señor. Cuando hacemos las cosas de acuerdo a la voluntad divina siempre contaremos con Su presencia y respaldo.   

2) El templo de Salomón: 1 Reyes 8:1, 10-11.  

Nota 1: Israel ahora está en la tierra prometida, en tierra de Canaán, por dirección divina el rey Salomón da inicio a la construcción del templo. Los muebles del tabernáculo son trasladados al templo (entre ellos el arca del pacto). Al terminar la gloria de Jehová llenó la casa. Éste templo era majestuoso lleno de oro, plata, bronce, piedras preciosas y la mejor madera del momento. Sin duda alguna, Dios merece lo mejor. A pesar de éstos hermosos materiales, el mayor brillo se debía a la Gloria de Dios allí (porque Su presencia es lo más importante).       
Nota 2: Éste hermoso templo fue saqueado, incendiado y destruido por Nabucodonosor rey de Babilonia en el año 586. Israel se había vuelto idolatra y las consecuencias no se hicieron esperar. El nombre Nabucodonosor significa: “Nebo protege mi reino”. Babilonia significa: confusión; mezcla; es símbolo de oposición a Dios. Babilonia también significa: Puerta de los dioses (es pues un portal de las tinieblas). Caldea es sinónimo de Babilonia y caldea hace referencia al saber oculto, brujería, hechicería, ocultismo.

Entonces Babilonia (símbolo de un sistema religioso sin Dios) derrama confusión sobre el mundo, poderes demoniacos de engaño y mentira, Babilonia envía mezclas para que se infiltren en la iglesia del Señor ¿cuál es su objetivo? dejar sus semillas en el templo de Dios y así tener luego autoridad para dañarlo, saquearlo y aun destruirlo. Babilonia es experta en mezclar la gracia de Dios con el libertinaje del mundo. Por eso Dios dijo: “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16).                  

3) El templo de Zorobabel (Esdras 3:8, 10, 12).

Nota 1: Zorobabel comienza la reconstrucción del templo que fue destruido por Nabucodonosor. Es interesante los términos sacerdocio, cimientos, adoración, pues nos recuerdan que para construir correctamente el templo se requiere: una vida de adoración, cimientos doctrinales correctos, y el ejercicio del sacerdocio en su presencia. Todo templo requiere un sacerdote, tengamos presente con gran gozo que nosotros somos templo del Espíritu Santo y somos también sacerdotes de Dios, él mora en nosotros y a él servimos: 1 Corintios 3:16 y 6:19-20.

Nota 2: El templo de Zorobabel fue destruido por Antíoco Epifanes, quien en el año 170 A.C. saqueó la ciudad de Jerusalén, prohibió el judaísmo, mando a que comieran alimentos impuros y procuró establecer el culto a los dioses griegos. Sacrificó un cerdo en el templo, levantó una estatua de Júpiter ofreciendo sacrificios sobre este altar. Antíoco Epifanes fue un rey sirio, el imperio sirio se destacó por su crueldad y violencia, su ejército infundía temor por su salvajismo y barbarie.

Nota 3: Si hay algo que daña o corroe el templo de Dios (creyente) es el odio o rencor, la falta de perdón enferma o destruye física, emocional y espiritualmente. La provisión de Dios es el perdón. 

Nota 4: Éste templo fue restaurado por los macabeos cinco años después aproximadamente (año 165 A.C.) una familia israelita se levanta y lidera la expulsión de Antíoco y restauran el culto a Dios. Es necesario expulsar o desechar aquello que afecte nuestra vida, pues somos morada o templo de Dios.   

4) El templo de Herodes el grande (Juan 2:17-21).    

Nota 1: El templo en general fue construido en ocho años, terminado en el año 30 D.C. los anexos se llevaron mucho más tiempo. Juan 2:20 incluye todos los detalles y anexos construcción que se extendió hasta el año 66 A.C. (aquí se reunieron por tres años aprox. las multitudes de los recién convertidos a Jesucristo). En total podía albergar 250.000 personas (sobre todo en la fiesta de la Pascua. Era tres veces más grande que el templo de Salomón). Dios quiere que su casa esté llena de corazones alabando Su nombre.  

Nota 2: Cuatro años después en el año 70 D.C. el emperador romano Vespasiano envió a su hijo Tito quien sometió y destruyó la ciudad, el culto y el templo de Herodes en Jerusalén. Tito comenzó cancelando el judaísmo, las reuniones, los sacrificios, etc y luego incendio todo. El enemigo siempre procura estorbar o destruir la vida de Dios en el templo (creyente).    

Nota 2: Si observamos la Escritura Dios siempre ha estado restaurando, el templo fue restaurado varias veces para Dios traer su presencia allí ¿Cómo lo hace hoy? 2 Cor. 6:16 – 7:1. Es necesario pedirle a Dios que nos ayude a perfeccionar la santidad, él nos ha dado su Espíritu Santo, su Palabra, su sangre, Su amor y misericordia.

Reflexión final: Limpiemos nuestro ser de todo aquello que no agrada a Dios, quitemos lo impuro, derribemos los ídolos que habitan el corazón y sirvamos con sencillez y amor al Dios que nos llamó por su gloria y excelencia. Tenemos el altísimo honor de portar o llevar la presencia misma de Dios en nosotros. Somos templo de Dios. 

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)    
  


2 comentarios: