Ads 468x60px

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ORACIÓN - ORAR

La oración muestra tu dependencia de Dios
Introducción: La comunión con Dios es fundamental en la vida cristiana, por la ausencia de ésta el enemigo se hace fuerte y logra sus malvados planes. El reino de los cielos requiere la oración en la tierra, por eso Jesús nos enseñó a orar diciendo: “Venga tu reino y hágase tu voluntad aquí en la tierra así como en el cielo”. Orar es hablar con Dios, pero esto va mucho más allá, pues la oración el instrumento que Dios usa para establecer Su diseño y reino en la tierra. Cuando oras y permites que el Espíritu Santo te guíe en la oración, te conviertes en un poderoso instrumento para el reino de Dios…      

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ORACIÓN?

1) La oración nos fortalece ante los desafíos que Dios pone delante de nosotros (Marcos 14:32).

Nota: El Señor Jesús va con sus discípulos al huerto de Getsemaní ubicado en el monte de los olivos a orar. Es la última noche de Jesús con los suyos, pues será llevado preso ante las autoridades que lo enviaran a la cruz. Esa era la voluntad de Dios, pero por el dolor que sufriría y el hecho de cargar con el pecado del mundo, va a orar para fortalecerse en su Padre celestial. Ante los desafíos que el Señor pone en nuestro camino (algunos más difíciles que otros) debemos fortalecernos en la comunión con Dios.        

2) Ante la angustia y la tristeza, la oración nos da la victoria (Mr. 14:33-34).     

Nota: El Señor Jesús experimenta un momento único en su vida, la angustia y la tristeza han venido a su corazón. Saber que se haría maldición, que sería torturado, que iba a vivir un profundo padecimiento antes de morir, y que viviría un momento de separación del Padre produce angustia y tristeza en su corazón. Así como Jesús ante esto decide ir a orar, nosotros ante los momentos difíciles de la vida, debemos fortalecer la comunión con Dios para enfrentar la adversidad. 

  
3) En la genuina comunión con Dios el ego es derrotado (Mr. 14:35-36).  

Nota 1: En primer lugar vemos que Jesús desde su humanidad procura ver si alguna posibilidad hay para que aquella hora dejara de ser, pasase de lado, no tuviese que ser (debemos considerar aquí que el Verbo, Dios mismo, estaba cargando con el pecado, la maldición, las enfermedades y la muerte por la humanidad). Jesús nunca pecó, pero llevaría sobre sí el juicio por todo nuestros pecados. Por eso dice Jesús “aparta de mi esta copa”, pues el contenido de la copa era el más amargo que alguna vez alguien se hubiese tomado.  

Nota 2: En segundo lugar vemos que el mismo Señor Jesús dice: “Mas no lo que yo quiero, sino lo que tú”. Entonces Jesús rinde su voluntad a la de Dios Padre. Veamos algunas cosas importantes aquí:

a) No siempre lo que queremos es lo que Dios quiere.
b) A veces hacer la voluntad de Dios duele.
c) Lo mejor es hacer lo que Dios quiere (Imagínate sí Jesús no va a la cruz).
d) Aunque a veces sea difícil hacer Su voluntad, Dios nos dará su fuerza.   

4) En la comunión con Dios hay protección ante el enemigo y las tentaciones (Mr. 14:37-38).       

Nota 1: Cuando sostenemos y cuidamos nuestra comunión con Dios logramos por Su gracia fortaleza ante los dardos del enemigo. El cristiano debe “Velar y orar” dijo Jesús, velar nos habla de estar vigilantes y atentos, estar despiertos (cuando el creyente descuida su comunión con Dios su espíritu se adormece y no se entera cuando el enemigo llega). Ya que la comunión con el Señor es algo espiritual, Jesús nos dice que el espíritu esta siempre dispuesto. Pero la carne (la naturaleza caída o alma) es débil, es decir frágil e incapaz (somos capaces de orar y tener comunión con Dios por el espíritu renacido en Cristo).

Nota 2: ¿Qué es la tentación? En éste pasaje se usa el término griego “Peirasmos” que además significa: adversidad, prueba, incitación. Prueba para conocer la verdadera naturaleza o carácter. Incitación que tiene el propósito de hacer que la persona tropiece. El Señor Jesús nos enseña que la buna comunión con Dios nos protege y fortalece ante los ataques del enemigo y sus tentaciones. Cuando el espíritu no se fortalece en Dios será débil en el día difícil.  

5) La comunión con Dios tiene enemigos (Mr. 14:40). 

Nota: En primer lugar vemos que estaban rendidos por el sueño (quizá estaban cansados o fatigados por las actividades del día, o por la hora de la noche). Pero vemos que Jesús oró, esto implica un hábito que él Señor tenía. Es bueno considerar hacerlo a primera hora en la mañana para evitar que el cansancio del día nos haga dormir. Lucas 22:45-46, nos deja ver que la tristeza también produjo en ellos sueño. Un dolor del corazón o una aflicción que no se suelta en las manos de Dios, produce sueño e incapacidad para orar.

6) La comunión con Dios te hace valiente (Mr. 14:41-42).

Nota: De esa oración nuestro Señor Jesús sale fortalecido y convencido de la voluntad del Padre celestial y avanza para caer en manos del enemigo. Firme, seguro y fortalecido en Dios para hacer la voluntad de su Padre celestial.             

Conclusión: Dios quiere lo mejor para nosotros, él estableció la oración como el medio a través del cual establece su reino, allí logramos la revelación de su voluntad. Allí somos fortalecidos ante la tentación y recibimos su poder para avanzar hacia sus planes y propósitos.   
(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)
Te invitamos a leer: “LA IMPORTANCIA DE TENER UN CORAZÓN AGRADECIDO”.   

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Dios te guarde Felissa. Gracias por tu comentario. Bendiciones.

      Eliminar
  2. Muy Buena la enseñanza, simple y claramente para comprenderás lo que significa vivir en la voluntad de Dios!
    Dios lo bendiga abundantemente Pastor Gonzalez Zanabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Dimaday. Muchas gracias por tu comentario y por leer las publicaciones de éste ministerio. Bendiciones.

      Eliminar
  3. Gracias hermano pastor por sus mensajes.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus enseñanzas, por la revelación dada por nuestro Dios, la gloria sea para Dios,
    Gracias pastor por su dedicación y su tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maluna. Damos gracias a nuestro buen Dios por permitirnos desarrollar éste ministerio. Dios te bendiga y gracias por tus palabras.

      Eliminar