Ads 468x60px

JESÚS NOS ENSEÑA ACERCA DE LA FE

JESÚS NOS ENSEÑA ACERCA DE LA FE
Introducción: Cuando Goliat el filisteo desafiaba al ejército de Israel, hubo mucho temor en los judíos, pero finalmente el joven David que no era un guerrero experto, casi desarmado (sólo con una honda y cinco piedras), no era grande de estatura, ni mayor de edad, era pastor de ovejas, y logró derrotar al gigante, y Dios fue exaltado. Vemos en él una gran fe en “Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel”, y por eso salió vencedor. La fe en Dios alcanza grandes conquistas…

JESÚS NOS ENSEÑA ACERCA DE LA FE

1) EL PODER DE DIOS ESTÁ POR ENCIMA DE NUESTRA HUMANA CONDICIÓN (Mateo 21:18).       

Nota 1: Jesús vivió nuestra humanidad. El Señor Jesús nació y creció como cualquier otro niño judío, y nos dice el texto que “tuvo hambre”, pero la Biblia nos enseña que además tuvo sueño, cansancio, etc, por eso él comprende nuestra humanidad, necesidades y luchas.

Nota 2: Como todo niño Jesús fue instruido, como joven y adulto fue tentado y tuvo que enfrentar problemas, adversidades, y en el servicio a Dios oposición, rechazo, etc, por eso comprende nuestras diferentes situaciones y conflictos. Jesucristo en su deidad conoce todo nuestro ser. La Escritura nos dice que “todo fue creado por medio de él y para él”, como nuestro creador, conoce nuestra estructura material, emocional y espiritual, y es él quien sabe exactamente como ayudarnos y como guiarnos.  


2) JESÚS MANIFIESTA SU PODER EN TODA CIRCUNSTANCIA.         

a) La higuera es un momento oportuno para aprender (Mateo 21:19a).   

Nota 1: Es necesario que tengamos en cuenta que la higuera es muy estimada en Israel, produce su fruto durante diez meses del año, pero vemos que el Señor Jesús no encontró fruto alguno. Él fue allí porque tenía hambre. Cuando la higuera tenía sus hojas nuevas, indicaba que tenía ya algunos frutos, pero en ésta ocasión no había ningún higo.     

Nota 2: El Señor Jesús va para Jerusalén y sabe que terminará en la cruz (ésta es su ultima visita a la ciudad). Él va camino a la voluntad del Padre celestial. En nuestro caminar hacia la voluntad del Señor, encontraremos cosas, experiencias, personas, que no responden a nuestras expectativas, por ejemplo: decepciones, traiciones, engaños, calumnias, pero esas “higueras” debemos aprovecharlas para aprender y madurar; el Señor Jesús aprovechó ésta higuera para enseñarle a sus discípulos. El Maestro sigue enseñando, nosotros debemos seguir aprendiendo.     

b) Valoremos el poder de las palabras (Mateo 21:19b).       

Nota: Jesús declara la palabra, y vemos los resultados de ésta declaración (la higuera se secó, murió. Entonces hay cosas que mueren por nuestra manera de hablar). La Biblia describe a la Palabra de Dios con muchas virtudes y poder: Convierte el alma, santifica, alimenta, es eterna, es viva, eficaz y poderosa, sana y libera.  
    
3) EL SEÑOR JESÚS ENSEÑA ACERCA DE LA FE:          

a) La fe provoca maravillas y milagros, Mt. 21:20.         

Nota: Los discípulos están maravillados (el término maravilla aquí se traduce del griego: “dsaumázo” que traduce también: admirados, asombrados, sorprendidos). Esto es lo que ocurre cuando creemos en el poder de Dios, la fe permite que él haga maravillas, porque Jesús dijo: “si puedes creer, al que cree todo le es posible” (Mr. 9:23).       
 
b) La fe produce un cambio en nuestras palabras (Mateo 21:21).      

Nota: El Señor Jesús aprovecha ésta circunstancia para enseñar a sus discípulos aspectos muy importantes sobre la fe:

1º) Por la fe podemos superar los más grandes obstáculos. (“si a este monte dijereis quítate será hecho” ¿a qué monte se refiere el Señor? En el versículo doce vemos que Jesús había estado en Jerusalén, en el versículo diecisiete va a pasar la noche a Betania y en la mañana vuelve a la ciudad de Jerusalén, versículo dieciocho. La aldea de Betania se hallaba ubicada a tres kilómetros de Jerusalén en la ladera oriental del monte de los olivos, probablemente Jesús señaló ese monte, que en realidad es una montaña de tres elevaciones).   

2º) La fe nos lleva a cosas más grandes (aquí vemos la transición desde secar una higuera hasta trasladar un monte).    

3º) La fe nos hace hablar diferentes. (Jesús les dijo: “si dijereis a este monte quítate, será hecho”, la fe en el Señor nos lleva a hablar de manera diferente, pues declaramos nuestra confianza en el poder de Dios y en sus promesas).   

c) La fe determina o fortalece nuestra comunión con Dios (Mateo 21:22).   

Nota: Aquí vemos que nuestra comunión con Dios es alimentada por nuestro nivel de fe, si lo hacemos “creyendo” veremos la respuesta del Señor, nuestra fe debe ser declarada en nuestras oraciones, evitemos entonces oraciones lastimeras y “quejabanzas”, que no producen milagros de Dios, antes nos hunden en el fracaso.  

Reflexión final: Jesús conoce nuestra nuestras luchas y necesidades, y él quiere que lo busquemos y que lo hagamos con fe, porque el Señor quiere moverse a nuestro favor, permitamos su acción sobrenatural orando siendo guiados por su Espíritu y veremos las maravillas del Señor en nuestra vida.   

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: “CON JESÚS PODEMOS VENCER”.   



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada