Ads 468x60px

LA CONFIANZA EN DIOS

LA CONFIANZA EN DIOS
Introducción: Cuando transcurre el tiempo y no vemos la respuesta de Dios surgen muchas preguntas ¿Será que Dios me oye? ¿Será que Dios me ayudar con esto? O podemos concluir “Creo que al final todo va a salir mal”. Pero Dios siempre tiene en Sus manos la respuesta y el mejor final, la última palabra la tiene el Señor. Decidamos confiar en el poder de Dios…    

LA CONFIANZA EN DIOS

1) La misericordia de Dios es esperanza para el hombre (Juan 5:1-2).

Nota 1: Jesús sube a Jerusalén a una fiesta judía (recordemos que la palabra fiesta indica encuentro cultico). La palabra Betesda significa: Casa de misericordia, y nos recuerda ese amor y misericordia de Dios por sus hijos. La Biblia nos añade que el estanque estaba cerca a la puerta de las ovejas, por allí entraban las ovejas al sacrificio que se hacía en el templo, entonces todo esto nos recuerda la misericordia y amor de Dios que llevó a Jesús como oveja al matadero (hablamos de Su sacrificio por nosotros).

Nota 2: De hecho nos dice también que tenía cinco pórticos y el número cinco en la Biblia representa la gracia de Dios sobre la debilidad humana (vemos en todo esto la misericordia de Dios sobre el hombre necesitado). Te invito a leer: “La segunda tentación de Jesús en el desierto”.          

2) A veces nuestra confianza está en el lugar o persona equivocada (Juan 5:3-4).

Nota 1: No hay pruebas o evidencias ciertas del descenso milagroso de un ángel allí. Había si una historia que se había generalizado popularmente y los afligidos por diversas enfermedades iban con esperanza y fe en ese famoso descenso angelical. Vemos también que ni el mismo Señor Jesús lo confirma. Pero aun así muchos ponían su confianza en el estanque Betesda.

Nota 2: En realidad el sanador y salvador es Jesucristo nuestro Señor, pero a veces depositamos nuestra confianza en el familiar o amigo que me va a ayudar, o en la institución o dinero que me va a llegar, o en fulano que hablará con el gerente para ascenderme, etc. Pero nuestra confianza debe estar puesta en Jesús pues él nunca nos fallará.      


3) Es Jesús la esperanza ante el fracaso humano (Juan 5:5-7).    

Nota 1: Éste hombre llevaba treinta y ocho años paralítico. No sabemos si esto se debía a un accidente, a una enfermedad, una dificultad en el período de gestación o en el parto. Durante treinta y ocho años éste hombre ha vivido bajo un manto de culpabilidad (pues para el pensamiento judío éste hombre había pecado y por eso su condición), seguramente su situación económica era crítica, había procurado su sanidad sin resultados, sus esfuerzos eran estériles, además estaba sólo pues él expresa: “no tengo quien me meta en el estanque”. Creo entonces que no tenía esposa, ni hijos; entonces su condición de vida y visión de futuro era bien difícil y oscura.

Nota 2: Hay personas que espiritualmente no pueden avanzar, no pueden caminar, están atados o amarrados a algo o a alguien. Son como cadenas o ataduras que durante años (en éste caso 38) han afligido su vida y no han experimentado la libertad en Jesús. Otros están ciegos espiritualmente y no pueden ver para avanzar, no pueden ver cómo o por donde el enemigo quiere atacar. Imagínate un boxeador ciego… terminaría siendo víctima de su contendor. Pero Jesucristo ha venido para deshacer las obras del diablo y dar vista a los ciegos.                 

Nota 3: La Biblia nos dice: “Cuando Jesús lo vio”, éste hombre esperaba un ángel pero quien llega es el mismo Señor Jesucristo. Y le pregunta ¿Quieres ser sano? Podemos pensar que la pregunta era ilógica, pero Jesús lo hace para ver su grado de fe y esperanza, pues a veces hay quienes con el tiempo pierden la fe y esperanza en Dios, y dejan de creer en el milagro.     

4) Camina en la palabra de Dios (Juan 5:8-9).   

Nota 1: El Señor Jesús le indica tres acciones que debe hacer: “Levántate – toma tu lecho – anda”, vemos entonces que él tenía que hacer algo, no sólo es confiar en Dios, debemos avanzar en su dirección. El Señor no lo hizo por él, éste hombre tenía que hacer su parte. Entonces no le dejes todo a Dios, haz lo que te corresponde.

En las palabras que usó Jesús podemos ver varias cosas: “Levántate” (quizá sea una palabra de Dios para nosotros hoy, tal vez debemos levantarnos ¿de qué? Quizá de la derrota, tal vez de la rutina, a lo mejor de la pereza espiritual… “Levántate” te dice Dios hoy.

Nota 2: También Jesús le dijo: “Anda”, ya no debía estar más allí postrado” era el tiempo de avanzar, de caminar hacia el propósito de Dios con él. Basta ya, es tiempo de avanzar, no nos excusemos más en los demás o en las circunstancias, o en los miedos y fracasos del pasado, avancemos. Pedro estaba cansado de echar la red, habían pescado toda la noche y no habían sacado nada, pero cuando Jesús le dijo “echad la red” él dijo en tu palabra lo haré y sacaron muchos peces. Anda, avanza, quizá te estas perdiendo las bendiciones que Dios te tiene preparadas.     

5) Confía en Dios y deposita tus preocupaciones en él (Juan 5:9b).   

Nota: Es muy interesante la última frase que nos añade el Espíritu Santo en la Biblia: “y era día de reposo aquel día”. Pues nos hace ver que el afán y la angustia no provocan los milagros, tampoco la preocupación. Éste milagro ocurrió en el reposo de Dios. Cuando logramos depositar en Sus manos las preocupaciones, las cargas y los problemas el Señor se encarga de todo, y como él lo hace no hay nadie que lo haga mejor.         

Conclusión: El Señor hará grandes cosas y maravillas por sus hijos, de éstos Dios espera fe y perseverancia. Levántate y anda, Dios está contigo.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada