Ads 468x60px

GOLIATH vs DAVID

Goliath vs David
Introducción: Además de ser hijos de Dios, somos soldados de su ejército. Mientras el Señor viene estamos librando una batalla espiritual, en la que él nos dio la victoria en la cruz del calvario. Algunas veces el enemigo se levanta para dañar y usa muchas cosas para engañar, pero en Dios somos más que vencedores. No importa cuán grande sea el gigante, siempre Dios será más grande. No importa cuántas armas traiga, el poder del Señor será mayor. No importa cuánto miedo genere Goliat, al final es tu fe en Dios la que triunfará…     


GOLIAT vs DAVID

1) Su estatura (1 Samuel 17:4).

Nota 1: Medía seis codos y un palmo. Un codo equivale a 45 cmts, es decir 2.70 mts, el palmo equivale a 22,5 cmts, entonces media 3 mts aprox. Recordemos que el número seis en la Biblia es número de hombre, indica imperfección, falta, el número dela bestia es 666, indica imperfección en su plenitud. Éste gigante infundía miedo al ejército de Israel (el miedo es una de las armas preferidas de satanás).   

Aplicación: El enemigo procurará hacernos ver los problemas más grandes que Dios, usará ciertas cosas para hacernos pensar que todo es tan difícil que es imposible hallar solución o tener la victoria.             

Nota 2: Su cuerpo estaba cubierto de bronce (1 Sam. 17:5-7), su armadura en total podía pesar unos noventa kgs, pero recordemos que en la Biblia el bronce representa juicio (nos habla del juicio que vendría sobre él a través de David, así como satanás fue derrotado en la cruz del calvario por Jesucristo nuestro Señor). En Cristo podemos vencer todo gigante, porque Jesús despojó a los principados y potestades en la cruz y nos dio Su autoridad.     

2) Sus palabras (1 Samuel 17:8-11).   

Nota 1: Las palabras tienen poder y el enemigo de nuestras almas lo sabe muy bien. Con palabras engañó a la tercera parte de los ángeles del cielo para rebelarse contra Dios, con palabras engañó a Adán y Eva para que se rebelaran contra la voluntad de Dios, satanás es llamado en Apocalipsis “el que engaña al mundo entero”. Es mentiroso y padre de toda mentira, y esta labor la hace a través de las palabras. Pone en duda el poder de Dios, y muestra siempre el fracaso, trayendo así miedo y estancamiento. Goliat significa: desterrado (sin tierra), el que vive peregrinando, revolución. Es muy interesante ver que Goliat es de Gat, palabra que significa: prensa o tanque de vino (nos recuerda que el vino hace perder el juicio o la capacidad para discernir los planes ocultos del enemigo).         

Nota 2: Goliat usa sus palabras en momentos críticos para hacer retroceder al hijo de Dios: 1 Sam. 17:42-44, usa la ofensa, el menosprecio, la burla, ofende tu fe en Dios para que renuncies a tu certeza de victoria en Dios. Así como nuestra fe está basada en la Palabra de Dios, el diablo usa sus palabras para desvirtuar nuestra confianza en el Señor.

3) Jabalina, lanza y espada (1 Samuel 17:6-7, 45a).  

Nota: Sus armas eran grande y pesadas, experto en el uso de ellas, pues era un hombre de guerra. La jabalina era arrojadiza, la lanza también pero era más pesada y grande que la jabalina, y la espada era para el combate cuerpo a cuerpo. Es interesante que la Biblia nos diga que la espada del Espíritu es la palabra de Dios, también nos dice que el enemigo nos lanza dardos de fuego (flechas ardientes). Dios nos ha dado armas espirituales para derrotar al enemigo, siendo la más importante el amor verdadero.       

4) David era un adorador, un hombre de fe y valiente (1 Samuel 17:45-47).      

Nota: La Biblia nos enseña que David adoraba a Dios mientras cuidaba las ovejas de su padre, era un joven valiente pues hacía huir o se enfrentaba al oso o al león que venía para comerse las ovejas. Pero a pesar de esas destrezas su confianza estaba basada en Dios: 1 Samuel 17:37. Sobre el ejército de Israel había caído un manto de incredulidad, y por tanto los envolvió el miedo, pero David no permitió que la incredulidad ni el miedo gobernaran su corazón. Confiado en el poder de Dios avanzó contra Goliat y obtuvo la victoria, fue honrado por Dios, Israel salió vencedor y Dios fue glorificado.          

Conclusión: No permitamos que el enemigo se lleve la victoria que es nuestra. Aunque el gigante sea grande, mayor siempre será Dios, aunque escuchemos voces que quieran infundir incredulidad y miedo, la voz de Dios será más fuerte. Sus palabras son poderosas, sus promesas son el en sí y amen, Dios no miente. Avanza, no renuncies, usa las armas espirituales y Dios mostrará Su gloria a través de ti.
(Escrito por pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer: “EL PROPÓSITO DE DIOS SE CUMPLIRÁ EN MI VIDA”.  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada