Ads 468x60px

DIOS ESCUCHA Y RESPONDE NUESTRAS ORACIONES

DIOS ESCUCHA Y RESPONDE NUESTRAS ORACIONES
Introducción: Muchas veces por causa de nuestras emociones podemos concluir “Dios no me oye”. Pero Dios no desecha la oración de Sus hijos, él es el mejor padre y sabe qué hacer y cuando hacerlo. Confía en él, Sus promesas con ciertas y verdaderas. Él escucha y responde tus oraciones, por eso dice la Escritura: “Clama a mí y yo te responderé”…    

DIOS ESCUCHA Y RESPONDE NUESTRAS ORACIONES

1) Aunque los problemas se incrementen (Éxodo 5:15-21).  

Nota 1: Recordemos que para este momento el pueblo de Israel trabaja para faraón construyéndole ciudades de almacenamiento, bajo un fuerte ritmo de trabajo y en condiciones difíciles. Moisés y Aarón enviados por el Señor se presentan ante faraón para que deje ir a Israel, pero ante esta petición éste decide aumentar el trabajo de los hebreos, pues la paja que antes les facilitaba para hacer los ladrillos, ahora debían los hebreos buscarla.

Nota 2: Éxodo 5:22a. Ante todo esto Moisés busca a Dios, que es sin duda la mejor opción. Podemos salir corriendo ante los problemas y abandonarlo todo, pero lo correcto es ir a la presencia de Dios. Allí recibiremos la dirección del Señor y Su respaldo para actuar. 

Te invitamos a leer: “Bosquejos bíblicos”.     

2) En la comunión con Dios somos fortalecidos.

Nota 1: Moisés y Aarón son ahora señalados como culpables de esta situación. Recordemos que ellos estaban haciendo la voluntad de Dios, y que fueron enviados por el Señor. Esto nos recuerda algo muy importante que debemos tener presente: el hecho de que estemos haciendo la voluntad de Dios, no significa, ni implica, que estaremos exentos de adversidades, dificultades e incomprensión.

Nota 2: Consideremos por ejemplo el caso de nuestro Señor Jesucristo, quien “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo” y “nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca”, sin embargo fue calumniado, rechazado, ofendido, resistido y traicionado. En la comunión con su Padre Celestial el Hijo era fortalecido para perseverar y vencer la oposición, la tentación y los dardos del diablo. Cuando su alma estaba triste hasta la muerte antes de la cruz, fue a orar al huerto de Getsemaní, y allí el Padre envió un ángel para fortalecerle, porque en la comunión con Dios somos fortalecidos.   


3) Buscar a Dios es sabiduría del hombre (Éxodo 5:22a).

Nota 1: El texto nos dice que “Moisés se volvió a Jehová”, nos habla de la oración, de buscar a Dios, y es en realidad el camino correcto ante la adversidad o ante la incapacidad de asimilar la realidad de nuestro entorno. Sin embargo, las preguntas que hace Moisés a Dios reflejan nuestra humana reacción ante lo que pensamos es un fracaso o una equivocación, y entonces cuestionamos a Dios, su manera de actuar y murmuramos de Su voluntad; Moisés pregunta: ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Entonces allí Dios en Su amor nos hace entender y podemos ver nuestros errores y pecados.

Nota 2: Éxodo 5:22-23. Moisés además se culpa, pues dice: “desde que yo vine a faraón… ha afligido a este pueblo”; culparnos es la otra tentación en la que caemos cuando las cosas no salen como esperamos, pero esto no soluciona la situación, por el contrario la complica. Debemos buscar a Dios como hizo Moisés, pero con el objetivo de encontrar Su dirección y estrategia para salir en victoria, pues finalmente lo que procuramos es hacer Su voluntad.

Nota 3: Finalmente Moisés le dice al Señor: “y tú no has librado a tu pueblo”, culpar a Dios, es otra de las cosas que somos tentados a hacer ante los resultados adversos, esto es parte de nuestra herencia adánica, pues cuando Dios le pregunta a Adán por su desobediencia, éste le responde: “la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí”, notemos que no dice “mi esposa”, Adán dice “la que me diste”. Dios no tiene falla alguna (“es de sus hijos la mancha” Deut. 32:5), Dios no se equivoca, él siempre tiene la razón, continua sentado en Su trono y sus acciones son el resultado de Su amor.

4) Dios responde nuestras oraciones (Éxodo 6:1).

Nota 1: Dios no siempre responderá como yo quiero, o en el tiempo que deseo. Pero él oye la oración de Sus hijos y actuará conforme a Su voluntad, en el tiempo perfecto. Recordemos que las hermanas de Lázaro pensaban que Jesús había llegado tarde, le decían “si hubieses estado aquí antes, pero hace cuatro días murió, ya hiede Señor”. Pero Jesús se paró ante el sepulcro y dijo: “Lázaro, ven fuera” y el que había estado muerto salió, porque todo es posible para Dios. Ellas esperaban una sanidad, pero Jesús tenía una resurrección. Dios sabe lo que hace y cuando lo hace.  

Nota 2: Que hermosa frase: “Jehová respondió a Moisés”. Vemos pues que Dios no es indiferente al clamor de sus hijos. Dios le dice a Moisés que será testigo de Sus maravillas en medio de Egipto. Milagros como nunca serían realizados en tierra egipcia. Dios también le dice a Moisés: “he oído el clamor de mi pueblo. Diles que los sacaré de su cautiverio, y los llevaré a la tierra que les he prometido”. El Señor es fiel y cumple Sus promesas. Dios escucha y responde nuestra oración.      
             
Conclusión: En medio de las dificultades y adversidades, no cuestionemos al Señor, más bien acudamos con fe a Dios, él nos responderá, nos dará la fuerza para continuar haciendo Su voluntad superando los obstáculos. El Señor sabe lo que hace y a dónde nos lleva, prepara tu corazón porque Dios responderá a tu clamor.    

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)        

Te invitamos a leer: “ROMPIENDO LA MALDICIÓN”.    


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada