Ads 468x60px

UN CARÁCTER FORMADO POR DIOS

Un carácter formado por Dios
Introducción: Los grandes árboles no se hacen de la noche a la mañana. Todo esa grandeza es el resultado de un largo proceso, en el que no sólo han perseverado en el transcurrir del tiempo, sino en la fuerza que han debido desarrollar ante los fuertes vientos y grandes tormentas. La voluntad de Dios es que seamos a la imagen de su Hijo, por eso trabaja en nosotros cada día. Depositemos nuestra confianza en Dios plenamente, Sus manos son las mejores manos…     

UN CARÁCTER FORMADO POR DIOS   

1) LOS PLANES DE DIOS SON BUENOS (Hch. 13:21-22).   

Nota 1: Dios no es injusto, él es bueno y quiere llevarnos a Su bendición, él quiere que su plan en nosotros se cumpla. Lamentablemente como le sucedió a Saúl, a veces el corazón humano no se somete al Señor y los resultados son nefastos. Israel pidió rey como las otras naciones, pero no era la voluntad de Dios, sin embargo Dios les concedió rey, a Saúl, y éste no se sometió al Señor y su reinado fracasó (ese fracaso no fue el plan de Dios, fue el resultado de sus malas decisiones humanas).  

Nota 2: David fue honrado por Dios. Al considerar su vida vemos que fue un hombre que amó a Dios, y su corazón procuraba hacer la voluntad del Señor. Dios es amor, nos ama a todos, sin embargo hay corazones que se destacan por su amor al Señor (ejemplo: los discípulos de Jesús eran doce, pero Juan se destacaba por su amor a Dios). Te invitamos a leer: “La convicción que viene del Espíritu Santo”.        

2) FACTORES DE FORMACIÓN EN LA VIDA DE DAVID:       

a) La familia (1 Samuel 16:10-12).

Nota: Su padre lo menospreciaba y escondía, era rechazado por sus hermanos, era tratado con indiferencia, en ceremonias como estas no se le consideraba miembro pleno de la familia (posiblemente era David un desliz de su padre Isaí, Sal 51:5). Recordemos que la Biblia dice: “aunque mi padre y mi madre me dejaren, con todo Jehová me recogerá”. Los errores y equivocaciones de nuestra familia deben ayudarnos a crecer en amor, perdón e intercesión.     

       
b) Los siervos de Dios.    

Nota: En el caso de David fueron de bendición para su vida: el profeta Samuel y el profeta Natán, Samuel lo ungió y bendijo para el ministerio al que el Señor lo llamaba; y Natán fue su consejero y quien lo confrontó en amor. Son aquellos que nos impulsan y ayudan en nuestra formación como siervos de Dios y que también nos hacen ver nuestras equivocaciones y pecados.

c) Las autoridades (el rey Saúl), 1 Sam. 23:13.        

Nota: El rey Saúl quería matara a David, aunque tocaba para él y fue su siervo, “Saúl lo buscaba todos los días” la persecución fue intensa, pero Dios no entregó a David en manos de Saúl (luego no fue la astucia e inteligencia  de David, sino la protección de Dios la que lo mantuvo con vida). Durante ese tiempo David se fortaleció en adoración (hermosos salmos fueron escritos en éstas circunstancias), tomó buenas decisiones pues aunque pudo matar a Saúl dijo “no tocaré al ungido de Dios”, aprendió a no defenderse por si mismo sino a confiar en Dios, aprendió a esperar los tiempos del Señor (pues sabía que sería rey, pero en el tiempo del Señor).  
     
d) El desierto, 1 Sam. 23:14.    

Nota: El desierto es figura de soledad, escasez, silencio, es cuando no sabemos lo que está pasando, pero Dios nos guarda y sostiene, aunque no haya nadie, el Señor está con nosotros. El versículo 15 nos enseña que David se estuvo en Hores, en el desierto de Zif (es interesante que Hores significa: bosque, floresta y Zif significa: brillo, agradable, de buen aspecto; éste hermoso y agradable bosque estaba en medio del desierto, es decir en medio de la dificultad Dios envía su provisión y tiene cuidado de nosotros). 

e) La disciplina divina (por el caso de David con Betsabe y contra Urías). Dios nos ama a todos, pues somos sus hijos y precisamente por eso cuando le desobedecemos nos disciplina, todo esto dirigido a la formación de un carácter correcto que glorifique al Señor.    
    
f)   Los hijos y su esposa.     

Nota: Respecto a sus hijos podemos recordar que Absalón se rebeló contra él y le causó vergüenza y decepción. Su esposa Mical lo ofendió y menospreció según: 2 Samuel 6:15-16, 20-23. Hablamos de críticas ofensivas y palabras de menosprecio a la pareja, otras veces se hacen comparaciones, a veces se magnifican los errores y debilidades del otro, en otras ocasiones el ego se impone sobre el perdón y no se piensa en el otro.    

3) DIOS SIEMPRE TIENE LO MEJOR PARA SUS HIJOS: 1 Crón. 29:26-28.       

Nota: Dios honró y bendijo a David. Nos dice el texto que murió en buena vejez, de 75 años aprox. fue un hombre prospero, “lleno de gloria” L. B. Día “lleno de honores” y su hijo continuo en el trono. Con esto, hablamos de las bendiciones en la tierra, pero para la eternidad Dios le dio honores y privilegios, su nombre está asociado a la promesa mesiánica, pues Jesús es llamado hijo de David, y en Apoc. el mismo Señor Jesús lo dice: Apoc. 22:16.

Conclusión: Los planes de Dios son los mejores, aunque el mundo te ofrezca muchas cosas nunca serán comparables con lo que Dios tiene para ti. El Señor usará los medios y circunstancias necesarias para llevarnos al destino que ha planeado para nosotros. Gracias Dios por tu fidelidad.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer: “EL VENCEDOR COMERÁ DEL ÁRBOL DE LA VIDA”.  

1 comentarios: