Ads 468x60px

CUIDADO CON LAS MALAS DECISIONES

cuidado con las malas decisiones
Introducción: La Biblia está llena de ejemplos de buenas y malas decisiones, por ejemplo la decisión de Adán y Eva al tomar del árbol del bien y del mal trajo tristes y dolorosas consecuencias. Jesús tomó la decisión de someterse a la voluntad del Padre y vemos los buenos resultados. Nuestras decisiones hoy, son el origen del bien o malestar mañana. Por eso dice la Escritura: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tu caminos y él enderezará tus veredas” Prov. 3:5-6…  

CUIDADO CON LAS MALAS DECISIONES   

Génesis 16:1-2. Sarai mujer de Abram no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar. Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai.

1) EL ERROR DE ABRAHAM Y SARAI (Génesis 16:1-5).   

a) No te apresures, camina en los tiempos de Dios.        
                
Nota: Dios había prometido a Abraham una descendencia, y sería a través de Sarai. Pero ante diez años de espera, Sarai se impacienta y propone a Abraham buscar por su propia cuenta la solución a su situación. Con facilidad por deseos personales o porque consideramos que ha pasado mucho tiempo, terminamos haciendo las cosas a nuestra manera y en nuestro tiempo, y no en el de Dios.
                                 
b) No permitas que la presión social y los anhelos personales te lleven a desobedecer a Dios.          

Nota 1: Sarai le dice a Abraham que tome a Agar, sierva egipcia, para tener de ella hijos. Culturalmente en ése tiempo una sierva podía darle hijos a su señora (esta es una presión social y cultural; hoy día puede haber otras “presiones sociales” que de alguna manera afectan el matrimonio). Es interesante ver también aquí que Agar significa: extranjera (representa algo de afuera), huida (representa una solución apresurada ante su realidad). Cuídate de las malas decisiones.  

Nota 2: Observamos que Agar no era la esposa de Abraham, además era egipcia (es figura de alguien o algo externo al matrimonio que se infiltra en el hogar con nuestro consentimiento). Finalmente vemos que los resultados fueron dolorosos: conflicto intrafamiliar, Abraham no disfrutó ese hijo (Ismael luego fue expulsado del hogar) y ésta descendencia vino a ser enemiga de Israel. Las decisiones de hoy determinan el bienestar o malestar mañana.

             
2) LA EQUIVOCACIÓN DE ANANÍAS Y SAFIRA:      

a) Decisiones por vanagloria y no por amor (Hch. 4:36 – 5:5)        

Nota: Seguramente Ananías y Safira querían ser reconocidos por la comunidad, ser protagonistas, pero su corazón no era sincero con Dios, solo querían el reconocimiento y admiración de los demás. Querían ocupar los primeros lugares, y que todos hablaran de lo que hacían, de cuanto amaban la iglesia. Pero, en su corazón la codicia y el egoísmo los llevo a mentir no solo a los apóstoles, sino al más importante, a Dios. Ellos se pusieron de acuerdo para sustraer del precio, y traer otro valor a la iglesia. Ellos pensaron que podían engañar a Dios y salir bendecidos. Evitemos las malas decisiones.     
            
b) La sabiduría de Dios edifica la casa (Prov. 16:16-18).      

Nota: La sabiduría de Dios nos llevará a tomar buenas decisiones, nos ayudará a apartarnos del mal, y a mantener un corazón humilde delante de Dios, corazón que reconoce su condición y necesidad del Señor.  

Conclusión: Dios quiere guiar a sus hijos, guardarlos del dolor, y enseñarles el camino correcto. Él nos ha dado Su Espíritu para darnos testimonio y Su paz para ayudarnos a distinguir que es bueno y que está mal. Es necesario orar por la protección de Dios sobre nuestro hogar, y también ejercer un sano discernimiento para no permitirle al enemigo dañar nuestra familia. Dios quiere guiar a sus hijos para que tomen las mejores decisiones.     

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer: “UN TESORO EN VASOS DE BARRO”.   

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada