Ads 468x60px

BUSCA A DIOS A PESAR DE…

Busca a Dios a pesar de...
Introducción: Muchas cosas pueden afectar nuestra vida cristiana, pero si algún error grande podemos cometer es dejar de buscar a Dios. Recordemos lo que dijo Pedro: “a donde más iremos, si sólo en ti tenemos palabras de vida eterna”. Dios es nuestra fuerza, escudo y aliento, cuando nos alejamos de él aparece entonces la debilidad, el temor y el desánimo. ¿Entonces qué debemos hacer? Acerquémonos confiadamente ante el trono de Su gracia para hallar misericordia y oportuno socorro…  

BUSCA A DIOS  A PESAR DE…   

1) BUSCA A DIOS A PESAR DE LA ADVERSIDAD (Apocalipsis 1:9).

a) Juan vivió tiempos de oposición y persecución.     
                
Nota: En el primer siglo de la iglesia hubo persecución contra ésta, el libro de los Hechos nos dice que el apóstol Jacobo murió a espada, la historia nos enseña que el emperador romano Tito profanó y destruyó la ciudad y el templo de Jerusalén en el año 70. Por testimonio de la misma Escritura vemos que la jerarquía religiosa judía perseguía a los cristianos (por ej: muerte de Esteban).     
                          
b) Juan estaba en un lugar difícil. 

Nota: La isla de Patmos es una la isla griega. Isla del Mar Egeo a cien kms de la ciudad de Éfeso. Roma la tenía como isla prisión y lugar de destierro. El apóstol Juan había sido enviado allí por predicar el evangelio, por ordenes del emperador Domiciano. La isla es volcánica, con escasos árboles, rocosa y con muy pocos cultivos hoy día. Probablemente habitó en una cueva, sin comodidades, y privado de muchas cosas. Estuvo allí dos años aproximadamente. Te invitamos a leer: “Caín y Abel”.     

c) Juan estaba solo en la isla.

Nota: Nadie le acompañaba, Juan estaba solo. A veces experimentamos la soledad… Juan pudo haberse sentido decepcionado o traicionado, pues había fundado iglesias, había hecho muchos discípulos, dejó a sus padres para servir a Dios, pero allí estaba sólo y abandonado. Pero Dios no lo había abandonado, él realmente no estaba sólo, Dios estaba allí y tuvo cuidado de él.     

d) Juan era un anciano y quizá esperaba ir al cielo.

Nota: El apóstol Juan tenía aproximadamente 90 años de edad, cuando recibe ésta revelación, y muere a los 96 años en la iglesia de Éfeso. Aquí podemos ver que para Dios es más importante la disposición que la edad. Es interesante ver a lo largo de la Biblia como Dios usa a muchos de sus siervos de avanzada edad y de una manera gloriosa (pues Dios no desecha nadie, él toma lo vil y menospreciado del mundo para avergonzar a los fuertes y sabios).  


2) BUSCA A DIOS Y SU PODER TRANSFORMARÁ TU VIDA Y TUS CIRCUNSTANCIAS (Apocalipsis 1:10-13).       

a) Buscar a Dios es una decisión.    

Nota: Consideremos todas las adversidades de Juan, pudo haber decidido no buscar a Dios. Simplemente dejar que las cosas pasaran, pero vemos a un hombre buscando al Señor, por eso dice: “yo estaba en el Espíritu” su búsqueda fue de tal manera que su espíritu humano se integró con el Espíritu Santo, y tiene una experiencia gloriosa. Nos añade el texto: “en el día del Señor” el día domingo, así lo practicó la iglesia primera. Aunque Juan estaba sólo y muy lejos, allí guardo el día para el Señor.  
       
b) Dios renueva las fuerzas de sus hijos (Apoc. 1:17-18).   

Nota 1: Ante la gloria de Jesucristo Juan desfallece, recordemos que éste era el apóstol más cercano al Señor cuando estuvo en la tierra, se recostaba en su pecho, pero ahora cae postrado en su presencia, pues es Cristo resucitado con toda autoridad, gloria y poder.

Nota 2: El Señor Jesús pone su diestra sobre Juan (me imagino que en su espalda pues él esta postrado a los pies del Señor), la diestra es figura de poder y autoridad. Entonces Jesús lo ministra con su poder, restaurando sus fuerzas; es muy interesante que además de tocarlo con su diestra le da una palabra: “No temas”. El Señor quita todo miedo del corazón de Juan, por eso le dice: “yo estuve muerto y vivo para siempre… yo tengo las llaves de la muerte y del Hades, no tengas temor yo he vencido”.    

c) Dios restaura los dones, el ministerio y la comisión (Apoc. 1:11, 19).   

Nota 1: Mientras quizá Juan pensaba que allí moriría, que ya había cumplido su ciclo ministerial, Jesús de manera implícita le está diciendo: “Juan de aquí saldrás, y llevarás mi mensaje a la siete iglesias de Asia. Ahora prepárate, porque escribirás el último libro de mi palabra, escribirás el Apocalipsis, Juan te mostraré lo que está sucediendo en mi iglesia ahora, y las cosas que vendrán sobre la tierra en los tiempos finales”.

Nota 2: Juan salió de allí a llevar éste mensaje, y también pastoreó por varios años la iglesia de Éfeso y allí murió. Entonces la isla de Patmos no era el fin de Juan, sólo era una etapa más en su vida.            

Conclusión: Juan no renunció, ni murmuró contra Dios, al contrario buscó al Señor, y en Su presencia comprendió que todo eso era una etapa de su vida, que Dios no había terminado con él, que un mundo entero necesitaba el mensaje, y que iría a dirigir la iglesia de Éfeso. Dios tiene cosas grandes para ti.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:EL PROFETA JONÁS Y SU DESOBEDIENCIA”. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada