Ads 468x60px

JESÚS RESTAURA LAS FAMILIAS

JESÚS RESTAURA LAS FAMILIAS
Introducción: Las familias pasan por diversas etapas, unas buenas y felices, otras no tan buenas y tristes. A veces el matrimonio sufre una ruptura, los hijos se apartan del camino correcto, llega la ruina económica, o una grave enfermedad, etc. Sin embargo, en todos estos casos debe ser Dios nuestro guía, fortaleza y fuente de sabiduría. Jesús caminó por Galilea sanando, salvando y restaurando hoy día sigue haciendo lo mismo, pues él no cambia. Jesús restaura hogares, matrimonios y familias, de manera que podamos decir: “yo y mi casa serviremos al Señor”… 
  
JESÚS RESTAURA LAS FAMILIAS   

1) SEGUIR A JESÚS ES FUNDAMENTAL (Lucas 7:11).   

Nota: La multitudes seguían a Jesús por varias razones:
a) Le reconocían como el Mesías,
b) Por su poder para hacer milagros,
c) Por los milagros de provisión que hacía (por ej: la multiplicación de los peces y los panes),
d) Por su poder restaurador (él sanaba paralíticos, leprosos, endemoniados, etc).

Lo que claramente nos enseña la Biblia es que separados de Dios nada podemos hacer, sin él todo es más difícil, Pedro le dijo: “Señor, a donde más iremos, si sólo tú tienes palabras de vida eterna”, por eso debemos seguir  Jesús, él es el camino, la verdad y la vida. Te invitamos a leer: “Jesús transforma tu crisis”. 
   
2) A VECES LAS SITUACIONES ADVERSAS EMPEORAN (Lucas 7:12).       

Nota 1: El difunto era “hijo único de su madre” (era un joven y seguramente sostenía el hogar); su madre era viuda (en las Sagradas Escrituras generalmente el término viuda hace referencia a una mujer que habiendo perdido a su esposo ha quedado en la indigencia (es decir con severas dificultades para su sostenimiento). Perder a su esposo ya había sido muy duro, pero ahora además pierde a su hijo.

Nota 2: A veces la crisis o dificultad en casa empeora, pero Dios es fiel y no desampara a sus hijos. Recordemos que cuando la viuda de Sarepta  de Sidón atravesaba la sequía y pensaba que ya iba a morir con su hijo, Dios envió la provisión a través de  Elías. Aunque la prueba sea difícil, Dios no abandona a su pueblo, él tiene cuidado de sus hijos. Jesús restaura las familias.    

       
3) ES VITAL CONFIAR EN LA BONDAD DE DIOS (Lucas 7:13).       

Nota 1: Aquí vemos el amor de Jesús por la humanidad (por ese amor entregó su vida para salvación nuestra), él se compadeció de la viuda, Jesús no fue indiferente a su tristeza y dolor, como a veces el enemigo quiere hacernos pensar. Dios tiene cuidado de sus hijos.  

Nota 2: Nos dice el texto que además le dijo: “no llores”, él la consoló, recordemos que las Escrituras nos dicen: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo… el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones”, también nos dice la Escritura que el Espíritu Santo es nuestro consolador, entonces el Hijo consuela, el Padre consuela y el Espíritu Santo también, los tres consuelan al creyente, porque sabe Dios que aunque seamos sus hijos a veces pasamos por tribulación, y necesitamos su ayuda.  

Nota 3: Confiemos en Dios él sabe que es ser tentado, Jesús lo vivió, él sabe que es estar cansado, sabe que es una traición, sabe que es la soledad e incomprensión, por eso tal sumo sacerdote nos convenía, Jesucristo nuestro Señor, uno en quien podemos depositar todo nuestro corazón, él no nos fallará.
   
4) LA FE CONFÍA EN LA OMNIPOTENCIA DE DIOS (Lucas 7:14).      

Nota: Aquí podemos ver varias cosas muy importantes:

a) “tocó el féretro”: la Ley impedía esto, pues provocaba impureza ritual y en su condición de Maestro de la Ley debía evitarlo con mayor razón. Pero lo hizo para demostrar que él tiene poder sobre todas las cosas, incluso sobre la muerte.

b) “Y dijo”: aquí debemos destacar el poder de Su palabra, en todos los milagros de los evangelios que Jesús hizo, siempre la palabra estuvo presente, porque la Palabra  de Dios está cargada de poder, por eso el Señor dice: “la palabra que sale de mi boca cumplirá aquello para lo cual es enviada”.

c) “Levántate”: el joven había muerto, todo se había acabado, pero allí estaba Jesús y eso es lo más importante. No importa que haya pasado, él te dice: “Levántate”.  

d) Jesús tiene el poder para restaurar lo que se ha perdido (vrs. 15).

e) La obra  de Dios en medio nuestro debe producir nuestra alabanza, temor  de Dios en el corazón y reconocimiento de su poder y amor (vrs. 16-17).

Conclusión: Dios no ha cambiado él sigue haciendo milagros, él tiene el poder de transformar nuestra situación, confía en él y persevera, su mano poderosa se moverá a tu favor. Jesús restaura las familias.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).  

Te invitamos a leer: DIOS RECOMPENSA LA FIDELIDAD.    

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada