Ads 468x60px

SOMOS MÁS QUE VENCEDORES

SOMOS MÁS QUE VENCEDORES
Introducción: Si hay una escena triste es ver volver a un guerrero de la batalla cuando ha perdido. Con cierta frecuencia vemos esa escena en el pueblo de Dios, matrimonios quebrados, hijos heridos, finanzas destruidas, liderazgos fracasados, creyentes que renuncian a sus sueños, etc. Pero Dios desea restaurar y llevar a sus hijos al destino que les ha preparado, en Cristo somos más que vencedores…    

SOMOS MÁS QUE VENCEDORES

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó” Romanos 8:37. Ante las dificultades, crisis y oposición de las tinieblas debemos tener presente ésta Palabra de Dios. Veamos ahora algunos principios fundamentales para caminar en esa victoria en Cristo:    

1) LA LIMPIEZA ES FUNDAMENTAL (2 Crónicas 14:1-5).   

Nota 1: Nuestro Dios es santo y espera de sus hijos santidad. La santificación es un proceso en el que Dios paso a paso nos va revelando aquellas cosas que tenemos que abandonar, y cuando lo hacemos entonces alcanzamos santidad en esa área. Un soldado de Dios no puede guardarle cosas al enemigo ni recibir de él dádivas o regalos.

Nota 2: Asa derribó los altares y lugares altos, también las imágenes (del hebreo “Massebot” eran pilares de piedra que se creía contenían los dioses locales de la fertilidad: los baalim) y destruyó los símbolos de Asera (cuyo culto era altamente inmoral). Es necesario derribar todas éstas cosas en nuestro corazón. Te invito a leer: “La transformación de Juan el apóstol de Jesús”.            

2) LA PREPARACIÓN Y EQUIPAMIENTO ES MUY IMPORTANTE (2 Crón. 14:6-8).

Nota 1: La Biblia nos enseña al final del versículo 5 que “estuvo el reino en paz bajo su reinado”. Pero esa paz fue aprovechada por el rey para edificar ciudades fortificadas, y conformó un ejército de soldados bien armados y diestros para la batalla. Nos habla de crecer integral y diligentemente en Dios.          

Nota 2: No podemos ignorar la importancia de prepararse, capacitarse, y adiestrarse para la batalla. Las torres en los muros nos habla de la importancia de ver (discernimiento) los posibles ataques, las puertas nos recuerdan cubrir posibles entradas del enemigo, y las barras son figura de la fortaleza del cristiano. Asa no tenía miedo, él estaba creciendo y fortaleciéndose.  


3) IDENTIFICA EL ENEMIGO Y LAS ÁREAS VULNERABLES (2 Crón. 14:9). 

Nota 1: El versículo nos describe algunas cosas respecto al enemigo de Asa, veamos:

a) Su nombre Zera significa: levantamiento, brote (es un invasor, un enemigo que se levanta).

b) Etíope: término que significa “quemado” hace referencia a una región egipcia, descendiente de Cus (hijo de Cam que habitó en Etiopia). Indica oposición, Egipto es figura del mundo, aquello que te quiere apartar de Dios.

c) Zera Viene con un millón de hombres y 300 carros, mientras que Asa tenía 580.000 mil hombres y sin carros (un ejército mucho más grande y mejor armado). Físicamente Zera infunde miedo y angustia. 

d) Maresa: término que significa posesiones, herencia, cima, cabeza. Ciudad de Israel, vigilante ubicada en la cima de la montaña (entonces significa “el que ve”) los centinelas advertían cuando el enemigo estaba cerca de Israel.

Nota 2: Espiritualmente hablando identifica qué se ha levantado contra ti, que o quien quiere invadir tu territorio y dañar lo que Dios te ha dado. No permitas que el miedo o la angustia te paralicen, confía en Dios y sigue adelante.        

4) DESARROLLA SEGURIDAD Y CONFIANZA EN DIOS (2 Crón. 14:10-11).

Nota 1: Asa reconoce que es Dios quien le dará la victoria, que Dios puede vencer con pocos o con muchos, el rey Asa ora diciendo: “Señor en tu nombre venimos contra este ejército”, como David dijo contra Goliat: “tu vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, más yo vengo en el nombre de Jehová de los ejércitos” y Goliat cuán grande era cayó a los pies de David. El Señor también nos dijo: “En mi Nombre echarán fuera demonios” porque hay poder en el Nombre sobre todo nombre: Jesucristo nuestro Señor.

Nota 2: Nuestra oración demuestra cuanto dependemos de Dios, cuanto confiamos en él. No es tu fuerza, ni tu capacidad, ni tus talentos, sino lo que Dios puede hacer a través de ti. Dios no ha cambiado él sigue haciendo milagros.        

5) PERMANECE EXPECTANTE ANTE LA OBRA SOBRENATURAL DE DIOS (2 Crón. 14:12-13).

Nota 1: La fe en Dios ve los milagros del Señor. El ejército que era dos veces más grande y con 300 carros ahora huye, y lo que era un gran problema se convierte en una gran victoria. Dios además bendice a su pueblo con “muy grande botín”, porque Dios recompensa la fe y esfuerzo de Su pueblo. No sólo veras la victoria sino que serás bendecido materialmente.

Nota 2: Por más de ciento setenta años los etíopes no volvieron a molestar a Israel, hablamos pues de una victoria para varias generaciones, los descendientes del rey Asa disfrutaron la paz alcanzada por ellos.            

Conclusión: Debemos confiar, perseverar y avanzar confiado en el poder de Dios. Para caminar en esa victoria que Dios nos ha prometido él espera obediencia de nuestra parte, fe y perseverancia. Recuerda en él somos más que vencedores.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)   

Te invitamos a leer:


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada