Ads 468x60px

JESÚS TIENE EL PODER PARA REPARAR LO QUE HA SIDO LASTIMADO

JESÚS TIENE EL PODER PARA REPARAR LO QUE HA SIDO LASTIMADO
Jesús tiene el poder para reparar para reparar lo que ha sido lastimado. A continuación compartimos apartes del primer capítulo del libro “Sanidad para el alma herida” (puedes tenerlo gratis siguiendo los pasos descritos al final de éste artículo). 
No importa el dañado causado por otros, o el daño causado por nuestra malas decisiones, cuando buscamos a Dios, él tiene misericordia y el poder para reparar lo que ha sido quebrado o lastimado. La Biblia está llena de ejemplos de personas que rechazadas, heridas en su corazón, lastimadas por su propia familia o traicionadas por sus hermanos, lograron acercarse a Dios y creer en Sus promesas, logrando así no sólo ser restauradas sino convertirse en poderosos instrumentos de Dios para bendición de muchos. 

Capítulo 1

DIOS PUEDE RESTAURAR LO DAÑADO…   

Ante las dificultades, crisis o tristes consecuencias de nuestras malas decisiones podemos optar por renunciar a la esperanza, a la fe o considerar que ya no podemos tener una nueva oportunidad. Podemos llegar a concluir que todo termino para nosotros y que sólo nos espera un oscuro y frio futuro. Pero Dios nos cambia la perspectiva de la vida y cuando pensamos que todo acabó, él dice aquí comienza. 

La Biblia nos relata un momento especial en la vida de Jacob: “Pero Esaú corrió al encuentro de su hermano Jacob y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron”. Génesis 33:4.

Jacob había huido de su tierra natal porque su hermano Esaú pensaba matarlo por haber usurpado su lugar y recibir de su padre Isaac la bendición. Habían pasado ya unos veinte años, y durante todo ese tiempo Jacob no vio a sus padres, estuvo lejos de sus amigos y perdió la amistad con su hermano Esaú.

Por dirección de Dios y con su propia familia, Jacob regresa a su tierra, pero su corazón está inundado de temor (Por veinte años luchó contra aquel miedo cuando pensaba en su familia y en su tierra). Su hermano Esaú viene a su encuentro con cuatrocientos hombres, y el temor de Jacob lo lleva a planear una estrategia para salvar su vida. Por eso envía a su familia delante de él con muchos regalos para apaciguar la ira de su hermano. Pero, la reacción de Esaú no fue de venganza, ni rencorosa, él salió corriendo a abrazar a su hermano Jacob (¿Cuántas veces el miedo nos hace imaginar momentos dolorosos y trágicos, o nos lleva a planear estrategias innecesarias y vergonzosas?).

EL PERDÓN DERRIBA LOS MUROS: 

Es interesante lo que nos dice el texto bíblico: “los dos lloraron”, esas lágrimas expresan el resultado de una labor divina en sus corazones, Dios había trabajado con Jacob (pues a pesar de sus miedos, había regresado) y con Esaú (pues ya no tenía en mente matar a su hermano). Hay circunstancias de nuestro pasado que por estar ligadas al dolor no quisiéramos recordar o tener que enfrentar de nuevo, es aquí donde nuestro Sanador, Jesucristo el Señor, manifiesta su poder y amor, conduciendo al ser humano al genuino perdón…


Te invitamos a adquirir éste interesante libro en la siguiente dirección: LIBRO SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA  (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)   


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada