Ads 468x60px

IMPORTANCIA DE UNA SANA AUTOESTIMA

UNA SANA AUTOESTIMA
Introducción: Las metas en nuestra vida y la visión de nuestro futuro están determinados en gran medida por nuestra autoestima. Vemos por ejemplo que Gedeón no creía que Dios lo pudiera usar poderosamente, y cuando el Señor lo envió dijo: “mi familia es pobre, y yo soy el menor en mi casa”. Pero todo cambió cuando Dios le dijo: “Ciertamente yo estaré contigo”. Esto nos recuerda que no se trata de nosotros, sino de lo que Dios puede hacer. El más grande enemigo de los israelitas para conquistar la tierra prometida no fueron los gigantes sino su poca fe y su baja autoestima…  
     
IMPORTANCIA DE UNA SANA AUTOESTIMA 

1) Es muy importante valorar los beneficios de una sana autoestima o del concepto de sí mismo (Romanos 12:3). 

a) Una sana autoestima produce firmeza ante la corriente del mundo (Romanos 12:2).   
                
Nota: Cuidémonos de los extremos, es decir no debemos ser orgullosos ni permitir que los complejos de inferioridad no lleven a la depresión, incapacidad y aislamiento.  Debe haber un equilibrio, pues una autoestima herida, lastimada o débil es arrastrada por las corrientes del mundo (violencia, modas, tendencias, grupos, adicciones, etc).  
                                        
b) Una sana autoestima nos lleva a valorar a todos los miembros del cuerpo de Cristo (Rom. 12:4-5).      

Nota: Vemos entonces la gran relación entre el amor y la autoestima. El amor perdona, tolera, bendice, procura el bien del otro, etc. Entonces los faltantes de amor determinan profundamente la autoestima de las personas, y por ende afectan sus capacidades relacionales (Gadafi, Stanley, fueron líderes sicópatas que ordenaban matar según su estado de ánimo, sus gobiernos se caracterizaron por ser de sangre, fuego, y una gran crueldad. Ambos, al igual que otros gobernantes similares, tuvieron un gran faltante: la figura paterna). Los faltantes de amor en el seno familiar determinan o afectan la autoestima.

Nota especial: Te invitamos a adquirir nuestro segundo libro electrónico (ebook): “Sanidad para el alma herida”, es una herramienta útil para restaurar aquella áreas heridas o afectadas del corazón. Compuesto por temas como: sanidad para el alma, arrancando la raíz de amargura, principios para sanar el corazón, victoria sobre el resentimiento y el complejo de culpa, derrotando el miedo y la angustia, entre otros. Es además una herramienta para enseñar en la iglesia, grupos, retiros y seminarios. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ          

2) Una sana autoestima nos lleva a conquistar:      

a) La visión de vida está determinada por la autoestima (Números 13:31-33).   

Nota 1: Aunque Dios les ha prometido la victoria, su baja autoestima les impide subir a conquistar. Notemos reacciones en ellos como: “no podemos subir contra ellos”, “hablaron mal entre el pueblo”, “es tierra que traga a sus moradores” (mintieron y hablaron mal de la tierra que habían visto).  

Nota 2: Además respecto a la visión que tenían podemos preguntarnos:
Ø ¿Cómo ven los obstáculos? Ellos dicen: “Es pueblo de gigantes, de la raza de los gigantes”. Pero, recordemos que Goliat era un gigante y David lo venció.
Ø ¿Cómo se ven ellos mismos? Ellos dicen: “Éramos a nuestro parecer como langostas” (insectos). Pero Dios los veía como un poderoso ejército.   
Ø “y así les parecíamos a ellos” (conclusión de ellos mismos, determinada por sus propios miedos). Todos tenemos una imagen de nosotros mismos (se aloja en nuestra mente, ésta imagen o visión determina nuestro estilo de vida. ¿Cuál es tu imagen de vida? por todo esto es muy importante una sana autoestima.
     
b) Nuestra autoestima debe estar fundada en Dios (Números 14:6-9).  

Nota: Es muy importante que veamos algunas cosas en las palabras de Josué y Caleb: ellos no eran orgullos, estaban confiados en Dios. Tenían una mentalidad renovada (los cuatrocientos años de esclavitud no habían destruido la capacidad de soñar y creer que podían conquistar). Josué y Caleb conquistaron la tierra prometida, pero los demás espías murieron en el desierto, porque soñar y creer en el poder de Dios te lleva a alcanzar lo que él ha prometido.   

3) Una autoestima inapropiada conduce al fracaso   

a) Una baja autoestima no puede ver como Dios ve (1 Samuel 9:19-21)

Nota: En verdad la tribu de Benjamin era pequeña y su territorio también. Aquí Saúl es figura de aquellos que se limitan por sus padres o por su lugar de nacimiento. Saúl se veía a sí mismo pequeño, pobre, e incapaz; mientras que Dios lo veía como un rey y jefe militar del ejército de su pueblo. Saúl permitía que su origen limitara su futuro. Más adelante por verse pequeño precisamente no pudo vencer al gigante Goliat, mientras que David aunque era pequeño estaba confiado en el poder de Dios. No se trata del tamaño, sino de la fe en Dios.           

b) Una baja autoestima esconde los dones dados por Dios y camina al fracaso (1 Samuel 10:20-24).   

Nota: Saúl fracasó en su reinado, siempre busco la aprobación de los demás, precisamente por su baja autoestima. Recordemos también que él se escondió el día que Dios lo llamaba para ponerlo como rey de Israel. Por su baja autoestima siempre buscaba la aprobación de los demás, lo que era un impedimento para hacer la voluntad del Señor.   

c) ¿Quiénes somos? 1 pedro 2:9.

Nota 1: Somos “Hijos de Dios”, “linaje” termino traducido del griego “Genos” raíz de genética. Al ser sus hijos tenemos la genética de Dios. La restauración de la autoestima te lleva a vencer el miedo y la inseguridad. Por ejemplo Moisés a Dios le dijo: “Señor, soy tardo en el habla y torpe de lengua”… Pero años después en Deut. 32:1-2, se expresa de manera muy diferente, habla por el Espíritu, diciendo: “Escuchad cielos, y hablaré; oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi enseñanza”.    

Conclusión: Somos lo que Dios dice que somos. Permite a Dios que hable a tu corazón, que te hable como el Padre que es. El Señor te ama profundamente, tanto que dio Su vida por ti. No importa si te menospreciaron en la infancia, o en cuantas veces te dijeron en tu juventud “no sirves para nada”, Dios te creó con un gran propósito, eres un plan del cielo. Avanza hacia ese plan de la mano de Dios, y veras Su gloria a través de ti. Una de las bendiciones que Jesús trae a nuestra vida es una sana autoestima.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada