Un indio anciano dijo a su nieto: "hijo mío, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno es malvado: es la ira, la inferioridad, el resentimiento, las mentiras y el orgullo. El otro es benévolo, es la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, el perdón, la verdad". El niño pensó un poco y preguntó: "abuelo, que lobo gana?" el anciano respondió: el que alimentes. Definitivamente Dios espera que rindamos todo nuestro corazón…