Ads 468x60px

HUIR NO ES LA SOLUCIÓN DIOS TE AYUDARÁ

HUIR NO ES LA SOLUCIÓN DIOS TE AYUDARÁ
Introducción: Nos cuesta trabajo ver a Dios aún en las pequeñas cosas. El Señor usa diferentes medios, personas, circunstancias para moldear nuestro carácter, nuestros acontecimientos en la vida no son accidentes, las diversas etapas de nuestro caminar cristiano no toman por sorpresa al Señor. Aun en las consecuencias de nuestras malas decisiones debemos aprender. Por eso también a Jesús se le llama el Maestro, no sólo porque enseñaba y predicaba en vida terrenal, sino porque él siempre está enseñándonos. Somos sus discípulos, él nos está formando…     

HUIR NO ES LA SOLUCIÓN DIOS TE AYUDARÁ

1) Ante la adversidad huir no es la mejor solución (Génesis 16:5-6).  

Nota: Agar enfrenta un tiempo duro y difícil en su vida, su señora Sarai la oprime y la menosprecia, entonces Agar decide huir (como a veces nosotros ante las adversidades, huimos o pensamos hacerlo, pero debemos seguir el ejemplo de Jesús quien no huía, sino que seguía adelante en el poder del Espíritu de Dios). Algunos huyen a otros lugares como Jonás cuando se fue a Tarsis, otros se encierran en sí mismos negando o ignorando la situación. Te invito a leer: “El llamamiento de Jesús a Leví”.            
     
2) Dios está al tanto de las crisis de sus hijos (Génesis 16:7).

Nota 1: El Ángel de Jehová es Dios mismo, dice el texto que “la halló en el desierto”, ella huyó al desierto, vemos a Dios buscando, ubicando, siguiendo a sus hijos en medio de las crisis, en medio de las dificultades. Dios no abandona a sus hijos en el desierto (figura de dificultad, prueba, consecuencia de las malas decisiones). Señal de ése cuidado es que la misma Escritura nos dice que ella estaba junto a una fuente de agua en el desierto.    

Nota 2: A veces el hijo de Dios va al desierto por dirección del Señor (por ej: Jesús “fue al desierto llevado por el Espíritu” o Israel camino a Canaán), pero otras veces somos nosotros quienes nos metemos allí, cómo sucedió con Agar, el desierto es un lugar difícil para la vida, con suma escasez, lugar de soledad y muchas adversidades. Recordemos que cuando Jonás huyó todo se puso más difícil (la tormenta en el mar, las pérdidas de los marineros, Jonás en el vientre del gran pez por tres días, etc. Pero a pesar de todo esto Dios oyó la oración de Jonás, porque Dios está al tanto de sus hijos). Huir no es la solución Dios te ayudará.        


3) Apartarnos de la voluntad de Dios produce estancamiento (Génesis 16:7).   

Nota: “El camino de Shur” es una ubicación significativa, pues Shur significa muro, muralla tosca, pared, y nos permite reflexionar en aquellos tiempos cuando “caminamos” pero no avanzamos, es un estancamiento, aunque lleno de actividades. Esto sucede porque al alejarnos de la voluntad de Dios nos volvemos estériles, sin fruto. Caminamos pero un gran muro o pared espiritual nos impide avanzar ¿por qué? Porque Dios no está allí, porque queremos obligar a Dios a bendecir lo que él no está haciendo ni dirigiendo.      

4) Dios es paciente (Génesis 16:8). 

Nota: El Ángel del Señor le pregunta a Agar por su situación y su plan a seguir. Agar tiene un gran privilegio aquí, es visitada por Dios (Agar significa extranjera, no era del pueblo de Dios, pero el Señor estaba al tanto de ella), quien le expresa su deseo de escucharla, de saber cómo estaba, Dios estaba interesado en su dificultad e incluso en saber lo que pensaba hacer, y creo que Agar, al igual que nosotros, esperaba una respuesta del Ángel dónde fuera justificada y porque no, quizá una reprensión para Sarai por su manera de actuar. Recordemos que Jonás esperaba que Dios destruyera a Nínive (Nuestra manera de ver la vida a veces es tan distante de la manera en que Dios la ve, por eso debemos acercarnos a Dios y permitir que él nos enseñe).  

5) Con su amor Dios siempre nos enseña (Génesis 16:9).

Nota: El Señor pacientemente la oye, y luego le responde: “Vuélvete a tu señora y ponte sumisa bajo su mano”, respuesta que sorprende a Agar. A veces Dios nos dice lo que no queremos escuchar, pero el Señor sabe lo que hace en nosotros y en los otros, y todo lo hace motivado por Su amor, sólo debemos obedecer. Cada uno tiene experiencias diversas de vida, y en cada una de ellas Dios nos quiere enseñar. Agar estaba menospreciando a su señora (figura de autoridad) y Dios precisamente le dice: “ve y ponte sumisa bajo su mano”, Dios estaba trabajando también en su carácter.           

Reflexión final: Ante las crisis, lo primero que debemos hacer es buscar la presencia de Dios para recibir dirección, y no equivocarnos e ir por el camino del dolor, o estancarnos ante nuestra propia soberbia. Dios quiere conducirnos a su voluntad para nuestra bendición y honra de Su Nombre. Vemos pues que huir no es la solución, nuestro buen Dios nos ayudará.   

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada