Ads 468x60px

AVANZA DIOS ESTÁ CONTIGO

AVANZA, DIOS ESTÁ CONTIGO
Introducción: (Recuerda que si no puedes leer el tema completo sólo haz click en el título y aparecerá). Cuando Israel iba por el desierto no solamente murmuró por la dificultades en el camino, sino que varias deseo pensó y expresó su deseo de volver atrás, de volver a Egipto y no continuar hacia la tierra prometida. El diablo siempre aprovechará las circunstancias para atacar tu fuerza y tu estado de ánimo, pero Dios quiere entregarte lo que ha planeado para ti. Recuerda en él somos más que vencedores…    


AVANZA, DIOS ESTÁ CONTIGO
(Génesis 15:1).

1) Las tinieblas fracasan ante el poder de Dios.

Nota 1: La frase “Después de estas cosas” nos hace mirar atrás ¿Qué había sucedido? En el capítulo anterior Abram había enfrentado a quienes habían secuestrado a su sobrino Lot, familia y bienes. La batalla había sido intensa, pero finalmente Dios le dio la victoria sobre sus enemigos.

Nota 2: Abram derrotó a cuatro reyes cananeos: Génesis 14:1, 14-17, Canaán no sólo era la fuerza y potencia del momento, sino que era la cuna de la ciencia y el ocultismo, sus dioses eran innumerables, los nombres de estos reyes y sus tierras nos revelan sus prácticas y creencias, veamos los significados de éstos nombres:  

a) AMRAPHEL REY DE SINAR: significa uno que habla de secretos. Guardia de los dioses. Rey de Sinar es decir: Babilonia. Conocedor de los secretos de los dioses babilonios.

b) ARIOCH REY DE ELASAR: grande, alto, como león. Siervo de la diosa luna.

c) QUEDORLAOMER REY DE ELAM: "siervo de la diosa Laqamar" (diosa de Elam). 

d) TIDAL REY DE GOIM: Renombrado. Conocimiento elevado. Dirige un grupo de pueblos al norte de Babilonia, no identificados. 

Por encima de todos estos poderes ocultos Dios le dio la victoria a Abram. Nunca los poderes de las tinieblas, ni la crisis, ni los problemas serán más grandes que el poder de Dios. Avanza, Dios está contigo. Te invito a leer: “Jesús Alimenta a Cuatro Mil Personas”.        
     
2) El miedo es derrotado por la fe de Abram.

Nota: Inmediatamente después Dios habla a Abram y lo primero que le dice es: “No temas”. Frase que frecuentemente usó (y usa) el Señor para hablar a sus hijos y siervos, por ejemplo se lo dijo al profeta Jeremías, a Gedeón, a Josué el conquistador, a Pablo el apóstol, y hoy a nosotros. Aquí se lo dice a Abram, pues seguramente temía las represalias de los reyes cananeos que había derrotado, o temía su futuro, o quedarse sin hijo (ver Gén. 15:2-3), pero Dios que conoce el corazón de Abram, le habla fortaleciendo su fe. Abram tiene 85 años de edad aprox. y Dios fortalece su esperanza y le dice: mi plan contigo no ha terminado.  

3) Dios mismo es la garantía de nuestra protección.

Nota: Dios le explica a Abram porque no debe temer: “yo soy tu escudo”, algo así como: “aunque no tengas ejércitos como ellos, yo soy tu ejército” o “aunque no tengas corona como ellos, yo soy tu corona y poder”. La palabra escudo aquí, viene de un término hebreo que además traduce: defensa, protección, arma. Esto era Dios para Abram (y también para nosotros, pues el Señor no cambia). Procura habitar en la presencia de tu Dios y él se ocupará de tus enemigos.                  

4) Dios recompensa la fidelidad de sus hijos.

Nota 1: Ahora el Señor le hace una promesa: “tu galardón será sobremanera grande”. Al observar las Escrituras vemos que Dios anima a sus hijos (ejemplo que los padres debemos imitar), y lo hace de diversas maneras, en éste caso promete un “gran galardón” que traducido del hebreo significa: “multiplicación de la recompensa”, “gran salario”.

Nota 2: El Señor no sólo promete bendecirnos aquí en la tierra, sino que él trae galardón para sus hijos en su segunda venida: Apoc. 22:12-14, debemos perseverar y esforzarnos en Dios: 2 Juan 8, “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo” y Apoc. 3:11 “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”.      

Nota 3: En Génesis 15: 18 Dios hace un pacto con Abram, diciendo: “a tu descendencia daré esta tierra”, y podemos concluir entonces que las bendiciones, galardones, y recompensas que el Señor envía, no sólo son para nosotros, sino también para nuestra descendencia (hijos, nietos, bisnietos…). Tu fidelidad a Dios será recompensada en tu vida e incluso para tu descendencia. Avanza, Dios está contigo.                      

Reflexión final: Dios es nuestro escudo, nuestra fortaleza, por tanto debemos desechar el miedo, porque Dios está al tanto de todo, recordemos que uno de sus nombres es “Jehová de los ejércitos”. Continuemos en el camino de Su propósito, sin desmayar, él ha prometido bendecir. Adelante, los que avanzan son los que llegan a la meta. Si ha venido el desaliento, la desesperanza, la duda y aun el pensamiento o deseo de renunciar, Dios te dice hoy: “Avanza, yo estoy contigo, reten lo que tienes para que ninguno tome tu corona”.     

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada