Ads 468x60px

JESÚS TRANSFORMA LA VIDA

JESÚS TRANSFORMA LA VIDA
Introducción: Cuando Jesús apareció en tierras palestinas, hubo grandes cambios espirituales, sociales, religiosos, etc. Cuando su mensaje y presencia comienza a llegar a Asia, Europa, África, el poder transformador de Dios comienza a manifestarse en todo lugar trayendo avivamientos y multitudes se agregaban al Señor. Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre, por eso él sigue transformando nuestra vida…      

JESÚS TRANSFORMA LA VIDA

1)  LAS OBRAS DE JESÚS

a) Jesús es poderoso en todo lugar (Marcos 2:1; 3:1, 7)

Nota: En éstos versículos vemos al Señor actuar en diferentes lugares con gran poder. En la ciudad, en la sinagoga, en el mar, Jesús hace milagros, porque no es el lugar lo importante, sino quien está allí, en este caso el Todopoderoso Jesucristo nuestro Señor y cuando él está todo puede pasar.        
b) Jesús es Dios misericordioso (Macos 3:1, 3)

Nota 1: Éste hombre tenía una mano seca, encogida por parálisis, deformada, contraída e inmovilizada. La tradición judía dice que era albañil, otros, que trabajaba la piedra. Era una mano que él escondía o protegía, pero Jesús estaba allí y todo cambiaria. Te invito a leer: “Jesús libera a una mujer encorvada”.  

Nota 2: Aunque había otros en ésa sinagoga, Jesús se fijó en éste hombre. Seguramente fue a la reunión y no esperaba ese día su milagro, pero cuando tú perseveras y procuras Su presencia la bendición te sorprenderá en el camino. Nadie que sigue a Jesús termina con las manos vacías, porque él es bueno. Jesús transforma la vida.  
        
2)  LAS OBRAS DE LOS FARISEOS       

a) Acechan como una fiera (Marcos 3:2)
        
Nota: Como las fieras que asechan para cazar, ellos acechaban al Maestro para poder acusarle. Son aquellos que movidos por la envidia y el rencor sólo procuran hallar errores o equivocaciones en los demás para señalarlos y hacerlos ver menos que ellos mismos.


b) Su arma es la acusación     

Nota: El término acusación aquí es traducido de la palabra griega “katagoreo” que significa además: hablar en contra, acusar; esta actitud es demoniaca, porque la Biblia llama al diablo “el acusador de nuestros hermanos”. Esta es la atmosfera donde se engendran las calumnias y murmuraciones.  

c) Su corazón es duro (Marcos 3:4-5a)

Nota: Jesús sintió enojo, tristeza y dolor por la dureza del corazón de ellos (la palabra dureza es traducida del término griego “porosis” que hace referencia al cubrimiento con una piedra, un sinónimo de esta dureza es petrificar, que significa: convertir en piedra). Éste hombre tenía la mano seca, pero ellos tenían su corazón más seco aún, como una piedra. Vemos pues cómo el ritualismo religioso lo que hace es endurecer el corazón.    

d)  Su naturaleza es diabólica (v. 6).

Nota: La dureza del corazón llega  a tal extremo que empiezan a planear como destruir a Jesús. Podemos recordar aquí también como Caín mató a su hermano Abel. Un resentimiento no superado con el poder de Dios engendra sentimiento y planes no sólo de venganza sino aun de homicidio. Por eso el mejor arma es el amor de Dios, el cual nos lleva a perdonar y amar de corazón. 
   
3)  LA PRESENCIA DE JESÚS LO CAMBIA TODO 

a) Cristo es restaurador (Marcos 3:5b)    

Nota: Restaurar es una palabra traducida del griego “apokatastasis” que indica varias cosas: sanar, restituir, devolver, restablecer y poner en orden de nuevo. Éste hombre había sido lesionado integralmente, en su autoestima, en su capacidad de producción, en su servicio al Señor y seguramente era señalado por “estar bajo el juicio de Dios”. Pero el Señor restaura lo que ha sido dañado, Jesús trasforma la vida.    

b) Los corazones sedientos aman y siguen a Jesús (Marcos 3: 7-8).

Nota: Lo seguían judíos y gentiles (ciudades de Israel y de Fenicia), oían acerca de Él y de sus obras, pero lo querían conocer, “venían a Él” estos no pertenecían a la jerarquía religiosa de Israel, y seguramente la mayoría no eran de la aristocracia judía, pero viajaban algunos más de 100 kms. Ellos anhelaban un encuentro con el Señor Jesús aunque el camino era largo y tal vez difícil.        
          
Conclusión: cuando Jesús aparece en cualquier escena, todo es transformado con su poder, aunque el enemigo de nuestras almas y sus mensajeros quieran oponerse a las obras de Dios, Su poder siempre triunfará. Jesús sacia a los sedientos, restaura al necesitado da vida eterna al perdido, acércate a él y todo cambiará, Jesús transforma la vida.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada