Ads 468x60px

JESÚS ESTÁ VIVO ÉL RESUCITÓ

JESÚS ESTA VIVO ÉL RESUCITÓ
Introducción: La resurrección es fundamento de nuestra fe, Cristo resucitó y está a la diestra del Padre y volverá por Su iglesia, y también dice la Biblia “estaremos para siempre con el Señor”. Muchas situaciones difíciles pueden hacer pensar al creyente que Dios lo ha desamparado, pero en realidad el Padre celestial nunca quitó sus ojos de Jesús, de la misma manera Dios nunca descuida a ninguno de sus hijos. Jesús está vivo el resucitó…       

JESÚS ESTÁ VIVO ÉL RESUCITÓ

1) Algunas realidades hacen desfallecer la esperanza, Lucas 24:13-20.

a) La tristeza aparece cuando no podemos ver a Jesús, Lucas 24:15-17.      

Nota: La realidad era que Jesús había muerto, ya no estaba con ellos y esto había entristecido y desanimado a todos los discípulos. Es muy interesante ver que Jesús estaba caminando con ellos, pero no podían verlo como tal. Se habían olvidado de las promesas de la resurrección que él mismo Señor les había hecho.   
 
b) El desanimo aparece cuando concluimos que hemos fracasado, versículo 21.                      

Nota: Ellos dan por sentado que todo ha sido un fracaso, con pensamientos como: “nosotros esperábamos… creíamos que él era el redentor de Israel”, “teníamos la esperanza pero…” y ya han pasado tres días y nada ha sucedido, el desánimo aparece cuando pasa el tiempo y no se dan los resultados que esperábamos. Te invitamos a leer: Crucifixión y muerte de Jesús (Parte 1).     

2) Los discípulos de Jesús deben recordar y confiar en sus promesas.             

a) Despojémonos de la incredulidad de nuestro corazón, Lucas 24: 22-25.  

Nota: La incredulidad es un enemigo del poder de Dios, la fe es la atmosfera donde el Señor se manifiesta, la fe promueve la acción divina, por eso Jesús le dijo a Marta: “no te he dicho que si crees, veras la gloria de Dios?” El desánimo es el resultado de una crisis de fe, donde ésta no ha vencido. Es necesario recordar que la cruz precede la gloria, versículo 26 (principio que fue difícil de entender para los discípulos).   

b) Es necesario volvernos a la Palabra de Dios y restaurar la comunión con el Señor, versículo 27.               

Nota: La vida devocional nos fortalece ante las crisis de fe, nos da la victoria cuando nuestra fe es probada, ellos habían olvidado lo que la Escritura decía, habían olvidado lo que Jesús les había dicho. El desanimo produce amnesia bíblica en el cristiano, pues olvida las promesas de Dios; y vemos la paciencia del Maestro enseñando Sus verdades a los discípulos.  


3) Jesús restauró el corazón de sus discípulos.            

a) Jesús los acompañó, Lucas 24:15.                     

Nota: Vemos a Dios en ésta continua labor, buscando al hombre desde el principio. Vemos a Dios buscando a Adán, buscando a Caín, a Abraham, a Israel, Jesús desciende buscando al pecador, aquí Jesús acercándose a sus desalentados discípulos y “caminó con ellos”, y a nosotros todos los días nos llama para que caminemos con él… Jesús desea caminar con nosotros, como caminó Enoc con Dios, y a Dios le agradó tanto la compañía de Enoc que dice la Biblia: “Caminó,  pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”. Gén 5:24. Que Dios nos ayude a anhelar caminar con él, cómo él anhela andar con nosotros.    
      
b) Jesús escuchó la condición de sus corazones.      

Nota: Ante las preguntas de Jesús ellos le cuentan las razones de su tristeza y decepción, y él con paciencia escucha, esto es fundamental para restaurar la fuerza del corazón.  

c) Jesús los bendijo con su presencia, Lucas 24:28-31.

Nota: Poco a poco Su presencia fue restaurando sus desanimados corazones, y en un momento de intimidad (la cena), sus ojos fueron abiertos y vieron que era el Señor. No dejes de caminar con el Señor aunque no entiendas ciertas cosas, porque como resultado de tu intimidad con Dios, él te abrirá los ojos y te permitirá ver y entender lo que él ha hecho y lo que está haciendo.    

d) Jesús restauró la esperanza en sus corazones, Lucas 24:33-35.

Nota: Que tremendo cambio, los discípulos iban tristes, desanimados, con deseos de acostarse a dormir pues “se hacía tarde y el día había declinado”, pero ésta experiencia con Jesús resucitado, transformó su visión, pues dice: “levantándose en la misma hora…” iniciando la noche viajaron de nuevo a Jerusalén a contarle a los otros discípulos que habían visto a Jesús. Imagínate como lo contaban… su esperanza había renacido, el movimiento de Jesús no se había terminado, sólo había comenzado una nueva etapa, ahora nacería la iglesia de Cristo en la tierra y ellos serían los instrumentos de Dios para llevar el evangelio del Reino por todo el mundo conocido.

Conclusión: La resurrección del Señor Jesús es la columna de nuestra fe, y la más grande victoria sobre el diablo y sobre la muerte. Jesús al resucitar confirma que es Aquel que pueda dar vida a todo aquel que se acerque a Su presencia con un corazón manso y humilde. Jesús está vivo él resucitó.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada