Ads 468x60px

DIOS SANA LAS HERIDAS DEL CORAZÓN

DIOS SANA LAS HERIDAS DEL CORAZÓN
Introducción: Todos tenemos sueños y metas. Lo más importante es que todos ellos estén en la voluntad de Dios. No basta con tener el anhelo, es necesario avanzar hacia ellos. Para lograr esto es fundamental caminar con un corazón sano, pues cuando el corazón está herido o lastimado lucha con los errores cometidos por su carácter, miedos, complejos, orgullo, pecado, etc. Gracias al Señor Jesús que es quien ha venido a traer sanidad a los quebrantados de corazón…     


DIOS SANA LAS HERIDAS DEL CORAZÓN

1) Definición del término herido: Salmo 102:4-5.  

Traducido del hebreo: “naká” que también significa: golpeado, arruinado, destruido, vencido, saqueado.  

Nota: Estas traducciones son muy importantes porque nos dicen el proceso por el cual ha pasado un corazón para quedar herido. Por ejemplo: golpeado (hay palabras que son como golpes de espada: Prov. 12:18). Arruinado - destruido (podemos pensar en un gran fracaso financiero o familiar). Vencido y saqueado (podemos pensar en una batalla espiritual donde la persona renunció, abandonó, se dio por vencida y el enemigo saqueó o robó sus hijos, matrimonio, liderazgo, ministerio, etc). Y todo esto resulta en un corazón que ha perdido su salud, su fuerza, su vitalidad, y su capacidad de soñar y creer. Te invitamos a leer: “Ríos De Agua Viva”.            

2) Consecuencias de un corazón lastimado o herido:     

Nota: El texto anterior (Salmo 102:4-5) nos deja ver algunas consecuencias:
  
a) Sequedad (en el corazón no fluyen los ríos de agua viva, esto es no hay fluir del Espíritu Santo).

b) El término seco es traducido del hebreo “yabesh” que además traduce: estar avergonzado, desilusionado, marchito. La vergüenza generalmente produce en la persona aislamiento, baja autoestima, se considera indigna de las bendiciones y presencia de Dios.   

c) El cuerpo físico desfallece (la persona pierde el apetito y aparecen las enfermedades).  

d) Salmo 109:22. La palabra afligido aquí también traduce deprimido (entonces las heridas del corazón no sanadas por el perdón y por el poder de Dios generan un corazón depresivo). El término necesitado es traducido del hebreo “ebión” que traduce además: indigente, mendigo, se refiere en primer lugar a una persona que está materialmente pobre. Puede ser que haya perdido la tierra de su heredad. Un corazón herido es una atmosfera propicia para la escasez, aun económica.    


3) David desarrolló un corazón perdonador.     

Nota: David no se llenó de resentimiento cuando su hijo Absalón se rebeló contra él, es más no quería que nadie muriera en aquella batalla. Tampoco de lleno de odio contra el rey Saúl por perseguirlo para matarlo. La mejor arma contra las heridas del corazón es el amor mismo, y Dios es la fuente de la cual debemos llenarnos de amor. Dios sana las heridas del corazón lastimado.        

4) Dios sana a los quebrantados de corazón: Salmo 147:1-4.

Nota: En éste pasaje podemos ver varias cosas muy importantes:        

  a) Dios se mueve en una atmósfera de alabanza y adoración (vrs. 1).
  b) Dios edifica sus propósitos aquí en la tierra, y restaura lo que ha sido derribado (Jerusalén fue  destruida o derribada varias veces, vrs. 2).  
  c) Dios es el sanador de las heridas del corazón de su pueblo (vrs. 3).
  d) Así como conoce las estrellas del universo, Dios conoce a cada uno de sus hijos (vrs. 4).

Un nuevo cálculo realizado por investigadores de la Universidad de Yale indica que el número de estrellas es el triple de lo que se había estimado. El nuevo cálculo es de 300.000.000.000.000.000.000.000 o sea 300.000 trillones de estrellas. Dios conoce hasta los más pequeños detalles de nuestro corazón, y sus motivos y anhelos más profundos.  

Nota especial: Te invitamos a adquirir nuestro segundo libro electrónico (ebook): “Sanidad para el alma herida”, es una herramienta útil para restaurar aquella áreas heridas o afectadas del corazón. Compuesto por temas como: sanidad para el alma, arrancando la raíz de amargura, principios para sanar el corazón, victoria sobre el resentimiento y el complejo de culpa, derrotando el miedo y la angustia, entre otros. Es también una herramienta para enseñar en la iglesia, grupos, retiros y seminarios. 

5) ¿Qué debemos hacer?  

Nota: Es posible vivir con el corazón herido (Jonás el profeta, por ejemplo estaba resentido con los ninivitas, y por eso no quería predicarles sino que esperaba que Dios los destruyera). Esto nos enseña que es posible vivir y servir a Dios con el corazón herido o quebrantado. Es una equivocada decisión personal. Entonces ¿qué debemos hacer? 

  a) En primer lugar: Identificar la herida (ofensa, abuso, fracaso, pecado, decepción, etc).
   b) Es necesario reconocer que sólo Jesús me puede sanar.
  c) Tenemos que perdonar de corazón y soltar ese sentimiento malsano que arrebata la vida en abundancia que Jesús nos ha prometido.  
   d) Permite la obra del Espíritu Santo en tu corazón.  

Conclusión: Dios desea la sanidad y libertad para sus hijos. También por eso envió a su Hijo Jesucristo. Acerquémonos a Su presencia con un corazón arrepentido y recibamos Su poder que transforma todas las cosas. Es Dios quien sana las heridas del corazón lastimado.
(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)
Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada