Ads 468x60px

DIOS CAMBIA LOS CORAZONES

DIOS CAMBIA LOS CORAZONES
Introducción: Cuando la Biblia nos enseña que Dios es como el alfarero y nosotros barro en Sus manos, también nos enseña que él puede reparar una vasija hecha pedazos. Cuando el corazón se ha quebrado en pedazos y por causa de su resentimiento se ha endurecido, sólo el amor de Dios puede venir para restaurar y transformar todas las cosas, pues todo es posible para él. Es Dios el que cambia los corazones…    


DIOS CAMBIA LOS CORAZONES

1) Pedro tenía dificultades para obedecer cuando no entendía (Juan 13:6-9)

Nota 1: Tal vez la motivación de Pedro era buena, quizá pensaba que no era digno de que el Maestro lavará sus pies, o más bien debería él lavar los pies del Señor, pero Jesús no quería esos motivos, el Señor quería su obediencia. Muchas veces limitamos nuestra obediencia a Dios, porque no entendemos.

Nota 2: A veces no se entiende lo que Dios está haciendo, pero él más que tu comprensión espera tu obediencia. Para Moisés quizá era ilógico hacer un tabernáculo en oro, plata, piedras preciosas y las mejores telas y pieles en el desierto, para José no era lógico ser el esposo de una mujer que estaba embarazada por obra del Espíritu Santo, para Noé no fue razonable hacer una arca cuando nunca había llovido ni había mar cerca, y mucho menos para meter allí tantos animales. La fe y la razón luchan, pero eres tu quien decide quien ganara. La fe y la obediencia caminan de la mano, pues quien obedecerá sino cree. Te invito a leer: “Una Fe Que Genera Milagros”.              

2) Su carácter era impetuoso:     

Nota: Generalmente era el que primero hablaba, encabezaba el grupo, en algunas ocasiones acertó y en otras falló terriblemente   
  
a) Juan 18:10-11 (Pedro actúa sin el consentimiento del Señor, actuó en su enojo, su carácter irascible explotó, la ira produce vergüenzas y heridas. Tengamos en cuenta que ninguna situación será tan grave que nos lleve a desobedecer a Dios para solucionarla).    

b) Mateo 16:22-23 (Pedro cree estar haciendo lo correcto, pero su consejo está muy mal, y eso se debe a que su visión está en función de lo natural y no ve las cosas como Dios las ve).

Ø A veces el cristiano piensa que es más sabio que Dios.
Ø En muchas ocasiones el cristiano juzga desde su visión natural (Jonás creía que los ninivitas no merecían el perdón de Dios; Samuel nunca pensó que el más pequeño de los hijos de Isaí sería el rey de Israel, etc).
Ø A veces como Pedro podemos ser tropiezo para que otros hagan la voluntad de Dios.  


3) Tenía dificultades para perdonar (Mateo 18:21-22).

Nota: Pedro quería que el Señor le diera una cifra para mantener tranquila su conciencia, para tener la medida y decirle a otros “hasta aquí; ya no tengo que perdonarte más…”. La expresión de Jesús nos enseña que debemos mantener un corazón perdonador, así como Dios nos perdona continuamente. Por eso dice la Escritura: “Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Colos. 3:13).       

4) Dormía mientras su Maestro oraba (Mateo 26:39-41).      

Nota: Sus discípulos estaban dormidos pero le pregunta en especial a Pedro… Pedro iba a ser zarandeado por el diablo y debía estar orando, pero estaba durmiendo. El sueño de Pedro es figura de ese letargo o rutina en la que a veces cae el creyente o la iglesia del Señor. Era un momento muy importante, era la última noche del Maestro con ellos, al otro día Jesús sería crucificado… pero Pedro dormía. Procuremos mantener vigilantes en todo tiempo para hacer la voluntad del Señor.      

5) Siguió a Jesús de lejos y lo negó tres veces (Mateo 26:58, 73-75).

Nota: Vemos que Pedro negó a Jesús en tres ocasiones, se durmió en tres ocasiones, lo siguió de lejos (aunque había prometido dar su vida por él), hasta cambio su manera de hablar y maldijo para hacerles creer que no era discípulo del Señor Jesús. Concluimos que hay diversas maneras de negar al Señor:

Ø Pedro siguió a Jesús de lejos, se escondía entre la multitud,
Ø Negó con sus palabras al Maestro,
Ø Cambió su manera de hablar, aun maldiciendo,
Ø Ante ellos cambió su comportamiento como discípulo de Jesús.

Es nuestro anhelo que el libro SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA sea una herramienta o ayuda en éste hermoso proceso. En éste libro vas a encontrar temas como: Dios puede restaurar lo dañado. Sanidad para el alma herida. Arrancando la raíz de amargura. Victoria sobre el sentimiento de culpa ¿Cómo vencer el afán y la ansiedad? El poder sanador del perdón ¿Cómo dominar el miedo? Señales de una maldición y cómo romperla, entre otros. Recuerda que éste libro está disponible para descargar en tu computador, tablet, celular o equipo, puedes ver y adquirir éste libro ingresando a ésta dirección: LIBRO SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA (Por Pastor Gonzalo Sanabria).  

6) Pedro tiene una experiencia poderosa con el Espíritu Santo (Hechos Hch. 2:1-4, 14-18).   

Nota: El que había negado al Maestro, el que lo siguió de lejos, ahora lo predica ante miles y miles de personas. Pedro es transformado por el poder de Dios. El ministerio que Dios le había entregado entra ahora en un nuevo tiempo. Se convierte en el líder del avivamiento en Jerusalén. Dios cambia los corazones.      

Conclusión: Dios es poderoso para transformar nuestro corazón, nuestro carácter o temperamento, Dios puede cambiar ese carácter duro en uno semejante al suyo, sólo debemos disponer nuestra vida para él. Ante el poder y amor de Dios los corazones son cambiados.
(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)
Te invitamos a leer:

3 comentarios: