Ads 468x60px

CUIDADO CON EL ENGAÑADOR - ENGAÑO

CUIDADO CON EL ENGAÑADOR - ENGAÑO
Satanás se reveló contra Dios y provoco también que la tercera parte de los ángeles del Señor se rebelaran contra él, y esto lo hizo a través del engaño, hizo que ellos creyeran que lo que él tenía era mejor, que Dios estaba equivocado y que era débil. Satanás por su soberbia fue arrojado del cielo, y los ángeles que lo siguieron fueron engañados, y por esta rebelión se convirtieron en seres de maldad y destrucción. Hoy vemos que el diablo sigue usando la mentira para engañar a muchos, e incluso a los escogidos de Dios. Pero el Señor nos ha dado su Espíritu Santo y Su Palabra para discernir y no permitir los engaños del enemigo del pueblo de Dios…      


CUIDADO CON EL ENGAÑADOR

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” Apocalipsis 12:9.

En primer lugar consideremos lo que significa la palabra engaño. En la biblia engaño tiene varios significados: desde el hebreo engaño significa fraude, malicia, falsedad, vanidad. Y desde el griego engaño es seducción, llevar cautivo, llevar al error, engañar con un anzuelo, cebo o trampa. Por ejemplo Romanos 3:13-14 nos dice “con su lengua engañan”, queriendo decir que a través de las palabras llevan por el camino equivocado (trampa) al oyente.  

La mentira es la herramienta más antigua y usada por el diablo para engañar a las personas. Eso lo vemos desde el cielo cuando logró engañar a miles de ángeles, y los llevó por el camino del error y su destrucción. Vemos también cómo usó la mentira con Adán y Eva y logró engañarlos, y aún hoy vemos los dolorosos resultados. Te invito a leer: “El Señor Es Mi Fortaleza”.  

¿Detrás del engaño y la mentira quien se mueve? ¿Cómo opera? El texto bíblico de hoy (Apoc. 12:9) nos deja ver varios títulos que nos revelan su naturaleza y obra, la Biblia misma nos enseña varias cosas de ellos, veamos:  
a) El gran dragón: dará la bienvenida y poder al Anticristo en la gran tribulación,
b) La serpiente antigua: quien sedujo a Adán y Eva, haciéndolos caer y arruinando su descendencia.
c) Diablo: es aquel que lanza una acusación calumniosa.
d) Satanás: es un término que significa adversario, uno que se opone.  

El arma preferida y más antigua del diablo es la duda, 2 Corintios 11:3 nos dice: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”. El diablo engaña los sentidos a través de mensajes seductores, mediante imágenes que cautivan los ojos, o a través de palabras que engañan los oídos, etc… podemos recordar aquí que el diablo ni siquiera dejó de tentar al mismo Jesús, pero el Señor lo venció y ahora Cristo vive en nosotros y por él podemos vencer.   

El diablo a través de las palabras siembra las semillas del mal y de la rebelión contra Dios. Así lo hizo en el huerto del Edén, y logro convencer a Adán y a Eva para que pecaran contra Dios. El diablo sembró la semilla de la duda en sus corazones, y ellos comenzaron ver el árbol del bien y del mal con otros ojos hasta que desobedecieron Dios. No permitamos que nuestro corazón sea tierra fértil para la semilla de la rebelión, más bien dispongamos nuestro corazón para que sea buena tierra para la semilla de Dios (Su Palabra) y lleve fruto al ciento por uno.

El Señor Jesús llamó a los fariseos y escribas “hijos del diablo”, pues ellos eran mentirosos, la Biblia nos dice que “el diablo es padre de toda mentira”, él engaña, es hipócrita, seduce a la rebelión, miente sin piedad; recordemos que Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” Jesús es verdad, nosotros debemos hablar verdad, la transparencia y honestidad debe ser virtud del hijo de Dios. Cuando eres honesto puedes caminar tranquilo, pues el enemigo no tiene nada contra ti.  
     
Cuando el ser humano miente y engaña, creyendo ser más inteligente que los demás, en realidad se engaña a sí mismo, pues la Escritura dice: “más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor,  engañando y siendo engañados” (2 Tim. 3:1213). Entonces el engañador termina siendo el más engañado de todos. Dios ama la verdad, por eso nunca quitará el bien a quien camina en integridad (Salmo 84:11). No prestemos nuestra boca a la mentira para que el engañador salga victorioso, hablemos verdad para que Dios sea glorificado. Cuidado con el engañador.  

Reflexión final: A veces por la presión social o por orgullo podemos ser tentados a decir mentiras, pero al final sufriremos pérdidas. No permitamos que el engañador (el diablo) logre sus objetivos engañando nuestra mente, cedamos a Dios todo nuestro ser de manera que la verdad reine, y derrotemos toda estrategia de mentira que el diablo quiera establecer en nuestra vida, iglesia o familia. Recuerda que la integridad es la mayor fortaleza contra el reino de las tinieblas.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada