Ads 468x60px

CONSTRUYENDO LA CASA DE DIOS

CONSTRUYENDO LA CASA DE DIOS
Es hermoso ver cómo fue edificado el tabernáculo en el desierto, pues esto contiene muchas enseñanzas de sumo valor para nosotros hoy día. Vemos por ejemplo que desde ésta época tan antigua Dios edifica su templo a través de ofrendas de su pueblo. Ésta ofrenda debe ser con un corazón voluntario, y no con tristeza ni por obligación. Nunca es en vano lo que hacemos para Dios, y cuyo objetivo busque glorificar Su nombre... 

CONSTRUYENDO LA CASA DE DIOS

Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda” Éxodo 25:2.

Vemos a la luz de la Escritura que éste modelo es el diseño de Dios:
a) Lo fue para la construcción del tabernáculo en el desierto, los israelitas trajeron sus ofrendas (oro, plata, bronce, telas finas, aceites, muchas piedras preciosas, otros materiales regalados por los mismos egipcios cuando Israel salió de allí y ganados para los sacrificios).
b) También lo vemos en tiempos del Salomón, pues el templo fue edificado con las ofrendas de su padre el rey David, sus principales y de todo el pueblo del Señor (1 Crónicas 29).
c) Durante el tiempo de Esdras el templo fue reconstruido con las ofrendas voluntarias del pueblo de Israel (Esdras 1).

Al considerar la frase “Voluntariamente, de corazón” destacamos que es traducida del término hebreo “nadáb” que además significa: impeler, impulsar; ofrecerse como voluntario, como soldado,  presentarse, y el término corazón hace referencia al centro vital del hombre. Entonces concluimos que es una decisión que nace en lo íntimo y profundo del ser humano, que percibe o es sensible a la convocatoria que hace el Señor a su ejército para emprender una nueva campaña. Te invito a leer: “Las Bodas Del Cordero”. 

Vemos también que los materiales usados en la construcción eran de gran valor (Éxodo 25:3-7). Cada uno de éstos materiales tiene un valor especial y alto. Cuando Israel sale de Egipto ha sido esclavo allí por cuatrocientos años, y Dios ordena que los egipcios los despidan con oro, plata, telas y piedras preciosas, entre otros, vemos entonces que el Señor recompensa el trabajo de siglos allí, pues Dios es justo y bueno.   

Es muy interesante ver que el Señor solicita la ofrenda de Israel justamente cuando está atravesando el desierto. Es muy importante mirar en la Biblia el cómo, el qué, el cuándo, el dónde de los personajes y eventos bíblicos, pues esto nos ayudas a entender mucho más el objetivo de la Escritura.

Vemos que el Señor solicita una ofrenda significativa, ellos van caminando a la tierra de la abundancia, pero en ese momento estaban en el desierto. Entonces hablamos de ofrendas o siembras con esfuerzo y sacrificio. Podemos recordemos por ejemplo algunas ofrendas como: la ofrenda de la viuda de Sarepta de Sidón, también la ofrenda de dos blancas de la viuda pobre en tiempos de Jesús, etc.

Consideremos que Israel no sembró éstas ofrendas en Egipto, allí eran esclavos y no tenían nada, pero ahora el Señor los había bendecido y ofrendaron en el desierto, y sin duda Dios también los llevó a hacerlo para cosechar en Canaán la abundancia prometida por él en la “tierra que fluye leche y miel”.

Reflexión final: Dios es bueno y desea también prosperar nuestras finanzas, con amor debemos respaldar la extensión de Su reino. Recordemos las palabras de Jesús: “Más bienaventurado es dar que recibir”.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)    

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada