Ads 468x60px

PALABRAS QUE TRANSFORMAN EL CORAZÓN

PALABRAS QUE TRANSFORMAN EL CORAZÓN
En algunos pasajes de la Biblia Dios nos enseña que la obra de Su palabra también se asemeja a lo que el agua hace. Así como el agua limpia y refresca, la palabra de Dios purifica nuestra mente y limpia nuestro corazón, también la palabra de Dios trae refrigerio al cansado y esperanza al que no tiene ninguna. Cuando la tierra seca o el desierto recibe agua, florecen los bosques y oasis donde la vida vuelve a fluir, así también la palabra de Dios restaura y renueva lo que ha muerto o está seco…   


PALABRAS QUE TRANSFORMAN EL CORAZÓN    

Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina” Salmo 107:20.

El título y la imagen del presente artículo son el título y portada del libro: “PALABRAS QUE TRANSFORMAN EL CORAZÓN, TOMO I” nuestro libro electrónico (ebook) que actualmente está en edición (estaremos anunciando pronto su publicación, y esperamos sea de bendición).

El contexto del versículo de hoy (Salmo 107:20) nos enseña que en medio del cautiverio, el fracaso, la ruina, la angustia, Dios siempre está presto al clamor de su pueblo y con su poder y misericordia extiende Su brazo para salvar y proteger a sus hijos. No importa cuán compleja y difícil sea la situación en Dios siempre hay respuesta, y cada momento de nuestra vida el Alfarero divino nos está enseñando.    
 
Dios ha establecido que a través de Su palabra redarguye y convence al pecador. La Palabra de Dios, como enseña Santiago 1:23, actúa como un espejo que nos permite ver nuestra real condición, y es entonces cuando debemos acudir a la sangre de Jesús que es la única que nos limpia de todo pecado. Te invito a leer el artículo: “La Victoria Sobre El Miedo”.        

La palabra de Dios tiene el poder para sanar. Podemos recordar que una y otra vez los evangelios nos enseñan que Jesús sanaba con su palabra, y echaba fuera los demonios con la palabra. Hay un tremendo poder en la palabra del Señor, por eso podemos confiar totalmente en Sus promesas.  

La palabra de Dios es poderosa, el Señor mismo la compara con lo que hace la lluvia: “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié” (Isaías 55:10-11), podemos ver entonces que Su palabra va cargada de poder para dar vida, para renovar y bendecir. Las palabras de Dios son palabras que transforman el corazón.    

La palabra de Dios nos libra de la ruina, hablamos de una ruina integral: espiritual, emocional y física. Mediante la palabra de Dios el Señor nos revela la provisión para cada área de nuestra vida. 

La ruina espiritual es transformada cuando Cristo aparece en nuestra vida pues él la mayor riqueza que hombre alguno pueda tener; nuestra alma comienza un proceso de sanidad y liberación por el poder de Dios y aprendemos también los principios financieros bíblicos para una correcta administración, todo esto redunda en una bendición integral para nuestra vida y familia.            

Es nuestro anhelo que el libro “Palabras que transforman el corazón, Tomo I” sea una herramienta y texto de consulta para estudiar y apoyarse en la predicación. El libro en formato electrónico puedes adquirirlo aquí en: Amazon. Si deseas el libro impreso envía tu solicitud al correo: gsanzola@hotmail.com y recibirás las instrucciones. Éste libro también puede tomarse como Devocional Diario, pues contiene notas y comentarios prácticos que edificarán la vida del creyente. Confiamos en Dios que será de bendición. 

El libro contiene 52 sermones o mensajes basados en la Biblia, enriquecidos con reflexiones y anotaciones culturales, históricas y con diversos significados de los términos y nombres bíblicos según sea el caso. También lo sugerimos como lectura devocional personal, pues sus notas prácticas y reflexiones de vida inspiran y fortalecen nuestro diario caminar.         

Reflexión final: Recordemos que Pedro por el Espíritu dijo: “Desead, como niños recién nacidos la leche espiritual de la palabra para que por ella crezcáis para salvación”. La Palabra de Dios alimenta nuestro espíritu, por eso con la guianza del Espíritu Santo leamos y amemos Su palabra.     

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada