Ads 468x60px

LA IMPORTANCIA DE UN CORAZÓN AGRADECIDO

LA IMPORTANCIA DE UN CORAZÓN AGRADECIDO
El versículo de hoy nos recuerda uno de los grandes milagros en el ministerio de Jesús: la sanidad de los diez leprosos. Jesús iba camino a Jerusalén, pero se detiene y “los vio” nos dice la Biblia, concluimos entonces que ellos captaron la atención del Señor, y fueron atendidos por él. Concluimos entonces en primer lugar lo siguiente: llama la atención del Maestro, clama a él su misericordia y él no tardará en responderte. Cree en Jesús él nunca te decepcionará… 


LA IMPORTANCIA DE UN CORAZÓN AGRADECIDO

Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados” Lucas 17:14.

Observamos en segundo lugar que el Señor demanda de ellos una acción de fe. Jesús les dijo: “id, mostraos a los sacerdotes”, este era un paso de obediencia y fe que los diez debían dar, pues según la ley judía el leproso iba a mostrar su piel al sacerdote para que éste certificará su sanidad, pero en ése momento la lepra seguía sobre ellos, por eso dice: “aconteció que mientras iban, fueron limpiados”, mientras caminaban actuando y creyendo la palabra del Señor, fueron sanados.

Esto nos recuerda la importancia de creer y avanzar. Es fundamental ejercitar la fe en la palabra de Dios, pues la fe camina sobre las palabras de Jesús. Recordemos por ejemplo que mientras Pedro creyó en las palabras de Jesús no se hundió al caminar sobre el mar, pero cuando vio las olas y tuvo miedo, comenzó a hundirse, y entonces fue cuando el Señor lo tomó de la mano. Te invito a leer: “La Perseverancia y Sus Beneficios”.    

Debemos destacar aquí la importancia de la gratitud. La Biblia nos dice que: “Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió,  glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano” (Lucas 17:15-16). Vemos entonces que un corazón agradecido alaba y adora a Dios. Fue precisamente un samaritano el que volvió al Señor y aprendemos que su corazón quería estar con Jesús.   

Los otros seguramente eran judíos, que triste cuando nos acostumbramos a las bendiciones y milagros, y no damos gracias a Dios, qué triste cuando nos acostumbramos a las sanidades y liberaciones y no damos gracias a Dios. Éste samaritano adoró a Jesús, y nos recuerda que debemos reconocer continuamente que la gloria es de Jesucristo el Señor y sólo a él damos honra y honor y gloria. Jesús bendijo y honró a éste samaritano por su corazón agradecido.  

Mantengamos presente que la salvación es el milagro más grande de todos (Lucas 17:17-19). Jesús le dijo al samaritano: “tu fe te ha salvado”, es la fe en Jesucristo la que trae salvación, sanidad, libertad, restauración y vida eterna.

Un corazón agradecido quiere estar con Aquel que le salvó y transformó su vida, el corazón agradecido será honrado por Dios. Los nueve recibieron su sanidad, pero éste además recibió vida eterna, y fue exaltado por postrarse a los pies del Maestro, pues escrito está: “Dios da gracia a los humildes” y “honra a los que le honran”.     

Reflexión final: Cristo murió por nosotros, demos al Señor Jesús todo nuestro ser en adoración  y gratitud, acerquémonos a Su presencia, y él continuará su hermosa labor de transformación en cada uno. Gracias Señor Jesús.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada