Ads 468x60px

CÓMO TENER FE EN MEDIO DE LA CRISIS

CÓMO TENER FE EN MEDIO DE LA CRISIS
Las pruebas o dificultades son diversas, y también la intensidad de cada una. Algunas son temporales y leves, otras pueden extenderse más en el tiempo y ser en extremo triste. Pero al final de todo esto, tenemos que reconocer que sólo en el Señor está la verdadera fuerza y poder, y por tanto puede transformar todas las adversidades. Por recia y fuerte que sea la tormenta, el Señor Jesús puede transformarla y hacer venir tiempos de bendición y victoria... 


¿CÓMO TENER FE EN MEDIO DE LA CRISIS?

Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!” Lucas 17:11-13.

La adversidad es una oportunidad para ver el tamaño y solidez de la fe en Dios. Cuando todas las cosas están bien, no es difícil alabar al Señor o servirle, por el contrario concluimos que su bendición está con nosotros. En las Sagradas Escrituras vemos casos donde los hijos de Dios experimentaron oposición, persecución y traición, aunque estaban caminando en la voluntad de Dios.

Cuando ocurren esas cosas que no entendemos pero nos duelen, es cuando la fe sale a relucir. Pues la fe no procura entenderlo todo, sino que está segura y convencida en Aquel que todo lo puede y todo lo sabe. La fe cree en el completo, perfecto y total amor de Dios por sus hijos, es aquel amor que va más allá del entendimiento humano, es aquel amor que llevo al Verbo a hacerse carne y morir de la manera más vergonzosa y vil que podía existir. Te invito a leer: “Dios Sana Las Aguas Amargas De Mara”.          

La verdadera fe nos lleva a buscar al Señor Jesús. El texto de hoy nos dice: “yendo Jesús a Jerusalén… ellos le salieron al encuentro”… los leprosos se enteraron que Jesús pasaba, y lo buscaron, fueron diligentes, ellos sabían que él era la solución. A veces la crisis nos ciega y nos impide ver que la solución está en el mismo Señor, por eso debemos tener nuestros ojos puestos en Jesús, y así podemos tener fe en medio de la crisis.

Debemos recordar que la mayoría de las veces las angustias o crisis nos acercan a Dios. La vida para los leprosos en Israel no era nada fácil, pues para la mentalidad judía ellos estaban bajo el juicio del Señor; los leprosos debían habitar en las afueras de la ciudad; tenían que anunciar su enfermedad si alguien se acercaba; ceremonialmente el leproso estaba impedido y no podía entrar al templo, y seguramente perdía su hogar, trabajo, etc.

Ellos desde esa condición buscaron al Señor Jesús creyendo en su poder, a pesar de todos los obstáculos tenían fe, y clamaron al Señor: “Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros”. Y el Señor Jesús fue propicio a su clamor, los sanó y les restauró su vida. Confía en Dios, él nunca te decepcionará.

Reflexión final: Dios es bueno, él tiene cuidado de sus hijos, y aunque atravesemos por los tiempos más difíciles él nos dará su fuerza y ayuda si nos acercamos buscando su rostro. Es posible tener fe en medio de la crisis, pues Dios no ha cambiado, él sigue haciendo milagros, y está sentado en Su trono gobernando todas las cosas.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada