Ads 468x60px

JESÚS ATIENDE A QUIEN LE BUSCA

JESÚS ATIENDE A QUIEN LE BUSCA
A veces nuestra vida se encuentra en un camino sin salida, y como los problemas no distinguen clase social, llegan a todos, pero confía en Dios, él traerá salvación. Un día el apóstol Pablo, estaba encarcelado por la fe en Jesús, y tomó una decisión: buscar a Dios y alabar su nombre, entonces el Señor envió Su ángel e hizo un milagro, y lo sacó de la cárcel de una manera sobrenatural. Dios es Salvador Todopoderoso en todos los momentos de nuestra vida, él es Salvador por excelencia… 

JESÚS ATIENDE A QUIEN LE BUSCA   

“Descendió con ellos y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón que había venido para oírlo y para ser sanados de sus enfermedades” Lucas 6:17.

Es muy importante ver aquí que el Señor Jesús no hace acepción de personas, él no excluye a nadie. Jesús dejó su gloria por amor a una humanidad perdida, él dio su vida por todos sin excepción. Murió por ricos y pobres, blancos y negros, ancianos y niños, derramó su preciosa sangre por todos sin ninguna distinción.   

El contexto del pasaje bíblico de hoy, nos enseña que Jesús había pasado la noche en oración en el monte (Lucas 6:12), éste era un monte de Galilea al norte de Israel. En la presencia de Su Padre celestial, y escuchando Su Voz, había estado allí por varias horas. Dándonos ejemplo y enfatizando la importancia de mantener y fortalecer nuestra vida de comunión con Dios.  

El pasaje nos añade diciendo: “descendió”, Jesús no se quedó allá, y escogió un lugar para enseñar Su palabra y ministrar a una multitud necesitada (“se detuvo en un lugar llano”). El Señor escoge el tiempo y lugar donde nos enseña, aunque algunas veces no nos guste el momento ni el escenario. Te invito a leer: “La Señal Del Alfarero y El Barro”.       

El Señor Jesús atiende a quien le busca, él no rechaza a nadie. En el texto de hoy vemos que Jesús atendió a la multitud que le buscaba. El pasaje nos dice “una gran multitud” de Judea (toda la región alrededor de Jerusalén), de la ciudad de Jerusalén (capital de Israel y ubicada al sur del país) y de Tiro y Sidón (ciudades puertos de Fenicia, país al norte vecino de Israel), es interesante ver que no todos eran judíos, que además muchos eran de la capital religiosa del país (Jerusalén) y que venían de realizar un viaje largo (los de Jerusalén 130 kms y los de Sidón 70 kms, éste era un viaje de varios días en esa época).

El pasaje bíblico nos sigue diciendo: “Venían para oírle” y “para ser sanados”, su deseo profundo era escuchar aquellas palabras de Jesús, pues éste era un mensaje diferente, alentador, salvador, sincero y acompañado de la vida del Espíritu, ellos anhelaban el poder del Señor Jesús que transformaría sus vidas. Ellos venían desde lugares distantes, seguramente cansados, pero Jesús no fue ajeno a su esfuerzo y fe, premiándolos con su bendición y sus milagros. 

Reflexión final: En Dios no hay acepción de personas, Jesús atiende a quien le busca. El Señor está presto para ayudar y socorrer a todo aquel que le busca y clama su misericordia. Dios es bueno y su misericordia es para siempre.

(Escrito Por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada