Ads 468x60px

NO RENUNCIES AL LLAMADO DE DIOS

NO RENUNCIES AL LLAMADO DE DIOS
En la Escritura encontramos que Dios una y otra vez le dice  a sus siervos, “no temas, yo estoy contigo” también les dice: “esfuérzate”, ¿por qué estas frases se repiten? Porque el ser humano se fatiga, se cansa, enfrenta el miedo y el desánimo ante las decepciones, ante la traición, el menosprecio y las palabras malsanas e hirientes. El servicio a Dios se encuentra con el rechazo, la incomprensión, a veces dudas, y muchas veces en el camino aparece el desánimo; pero siempre recuerda la palabra de Dios que nos dice: “NO TEMAS, YO SOY TU ESCUDO, Y TU GALARDÓN SERÁ SOBREMANERA GRANDE” (Gén. 15:1)…  

NO RENUNCIES AL LLAMADO DE DIOS

“Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios según el orden de su clase, conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor” Lucas 1:8-9.

Es muy importante mantener presente una verdad: Es un privilegio servir al Rey de reyes. A la luz de éste pasaje bíblico podemos destacar varias expresiones respecto al servicio que prestamos a nuestro Señor:

1. “Ejerciendo el sacerdocio”: Aunque Zacarías era un hombre de edad avanzada, y tenía preguntas sin resolver (como ¿por qué Dios no medió un hijo?) continuaba sirviendo al Señor, y su edad no era un obstáculo para servir a Dios en el templo. Te invito a leer: “Bezaleel y Aholiab Al Servicio De Dios”. 

2. “Le tocó en suerte”: Para esa época eran miles los sacerdotes que estaban allí, y tal vez por esa razón sólo una vez en la vida tenían la oportunidad de ser elegidos para servir en el templo, a Zacarías nunca le había tocado, pero ahora tendría el privilegio, también podemos ver que nunca había murmurado quejándose de su situación (es decir ser un levita, servir a Dios, y no tener ni un hijo por la esterilidad de su esposas Elisabet).  

3. “Ofrecer el incienso”: Recordemos que el incienso es un símbolo de oración y adoración, es símbolo de aquello que presentamos u ofrecemos a Dios. Aquí la palabra “ofrecer” nos hace reflexionar, pues Zacarías a pesar de todas las adversidades está adorando y sirviendo a Dios, aunque las cosas en su matrimonio no se habían dado como el esperaba, adora y bendice al Señor. Zacarías no renunció al llamado de Dios. 

4. “Entrando en el santuario”: Es figura de entrar en la presencia de Dios, de procurar alcanzar la revelación de su voluntad y de conocer sus tiempos, nos habla de acercarnos al Señor. Precisamente cuando no entendemos lo que ocurre, cuando aparece el desánimo, el cansancio, o las dificultades, es cuando debemos entrar en la presencia de Dios, buscar su rostro y dirección, pues sólo en él encontraremos fuerza y orientación.    

Sin duda, es vital buscar a Dios, porque él es la fuente de la vida “Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso” Lucas 1:10. Debemos tener presenta que  lo más importante no es buscar a Dios por el ministerio, o porque me toca, o porque tengo una responsabilidad ante los hermanos o autoridades pastorales, sino porque lo amamos… porque sabes que nadie te ama como él,  aunque “la multitud estaba afuera orando” Zacarías sirve a Dios con amor y sencillez de corazón.

Reflexión final: Dios es bueno y fiel, él tiene cuidado de sus hijos, él guarda y sostiene a sus siervos. Es necesario fortalecernos en Su presencia, servirle con amor y fidelidad, persevera con su ayuda aun en medio de los problemas y adversidades, pues al final Dios nos dejará ver su gloria y obra. Dios te fortalecerá, no renuncies al llamado de Dios, él está contigo. 

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada