Ads 468x60px

USEMOS BIEN LA PALABRA DE DIOS

USEMOS BIEN LA PALABRA DE DIOS
Es necesario amar la Palabra de Dios, leerla y guardarla en el corazón. Sí con esmero procuramos alimentar nuestro cuerpo y mantener la salud ¿cuánto más debemos procurar el alimento y la salud para nuestro espíritu? Jesús lo dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Acerquémonos a Su palabra, en la compañía y guianza del Espíritu Santo, bendito Consolador, quien cada día quiere enseñarnos y revelarnos la voluntad del Padre Celestial para nuestras vidas, con su fuerza avanzaremos sin apartarnos ni a la derecha ni a la izquierda, entonces “serás prosperado en todas las cosas que emprendas”… 


USEMOS BIEN LA PALABRA DE DIOS

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” 2 Timoteo 2:15.
La segunda carta del apóstol Pablo a Timoteo está llena de consejos como de un padre para un hijo. Todas estas instrucciones procuran el bienestar de Timoteo y su avance hacia el cumplimiento del plan de Dios. Pablo está a punto de ser sacrificado, y ésta carta es su último escrito, por eso también la carta contiene palabras de afecto y gratitud hacia Timoteo.   
   
En el texto que abordamos hoy, Pablo exhorta o anima a Timoteo para que se prepare integralmente para entregar el mensaje de Dios. Palabras como: “procurar, diligencia, presentarnos a Dios, y aprobar” ya nos llevan a pensar en el compromiso y responsabilidad que tenemos al llevar el mensaje del Señor. Timoteo era pastor y tenía una gran responsabilidad como instrumento de Dios para predicar las Sagradas Escrituras. Te invito a leer: “Tentaciones y Problemas del Liderazgo”.    

El gran desafío y compromiso para todo predicador es vivir la palabra que predica. Así pues un predicador se convierte en un sermón viviente, donde sus actos tendrán mayor volumen que sus palabras. De la misma manera todo creyente es también una carta leída por los hombres, y por eso es fundamental dar un buen testimonio coherente con nuestra fe. Recordemos que somos luz del mundo, y sal de la tierra, somos ciudadanos del cielo, estamos de paso por la tierra, y con nuestro estilo de vida debemos dejar ver a Cristo en nosotros.

Pablo sigue diciendo: “como obrero”, es una honra servir a Dios, y nuestros motivos deben ser sencillos y claros, el más importante es que Cristo siempre sea glorificado. Los ministerios deben ser valorados y honrados como enseña la Escritura, pero recordemos también que Jesús dijo que no debemos ser como los gobernantes de la tierra que se enseñorean, y Pedro por el Espíritu dijo: “no como teniendo señorío, sino siendo ejemplos de la grey”. Un obrero(a) de Dios debe servir con amor y fidelidad al Señor que lo rescato y salvó.    
   
Es necesario orar por nuestros hermanos y consiervos, para que todo creyente “no tenga de que avergonzarse”. Con la fuerza de Dios debemos conducirnos rectamente con los de adentro (iglesia) y con los de afuera (no creyentes). Más que murmurar o denigrar de otros creyentes, debemos procurar ser intercesores y testimonios vivos de la gracia de Jesucristo.

Pablo termina diciendo “que usa bien la palabra de verdad”. Sin duda, la palabra de verdad es la Biblia. El siervo o sierva de Dios debe procurar con diligencia presentar correctamente la palabra de Dios. Como ya lo mencionamos primero con su estilo de vida. Por eso Usemos bien la palabra de Dios.

Además, debe prepararse para explicar o exponer correctamente los pasajes bíblicos. Esto implica estudiar los fundamentos de interpretación de la Biblia, procurar conocer los conceptos básicos de la geografía, historia, cultura, etimología, etc, que competen con las Sagradas Escrituras, pues todas estas se constituyen en herramientas para enseñar o predicar correctamente la palabra de Dios. Por supuesto, siempre debemos acudir al Espíritu de Dios quien las inspiró y conoce exactamente su significado, él nos enseñará y ungirá para llevar Su mensaje.    

Cuando Pablo en el texto de hoy dice: “que usa bien la palabra de verdad”, el término usar vine del griego “orthotomeo”, que traduce además: hacer un corte derecho, guiar en una senda derecha. Es pues interpretar correctamente, enseñar adecuadamente el texto bíblico y hacer comprensible las verdades de la Biblia.

Es nuestro anhelo que el libro “Palabras que transforman el corazón, Tomo I” sea una herramienta y texto de consulta para estudiar y apoyarse en la predicación. El libro en formato electrónico puedes adquirirlo aquí en: Amazon. Si deseas el libro impreso envía tu solicitud al correo: gsanzola@hotmail.com y recibirás las instrucciones. Éste libro también puede tomarse como Devocional Diario, pues contiene notas y comentarios prácticos que edificarán la vida del creyente. Confiamos en Dios que será de bendición.     

Reflexión final: Dios ha diseñado instruir, fortalecer y ministrar a Su pueblo a través de las Sagradas Escrituras, y con el poder de su Espíritu Santo. Permitamos al Espíritu Santo usarnos conforme a su voluntad.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:

  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada