Ads 468x60px

LA FIDELIDAD ES RECOMPENSADA

LA FIDELIDAD ES RECOMPENSADA
Dios espera la fidelidad de su pueblo, pero a lo largo de la Biblia vemos que generalmente el factor común es lo contrario. Más bien aquellos fieles fueron personas de renombre, personas que se destacaron. Pareciera entonces que lo que Dios más espera, es lo que menos ofrecemos. Sin embargo, Cristo es Aquel de quien el Padre dijo: “este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia”, y es Jesús quien ha venido a morar en nuestros corazones y por él podemos hacer la voluntad de Dios…
    
LA FIDELIDAD ES RECOMPENSADA 

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” Apocalipsis 2:10-11.  
   
La iglesia de Esmirna es advertida ante las futuras persecuciones. Al observar el texto resaltan las palabras: “padecer, cárcel, probados, tribulación”, que indican o dejan ver fuertes dificultades. La palabra prueba nos dice también que Dios lo permite, en ese ámbito se desarrolla la perseverancia, se fortalece la fe y maduramos ante la adversidad.

Vemos también que dice: “el diablo echará a algunos en la cárcel”, es decir actuará a través de las autoridades romanas. Pero le dice el Señor a la iglesia: “No temas”, porque Dios estará al tanto de todo, y su mano poderosa los preservará para su reino. Te invito a leer: “Derrotando El Miedo”. 

También Dios le habla a Esmirna de su recompensa para la iglesia, porque Dios recompensa a los fieles. La fidelidad a Dios sería manifestada ante la adversidad, ante esto el Señor los hace conscientes y les promete un galardón,  en ésta ocasión dice: “te daré la corona de la vida”, la corona nos habla de autoridad y gobierno (autoridad y victoria sobre la muerte, y gobierno porque reinaremos con él). Dios recompensa la fidelidad. 

La frase “la corona de la vida” se destaca aquí, pues Esmirna edificada junto al Mar Egeo, era la ciudad más bella, extensa y pintoresca del Asia menor. Llamada hoy día “La perla del Mar Egeo”. En lo alto de la colina Pagos, había un grupo de hermosos edificios llamados “La corona de Esmirna” (pero Jesús contrasta ésta corona con la más hermosa, valiosa y eterna: “La corona de la vida”).

La verdadera fidelidad a Dios, va mucho más allá de las palabras. “Creyente es aquel que confía y cree en Dios, pero creyente fiel es aquel en quien Dios puede confiar”. 

El Espíritu Santo fortalece y anima a la Iglesia, y una vez más procura la sensibilidad de la Iglesia: “el que tiene oído, oiga” pues es el mismo Dios hablando a su Iglesia, no a los no creyentes, es Dios hablando a su pueblo. El Espíritu Santo anima a la Iglesia a vencer y no sufrirá daño de la segunda muerte (que hace referencia a la condenación eterna, Ap. 20:14-15).

Reflexión final: Por ser hijos de Dios, cuyo anhelo es hacer la voluntad de Dios, enfrentaremos momentos de rechazo y burla, pero Dios siempre estará con  nosotros y al final veremos la victoria y su recompensa.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:
  



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada