Ads 468x60px

NO TE DESESPERES, DIOS NO SE HA EQUIVOCADO

NO TE DESESPERES, DIOS NO SE HA EQUIVOCADO

Vivimos una batalla con varios frentes, quiero decir a veces es espiritual, otras veces es contra las obras de la carne, en otras ocasiones es contra nuestro propio carácter; y la pregunta es ¿Cómo ganar? Cristo venció en todos los frentes, venció al diablo y sus potestades en la cruz, fue tentado en todo pero sin pecado, y vivió una vida de completa obediencia al Padre, y ahora Jesús vive en nosotros y por él podemos vencer, confía en él, pues sabe perfectamente lo que hace...    

NO TE DESESPERES, DIOS NO SE HA EQUIVOCADO

Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada. Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón. Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!” Números 20:1-3.

Las dificultades son parte del camino, esa es una realidad innegable. Es una fantasía de color rosa, pensar que no vamos a enfrentar dificultes, o enemigos que derrotar. En el camino de la obediencia, podemos encontrarnos con calumnias, murmuración, oposición interna, decepciones, etc. Podemos estar haciendo la voluntad de Dios y ser cuestionados, rechazados o calumniados. Hacer la voluntad de Dios no nos exonera de la oposición o adversidad, pero Dios mismo nos promete su ayuda y protección.

La Biblia nos enseña que Moisés estaba haciendo la voluntad del Señor. Dios los guiaba de día y de noche (nube y columna de fuego respectivamente). A pesar de eso “no había agua para la congregación” E Israel reacciona juntándose contra Moisés y Aarón, y con enojo hablan contra Moisés (la reacción de Israel aquí, es una oportunidad para preguntarnos ¿Cómo actuamos ante la dificultad?). Algunos se enojan o murmuran contra Dios, otros huyen, otros se desaniman, etc; pero Dios espera que sigamos avanzando en Su voluntad. Te invito a leer: “Escuchando a Dios”.   

No aprender de las lecciones del pasado, es construir los errores del futuro. El pueblo de Israel una vez más cae en el pecado de la murmuración, Núm. 20:4-5. En casos pasados el resultado había sido funesto, trágico. Llevaban décadas caminando por el desierto, muchos hebreos han muerto por la maldad del corazón, han sido víctimas de la dureza de su corazón, pero aun así, el pueblo vuelve a hacerlo. Hablan mal, con enojo en sus palabras, aunque Dios iba delante de ellos.

Dios no se había equivocado (Él nunca se equivoca), eran ellos quienes no habían entendido. Casi siempre, entender es uno de los resultados de obedecer (Jesús le dijo a pedro: “lo que yo hago, tu no lo comprendes ahora, más lo entenderás después”). Aún en la adversidad, debemos valorar la enseñanza, pues también dice: “no menosprecies, hijo mío, la disciplina del Señor”. Tal vez no entendamos nuestro momento, pero más que comprensión, Dios espera obediencia.

Reflexión final: Es necesario depositar nuestra confianza en Dios, pues en esencia Dios es bueno y sabe lo que hace. Su voluntad es conducir nuestra vida al lugar destinado por Su providencia y amor. Avanza, confiado en Su amor y poder.

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:
3. EL ESPÍRITU SANTO EN LA VIDA Y MINISTERIO DE JESÚS 

7 comentarios:

  1. Que bendicion poder leer estos sermones que Dios los continue llenando de sabiduría porque me han sido de gran ayuda gracias Pastor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Keira. Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
    2. Que bendicion an sido para mi estos devocionales

      Eliminar
    3. Que bendicion an sido para mi estos devocionales

      Eliminar
    4. Que bendicion an sido para mi estos devocionales

      Eliminar
    5. Que bendicion an sido para mi estos devocionales

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar