Ads 468x60px

UN TESORO EN VASOS DE BARRO

UN TESORO EN VASOS DE BARRO
La Biblia nos enseña que a Dios debemos pedirle, esto implica que a Dios le gusta bendecir a sus hijos. Pedimos cosas diversas, y gracias a Dios que él nos concede las cosas que están conforme a su voluntad. Es necesario que valoremos lo que Dios valora, que veamos como él ve, que pidamos lo que él quiere, que hagamos lo que él hace, esto implica una muy buena comunión con Dios, y una conciencia real de sus bendiciones y propósitos...

UN TESORO EN VASOS DE BARRO

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”. 2 Cor. 4:7

Después de conocer a Cristo, uno de los deseos que surge con mucha fuerza en nuestro corazón es el de servir a Dios, conocerlo más, y apasionadamente empezamos a hacer cosas para él.

Sin embargo en éste propósito nos encontramos con obstáculos que superar, resistencia y oposición que debemos vencer, decepciones, luchas y pruebas. A veces ante todo esto el hijo de Dios se puede preguntar ¿Voy en el camino correcto? ¿Vale la pena hacer todo esto y perseverar? Y muchas veces se puede podemos decir ¿Por qué?

Aquí es muy importante tener en cuenta fundamentos cómo los que nos enseña el texto de hoy: 2 Cor. 4:7. Pablo dice: “éste tesoro”: con éstas palabras, el apóstol Pablo se refiere en contexto al ministerio, resaltando lo valioso y precioso que es, por tanto, debe ser conservado con sumo cuidado, recordando que es una riqueza del cielo puesta en la tierra (Te invito a leer: “LA Visión y El Llamado Del Profeta Isaías”). 

“Tesoro” del griego: “tesauros” que traduce además: deposito, cofre, riqueza. Luego eres un vaso en el que Dios ha puesto riquezas celestiales (dones, talentos, capacidades). Ejemplo: aquel hombre dueño de una montaña que toda la vida trabajo en ella la agricultura y sobrevivió con su familia. Uno de sus hijos estudio y descubrió que bajo sus pies había una mina de oro, para él descubrir ese tesoro tuvo que investigar, profundizar. No te conformes con sólo lo que ves, hay mucho más para ti, Dios ha puesto hermosos y grandes tesoros en ti.

Esto también nos recuerda la gracia de Dios, pues los dones, talentos o ministerios que hay en nosotros son por la obra de Jesús, no por méritos personales. “vasijas de barro”: expresión con la que el apóstol se refiere a las personas que llevan el ministerio, destacando su humanidad (debilidades, errores, fragilidad, etc), y su necesidad de depender de Aquel que los llamó, pues una vasija de barro no es fuerte en sí misma.

En el griego la palabra barro aquí destaca la condición del mismo: barro cocido. Es aquel que ha sido procesado, moldeado por las manos del Alfarero divino, y que ha pasado por el horno. A veces podemos pensar en el proceso que todo saldrá mal, pero el Alfarero sabe lo que hace, el barro sólo debe disponerse en sus manos y confiar en su bondad y buen juicio (él nunca se equivoca).

¿Por qué no es el vaso de otro material? Hierro o acero, por ejemplo. Porque procura el Alfarero que nunca el vaso se olvide que el tesoro es de Dios, y no de los hombres. “Para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros”: en ésta frase Pablo destaca cuán sobrenatural son los dones de Dios, el término excelencia aquí traduce también “grandeza extraordinaria”, que Dios deposita en sus hijos conforme a Su voluntad.

Sin embargo, también Pablo por el Espíritu nos enseña que esa excelencia es de Dios, para la gloria de Dios y no para los hombres. Es por eso que los siervos de Dios debemos tener en cuenta que somos vasijas de barro, y que el alfarero y dueño es el Señor. Que toda la gloria le pertenece a Dios. El ministerio delegado en un hijo(a) de Dios es un tesoro en un vaso de barro.   

Es por la gracia de Dios que hoy tenemos salvación, y que tenemos el privilegio de participar de Su obra. La excelencia de Su poder, de la que hemos hablado, se manifiesta con mayor resplandor en aquellos que con corazón manso y humilde, procuran que su Nombre sea glorificado, pues finalmente el poder es de Dios.  

Reflexión final: Dios nos ha alcanzado con Su gracia, dándonos salvación e impartiendo en nuestra vida dones para servir en Su reino, persevera con gozo en tu servicio al Señor Jesús, sabiendo que es por su poder que podemos hacerlo. Aunque tu entorno sea difícil y adverso, recuerda que es temporal, y que Jesús venció y ahora vive en ti. Ten presente Dios te recompensará aquí y en su reino. Pablo enfrentó muchas dificultades, oposición, enemigos, peligros, decepciones, pero siempre Dios lo guardo y fortaleció. Adelante, Dios está contigo.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

Te invitamos a leer:
  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada