Ads 468x60px

JESÚS NO SE DEMORA, ÉL LLEGA A TIEMPO

JESÚS NO SE DEMORA, ÉL LLEGA A TIEMPO

La fe ve más allá de las circunstancias; pone sus ojos en la meta no se detiene en las adversidades; ve la grandeza de Dios aunque los problemas sean de buen tamaño; la fe confía en Dios aunque transcurra el tiempo y para los hombres se haga tarde...

JESÚS NO SE DEMORA, ÉL LLEGA A TIEMPO
   
“Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos). Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo” Juan 11:1-3.
Las crisis no hacen distinción de personas, de clase social o raza, simplemente aparecen un día. Según nos enseña la Escritura Jesús tenía un amor especial por la familia de Lázaro: “Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro” (Jn. 11:5). Era la familia que lo hospedaba cuando iba de paso a Jerusalén. Allí María lo ungió con perfume. Pero vemos que Lázaro estaba gravemente enfermo, entonces concluimos que el amor de Dios no significa ausencia de crisis, sino victoria sobre las crisis. “Dios Está al Tanto de tu Crisis”.

Siempre veremos que en las crisis Dios muestra su gloria, pues Jesús respondió a las hermanas de Lázaro: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios” (Jn. 11:4). La Biblia no nos declara cual era la enfermedad de lázaro. Este momento era difícil, no solo porque era un ser querido, sino porque trabajaba para el sustento de la casa, era el varón que representaba a las hermanas, el futuro se veía oscuro y complicado… pero Jesús expresa que en esta situación se manifestará la gloria de Dios. “Dios Tiene el Poder de Cambiar lo Amargo en Dulce”. 

A lo largo de la Escritura podemos ver que los hombres de Dios enfrentaron grandes desafíos y dificultades, estuvieron en algunos momentos a punto de desfallecer, pero Dios siempre estuvo allí para fortalecerlos e impulsarlos hacia su destino y victoria. Pues, al final la gloria siempre es de Dios.

Dios hace las cosas en su tiempo, él no se demora, ni se anticipa, él siempre llega a tiempo. Después de transcurrir algunos días Lázaro muere y  Jesús llega, él no salió apresuradamente para Betania. Jesús estaba a orillas del río Jordán, y él llegaría en el momento justo para glorificar a al Padre celestial. Finalmente, Jesús levantó a Lázaro y todos glorificaron al Señor. Siempre tengamos presente para Dios todo es posible.

Reflexión final: Dios conoce todos los momentos de nuestra vida, no le son desconocidos y sabe cuándo actuar y manifestar su gloria. Él no tarda, ni llega demasiado temprano, cuando pensamos que demora es porque quiere mostrar mayor gloria.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer:
     2. EL PODER DE LA FE 
     3. LOS CINCO MINISTERIOS 
      

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada