Ads 468x60px

DIOS Y LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN LA BIBLIA

DIOS Y LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN LA BIBLIA
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Nuestra vida sin Cristo experimenta confusión y un continuo vacío existencial, que el ser humano quiere llenar con muchas cosas, vanas y temporales (drogas, alcohol, diversas idolatrías, etc), que provocan un vacío mayor. En otras ocasiones siendo cristianos se experimenta la confusión, los miedos, el desorden de vida y surgen muchas preguntas. La respuesta siempre la encontraremos en Dios, entrando en su presencia y recibiendo de su Espíritu la revelación para la restauración y bendición de nuestra vida. Tengamos presente: Sí Dios creó el universo, tiene el poder para transformar y crear una vida nueva en nosotros. Su carácter, poder y obra es descrito en la Biblia… 

DIOS Y LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN LA BIBLIA   

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” Génesis 1:1.

Consideremos primero textualmente lo que el primer versículo de la Biblia nos enseña. La palabra “principio” traducida aquí del término hebreo reshít, nos habla de un comienzo o inicio de un periodo determinado. Entonces esta palabra nos dice que comenzó una nueva etapa en los planes de Dios.

Nuestro tiempo (cronos) es muy diferente a la eternidad de Dios. La Creación dio inicio a un nuevo periodo, al mirar más atrás, antes de Génesis 1:1, nuestra mente se pierde, pues entra allí la eternidad de Dios, y acerca de ésta conocemos lo que Dios por la Biblia nos enseña. Entonces la frase “en el principio” nos habla del comienzo de la existencia del mundo, pues Dios es eterno y habita la eternidad (Puedes leer más acerca de éste concepto en: “Los Tiempos de Dios, Cronos y Kairos”).     

La expresión “creó” nos hace considerar el inmenso poder creador de Dios. Pues, nos dice que creo el universo. Crear es un atributo sólo de Dios. Consideremos aquí varias cosas muy importantes: “Crear” en Gén. 1:1 viene del término hebreo “bara”, en el texto de las Sagradas Escrituras éste término sólo se usa para Dios. Es una virtud exclusivamente divina. Ningún otro ser puede crear. No somos resultado de la evolución, somos obra de las manos del Dios Todopoderoso (acerca de su gran poder también puedes leer: “Todo es Posible Para Dios”). 

El texto de hoy nos sigue enseñando, y ahora añade: “creó Dios los cielos y la tierra”. Como podemos ver dice “los cielos”, un plural que nos enseña que él creó varios cielos y la tierra.
Si pensamos en la tierra y en su diversidad, en su estructura física, variedad, equilibrio natural, su composición y unidad, su belleza, sus movimientos perfectos (traslación y rotación), y sus maravillas naturales, y además consideramos el universo, todo esto nos permite contemplar el poder de nuestro Dios, causándonos asombro, por eso a veces nos cuesta trabajo asimilar las maravillas del tercer cielo.

En la segunda Carta a los Corintios (Cap. 12), el apóstol Pablo nos enseña que él fue arrebatado hasta el tercer cielo, específicamente al paraíso (lugar “donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”). La Biblia nos deja ver en parte la vida en el tercer cielo (el ambiente, la diversidad de seres angelicales, los redimidos, la Jerusalén celestial, etc), pero desde Gén. 1:1 la historia se enfoca en la tierra, desarrollando el plan de salvación y revelación de Dios para los hombres.

Reflexión final: El gran poder de Dios es evidente a través de su creación, lo vemos también en todas sus victorias sobre las tinieblas, pero es su amor la más grande virtud, por amor envió a su Hijo, y por amor Jesús dio su vida en una cruz por nuestros pecados. Gracias Dios, por tu inmenso amor y poder hacia tu creación.  

Te invitamos a leer:


   Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER
    GOOGLE+      








0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada