Ads 468x60px

JABES

JABES
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

A veces al mirar ciertas genealogías, o ascendencia de familias vemos que su historia es un ciclo continuo de fracasos, ruinas, matrimonios tristes, violencia y muerte, pero Cristo llega a romper con todo esto, y él transforma las historias de cada familia. Esto lo vemos cuando Jesús visito diferentes hogares, por ejemplo en la casa de Pedro sano a su suegra, en Caná de Galilea hizo un milagro, porque cuando Su presencia llega todo es transformado; tu historia puede cambiar, como fue cambiada la historia de Jabes... 

LA HISTORIA DE JABES: “Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor” 1 Crónicas 4:9.


Es muy importante tener presente que nuestra historia, por el poder de Dios, puede ser diferente. Debemos considerar aquí que el Libro de Crónicas está mostrando los descendientes de Judá, pero el Espíritu Santo (quien inspiró las Escrituras) se detiene en el versículo nueve, en Jabes, para destacar y narrar lo que sucedió en su vida.

El texto de hoy nos dice que Jabes llegó a ser el principal entre sus hermanos. Pero debemos tener en cuenta que su nacimiento fue doloroso. Su madre lo llamó Jabes, que significa: “parto con dolor”, “parto seco”, “lugar árido”, por eso relacionado con “él entristece”, “confusión”, vergüenza”, “aflicción”.

El parto seco, se llama así por la pérdida del líquido amniótico antes del alumbramiento, es más doloroso, es peligroso para él bebe y la madre por posibles infecciones, pueden darse alteraciones fetales y niños de bajo peso, esta alteración puede darse por un envejecimiento de la placenta. Jabes tuvo varios hermanos, quizá era el menor. Seguramente hubo menosprecio, auto lastima, rechazo, la gente y la familia lo señalaba y aislaba.

Pero la Biblia nos enseña que Jabes llega a convertirse en el más “ilustre” de sus hermanos. El término ilustre, aquí viene del hebreo “kabád”, que significa: honrado, distinguido, importante. Él llegó a ser así, esto nos habla de un camino que tuvo que recorrer, por donde superó obstáculos, un proceso en el que se sometió a Dios, un tiempo y trabajo de su parte (Como alcanzar lo planeado de Dios para mí? Te invitamos a leer: “De la Cárcel al Palacio”).
  
Jabes pudo haber optado por conformarse, llenarse de auto conmiseración, aislarse, él podía deprimirse, no hacer nada, no trabajar, o hacer algo y algo significativo para que su historia fuera otra, él luchó con la ayuda de Dios, y lo logró. Aunque su madre asocio su nombre con el dolor, Jabes no permitió que su vida fuera un fracaso, él logro ver que con Dios era posible romper su contexto de fracaso y dolor.

Reflexión final: Jabes alcanzó un gran triunfo, por encima de lo que todos sus hermanos habían logrado, tuvo el gran anhelo de hacerlo, pero no sólo lo soñó, sino que buscó a Dios y fue diligente, logrando alcanzar aquello que el Señor había planeado para él. Adelante, no permitas que los obstáculos te detengan, uno más grande está contigo: Dios. 

Te invitamos a leer:


   Síguenos en redes sociales:
    FACEBOOK
    TWITTER
    GOOGLE+       

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada