Ads 468x60px

CÓMO SER TRANSFORMADOS POR DIOS

¿CÓMO SER TRANSFORMADOS POR DIOS?
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)
Jesús al tercer día resucitó, y después de dar instrucciones a sus discípulos por el Espíritu Santo, ascendió y está sentado a la diestra del Padre. Ahora está en su ministerio terrenal el Espíritu Santo, quien vive dentro del creyente, él nos enseña, guía, redarguye, unge para hacer la voluntad de Dios. Por eso, es fundamental como hijos de Dios desarrollar una relación constante y de calidad con la persona del Espíritu Santo…

¿CÓMO SER TRANSFORMADOS POR DIOS? (Devocional No. 090)

“Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo” Tito 3:4-5.
Sin duda es el amor el mayor poder o fuerza que existe. El Hijo de Dios se hizo hombre, y entregó su vida en un sacrificio lleno de dolor y vergüenza, por causa del pecado del hombre, pero él Señor resucitó para dar vida y salvación a todo aquel que en él cree, éste gran sacrificio evidenció el inmenso amor de Dios por el hombre.
   
Es claro según el texto de hoy y  el resto de la Biblia, que la Gracia Divina no alcanzó al hombre por méritos de éste, sino por su misericordia. Así pues ese amor, alcanza al hombre no sólo para darle perdón, sino que le otorga la oportunidad de ser transformado, por el poder divino. Entonces no importa la condición de la persona, sus errores, fallas, maldad y numerosos pecados, el ser humano puede ser regenerado por Dios. Lo que el Señor espera encontrar es un corazón manso y humilde, que reconoce su condición y necesidad (te invitamos a leer: “Una Verdadera Restauración”).

El texto de hoy nos habla de la “regeneración”, éste término es traducido del griego “palingenesia”, que significa además: renacimiento, nuevo nacimiento, nueva creación, nuevo origen o linaje. Hablamos entonces del nuevo nacimiento, de la naturaleza divina que nos es impartida cuando le entregamos nuestra vida a Jesucristo, y venimos a ser hijos de Dios. La regeneración implica el lavamiento (del griego traduce baño, lavadero, purificación), acto necesario a causa de la impureza del pecado.

Juan 3:3-6, nos habla de “nacer de agua y del Espíritu”, coincide con Tito que habla del lavamiento (agua) y de la regeneración (obra del Espíritu Santo). ¿Qué limpia el pecado del hombre? Sólo la sangre de Jesús (por eso el nuevo nacimiento está precedido del arrepentimiento, aspecto fundamental para experimentar una transformación real). Lo nuevo de Dios requiere un corazón nuevo (Te invitamos a leerlo más ampliamente en: “Vino Nuevo en Odres Nuevos”).

En la Biblia el agua es también símbolo de la Palabra de Dios, por eso nos dice  que “Cristo se entregó por ella (la iglesia) para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra”. Entonces viene el Espíritu de Vida (Rom. 8:2) y engendra la vida de Cristo en el creyente, el Espíritu Santo es derramado abundantemente en nosotros renovando nuestra vida (es decir trae lo nuevo de Dios y quiere enseñárselo al nuevo creyente).

Estas realidades y tesoros de la revelación son enseñados por el Espíritu en el espacio de la intimidad con Dios, por eso dice: “Cosas que ojo no vio ni oído oyó, son las que Dios ha preparado para los que le aman”.

Reflexión final: Dios anhela ayudar al hombre, esa ayuda está sujeta a la disposición del corazón humano. Cuando éste es humilde, reconoce su condición y se acerca a Dios, encontrará la gracia divina y el perdón, Dios derramará el poder transformador del Espíritu Santo sobre la persona, quien empezará a conocer a Dios, y experimentará la verdadera vida.

Te invitamos a leer:

https://plus.google.com/104340810973099597133/posts  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada