Ads 468x60px

JOSÉ ES VENDIDO POR SUS HERMANOS GÉNESIS 37

JOSÉ ES VENDIDO POR SUS HERMANOS GÉNESIS 37
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

La vida de José el hijo de Jacob, está llena de enseñanzas para nosotros y nunca pierden su vigencia. La serie de experiencias que José vivió fueron difíciles, por ejemplo: la traición de sus hermanos y el plan para matarlo, la esclavitud bajo Potifar, el tiempo en la cárcel, pero vemos también que Dios siempre lo protegió y lo bendijo de manera sobrenatural. Toda esa diversidad de circunstancias lo llevaron al cumplimiento del plan divino para su vida, porque al final Dios siempre hará que sus planes prevalezcan…

JOSÉ ES VENDIDO POR SUS HERMANOS GÉNESIS 37  

“…cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José la túnica de colores que tenía sobre sí; y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua… Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.”, Gén. 37:23-24, 28.  

José pasa de la comodidad familiar a la cisterna. Según el vrs. 2 de éste capítulo José tenía 17 años, era el consentido por su padre Jacob, por eso le había regalado la túnica de colores. Que tiempo tan difícil e inexplicable para José, sus hermanos querían matarlo y al final deciden lanzarlo a una cisterna. Estaba empezando José un camino que sólo entendería al final, camino en el que encontraría decepciones, dolor, injusticia, esclavitud, etc.  

Pero, todo esto formaba parte de las circunstancias organizadas desde el cielo para llevar a José al lugar que Dios había destinado para él. Dios obra de maneras diversas y muchas veces incomprensibles para nosotros, por eso Pablo dijo: “cuan inescrutables e insondables son sus caminos”. Cabe preguntarnos aquí: ¿Cómo reaccionamos cuando Dios permite éstos fuertes, incomprensibles  e imprevistos cambios en nuestra vida? Debemos izar la bandera del perdón y experimentar la sanidad para el corazón herido.

Posteriormente vemos a José, pasar de la hacienda de Potifar (lugar donde Dios manifestó su respaldo sobrenatural sobre José) a la cárcel del rey “Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel… Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel. Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía.”, Gén. 39:20-22.

Los primeros versículos del capítulo 39 nos hablan del inmenso respaldo de Dios sobre José. José estaba siendo entrenado por Dios, a través de la hacienda de Potifar, general egipcio, para administrar luego el imperio egipcio, aunque José no lo sabía exactamente. El segundo paso fue ir a la cárcel (por una “injusticia”) a dirigir los presos del rey, los que seguramente luego recibirían ordenes de José. Es Dios quien transforma todas las cosas, y nos lleva de la cárcel al palacio. 

No esperes a ser “gobernador de Egipto” para administrar bien el reino, vive y administra cada día los recursos del reino que el Rey te hace llegar, y Dios te honrará mañana, pues “el que es fiel en lo poco, sobre mucho será puesto”. José estaba en tierra extranjera, solo, sin familia, sin nadie que lo alentará en su fe, pero se guardó para su Dios, no murmuró, ni se quejó, no levantó su boca contra el cielo, se condujo con temor de Dios, y confianza en su bondad.

Te invitamos a leer:



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada