Ads 468x60px

EL SELLO DEL ESPÍRITU SANTO

EL SELLO DEL ESPÍRITU SANTO
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

 “Sellados con el Espíritu Santo” es una referencia simbólica al sello usado antiguamente con y en diferentes materiales, para autenticar, legalizar, dar legitimidad y otorgar protección con una marca exclusiva. Dios levantó a Enoc, a Elías, y por el Espíritu Santo levantó a Jesús, y levantará a su Iglesia. Consideremos en éste momento las palabras del apóstol Pablo por el Espíritu:

Efesios 1:13-14, “En él también vosotros… habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida”. Veamos varias cosas en el pasaje de hoy:

EL SELLO DEL ESPÍRITU SANTO

1. “Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”: se le llama aquí el Espíritu de la promesa, pues su venida fue el cumplimiento de una promesa (Joel 2:28-29). 

2. El apóstol Pablo usa dos elementos aquí para relacionar la presencia del Espíritu Santo en nosotros:

a. El sello: usado en la antigüedad y por lo menos indicaba tres cosas: autenticar algo como genuino; asegurar algo, e indicar derecho de propiedad (por tanto la presencia del Espíritu Santo en el creyente es la señal o prueba de que pertenece a Dios).

b. El sello es puesto sobre una cosa de valor y denota una transacción terminada, como así también algo que es genuino, incambiable y de gran valor. En los tiempos de la Biblia el sello demostraba la propiedad, daba autoridad y prometía seguridad. Véase Daniel 6.17. El Espíritu mismo es el sello que Dios el Padre pone en el corazón del creyente a fin de asegurarle la certeza de una transacción completa.

c. Las arras: término legal y comercial, era un depósito inicial, un primer abono o una cuota inicial (es pues, el Espíritu Santo una bendición y goce anticipado del reino venidero). Vemos que es muy importante conocer los símbolos del Espíritu Santo y su significado.   

3. La frase: “hasta la redención de la posesión adquirida”, está en relación con el sello (Antiguamente podía un hombre enviar a su siervo a comprar madera, y era sellada con la marca del señor, luego venían por ella y era tomada sólo aquella que tenía el sello). Es una figura que nos habla del momento cuando el Señor levantará a los suyos, los muertos en Cristo resucitarán primero y luego nosotros los que vivamos, y estaremos para siempre con el Señor.

Reflexión final: Dios creo las aves para los aires, los peces para las aguas, y creo al hombre para estar con él. Por eso el hombre es un ser extraño en el infierno, pues éste lugar fue creado para el diablo y sus ángeles. Dios te ama, y te cuida, pues eres de gran valor para él.

Te invitamos a leer:


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada